Hacer mucho ejercicio no mata a nadie, pero tampoco te hace inmortal

Seguramente has escuchado eso de que todo en exceso es malo. Sin embargo, hay cosas demasiado buenas como para imaginar que hacerlas o usarlas en demasía puede causarnos algún daño. Por ejemplo, ¿qué daño puede hacer leer mucho? Bueno, podría preguntársele al Quijote de la Mancha, que “se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio, y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio”.

Pero, ¿hacer ejercicio en exceso puede causarnos algún problema? ¿Cómo, si dicen que el ejercicio es saludable? Estudios hechos hasta ahora sugieren que los deportistas de élite podrían sufrir, en algún momento de la vida, problemas cardíacos, que podrían decantar en una fuerte enfermedad o en la muerte, lo cual es paradójico. Por lo que los expertos creen que hacer ejercicios sí es saludable, siempre y cuando no sea en exceso.

Existen algunos casos que parecen confirmarlo. Por ejemplo, hay registro de muertes súbitas de futbolistas durante partidos, como Marc-Vivien Foé, el camerunés que se desvaneció en mitad del campo, en un partido contra Colombia en la Copa Confederaciones de 2003, y que falleció poco después. Sin embargo, la mayoría de esos casos no son causados por el ejercicio, sino un efecto de él. Es decir, hay una enfermedad previa que el ejercicio potencia. Foé, por ejemplo, tenía miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad hereditaria que aumenta el riesgo de muerte súbita durante un ejercicio físico.

Hacer más ejercicio no te va a dañar el corazón, pero…

Un estudio reciente, publicado en Jama Network Open, parece indicar que los estudios previos se equivocan. Los investigadores usaron el registro de pacientes de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos. De allí sacaron a 120.000 pacientes, que tienen una edad promedio de 53 años y que realizaron pruebas de esfuerzo físico en ese centro médico entre 1994 y 2004.

EjercicioCon los datos recogidos en la clínica, establecieron la condición física general de cada persona. Luego, buscaron documentación para hacerle un seguimiento a cada uno, para saber si habían muerto y cuándo lo hicieron. Así establecieron que, hacia 2017, unos 13.500 pacientes de la muestra habían fallecido.

De acuerdo con los datos, los efectos del ejercicio en la longevidad comenzaron a disminuir con el tiempo. Los atletas de élite, en promedio, parecen vivir más que las otras personas, incluso si hacen mucho ejercicio. Ellos presentaron un 80% menos de riesgo de morir a temprana edad. Y, por otro lado, una gran cantidad de ejercicio influyó positivamente en la salud y la expectativa de vida de las personas mayores y de los pacientes con presión arterial alta.

Sin embargo, cabe destacar que este estudio solo se centra en los problemas cardíacos, relacionados con una alta actividad física. No descarta que el ejercicio en exceso pueda causar daños en las articulaciones, los tendones, la estructura ósea y otros problemas de salud. Así que haz ejercicio, pero trata de no matarte haciéndolo.

Imágenes: Ryan McGuire y StockSnap (vía: Pixabay)

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos