Cómo Twitch hizo que el Ajedrez fuera tan popular como ‘Fortnite’

Hikaru Nakamura

Los juegos en línea pueden llegar a ser una experiencia mágica. Años atrás nadie hubiera creído que le pagaríamos a alguien por verlo jugar un juego. Nadie apostaría porque eventos del tamaño de mundiales se celebraran en estos estadios virtuales. ¿Quién podría adivinar que preferiríamos jugar al póker en línea en vez de acudir a un casino? Y lo curioso es que son tantas las facetas en las que esto se ha visto reflejado, que hoy casi se siente que todo deporte y actividad está destinada a ser llevada a las pantallas de una transmisión en vivo.

Los deportes electrónicos, por ejemplo, han creado un escenario que no tiene nada que envidiar al fútbol o cualquier otro deporte físico. Juegos como ‘League of Legends’, ‘Fortnite’, ‘Counter Strike Global Offense’ o ‘HeartStone’ (por solo nombrar algunos) atraen millones de personas cuando los jugadores de primer nivel se miden en torneos por bolsas de premios increíbles. Espacios que cuentan con anunciadores y locutores que siguen la acción de estos títulos, expertos que muestran gráficas y estadísticas, grupos de fans con la misma pasión que se expresa en cualquier cancha del mundo.

Te puede interesar: Reclamos masivos por derechos de autor invaden Twitch

Otro ejemplo, está en los juegos de azar que han recreado la experiencia de los casinos, apostando cada día más a formatos en línea, con casinos en vivo online, que cuentan con crupieres en vivo. Pero no solo esto, sino que además han creado plataformas que toman prestadas lecciones de la manera en la que se experimenta con los juegos en línea. Por ejemplo, un juego de ruleta (que es en el que hay que pronosticar dónde caerá una bola) se ve complementado por conversaciones vía chat entre los participantes, así como la posibilidad de que ellos vean cómo otras personas están realizando sus apuestas.

Pero quizás uno de los ejemplos más interesantes de cómo los juegos en línea están comenzando a crear una nueva generación de consumidores, está en Twitch. La plataforma de streaming se ha convertido en el cultivo de una ‘sociedad de los chats’. Y es curioso, porque aunque en la superficie ‘Twitch’ se puede ver solo como ‘gente viendo a otra gente jugar’, sus elementos más profundos dan cuenta de una transformación en la manera que algunos deportes están apelando a usuarios más jóvenes y, al mismo tiempo, están cambiando la manera como disfrutamos e interactuamos de ellos.

Hikaru Nakamura: el Dios del ajedrez en Twitch

Hay algo mágico en ver a alguien jugar una partida a ciegas de ajedrez en Twitch y ganarla. El nombre del autor de esta proeza es Hikaru Nakamura. Un veterano en el juego, desde unos años Nakamura ha invertido la mayoría de su tiempo en la plataforma convirtiéndose en un Socio (que es el título de aquellos que pueden monetizar a través de suscripciones, avisos o donaciones). Antes de la pandemia de COVID-19 él tenía un público de 2.000 seguidores. Hoy, cuenta con más de 406.000 y el número sigue aumentando.

Nakamura no es el primer streamer de ajedrez en Twitch. Pero la manera en la que crea contenido es una lección que puede ser aplicada a cualquier otro juego. Uno de los elementos más significativos de sus transmisiones es que busca maneras de que, además de demostrar su habilidad, pueda entretener a su público. Son legendarias las partidas en las que, frente a oponentes reales, comienza a eliminar piezas para ponerse en desventaja. Por ejemplo, inicia una partida sin la Reina. Luego remueve los alfiles, después las torres…  y aun así consigue victorias impresionantes. También vale la pena presenciar alguno de sus encuentros vendados, en los que solo visualizando el estado del tablero es capaz de ganar partidas.

La razón por la que esto es vital, es porque Hikaru Nakamura entiende la manera en la que funcionan estas plataformas. Sabe que el problema del Ajedrez no es que sea aburrido o complicado, sino que el gancho para atraer a las personas es ofrecer memes y diversión, al mismo tiempo que demuestra niveles de habilidad altísimos.

La comunidad de los juegos en línea

Nakamura también entiende otro componente importante de los juegos en línea. A diferencia de lo que el estereotipo del jugador en línea o gamer nos hacen creer (ustedes conocen la imagen de la persona aislada y sin amigos), precisamente el hecho de que esté en línea trae a la mesa herramientas sociales que por el contrario han incentivado nuevas dinámicas y relaciones sociales. El chat en Twitch TV juega una parte fundamental. Regresando al ejemplo del ajedrez, muchos otros jugadores profesionales han intentado copiar el éxito de Hikaru Nakamura sin poder alcanzar de lejos sus niveles de popularidad. ¿La razón? Omiten el hecho de que, a diferencia de un partido de futbol que vemos en la TV o un espectador en un casino, las personas acuden a los juegos en línea porque tienen interés en interactuar con alguien.

Hikaru Nakamura

Esto supone responder al chat. Bromear con ellos. Crear sesiones de preguntas y respuestas. Participar en sus memes. Prestar atención a lo que están diciendo. Un elemento que para muchos deportistas profesionales puede suponer un problema, pues siempre se ha creído que debe existir una separación entre el deportista y el chat. Y ejemplos como el de Nakamura ponen en jaque mate (perdonarán el chiste fácil) esta idea.

Te puede interesar: ¿Por qué la PS5 es tan grande?

En el caso del ajedrez, por ejemplo, en una entrevista para Wired, Hikaru Nakamura confesó que uno de los principales problemas es que siempre se ha concebido como un juego elitista. Por eso, uno de los propósitos que tiene con sus transmisiones no solo es demostrar qué tan bueno es con el juego, sino además despertar en sus espectadores un interés en él, así como ayudar a aquellos que simplemente quieren comprender los niveles de complejidad que pueden tener.  «Todos no tienen toda su vida para pasar jugando ajedrez», dijo una vez Nakamura en Twitch. “Las cosas suceden en la vida y tienes trabajos normales y demás. Entonces, para mí, es más importante llevar el juego a todos que decir: ‘Soy mejor que estas personas’”.

Por supuesto, esto también supone otros retos para los creadores. Quizás uno de los más problemáticos es eliminar la toxicidad en estas comunidades. Un mal que no es nuevo, sino que parece casi enmarcado en el ADN de plataformas como Twitch. En este sentido, uno de los balances que hoy vemos en estas ‘comunidades del chat’ es no solo personas interactuando a través de una pantalla, sino seguidores que buscan además creadores, deportistas u otras personas que creen un ambiente con el que sientan a gusto. Que hagan memes de los momentos más divertidos, preguntas o aportes técnicos sobre lo que ocurre o incluso busquen una comunidad para aprender sobre aquello que les apasiona.

Es la magia de las paradojas de servicios de servicios como Twitch. Un lugar que ha hecho que el ajedrez, un juego milenario, sea tan popular como ‘Fortnite’.

Imágenes: Pexels y Twitch

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos