Mitos y realidades sobre Holberton SchooI en Colombia

Holberton School Colombia

He leído algunas versiones y críticas sobre esta academia que explora las ciencias de la computación a través de un programa en el que se aprende a aprender y a hurgar en las raíces de la lógica de programación. Por mi parte, ya he cursado la mitad del programa en Holberton School Colombia y empiezo a entender con más profundidad las debilidades y algunos atributos que tiene.

*Por: Helena Córtes Gómez, estudiante de Holberton School.

Sé que hay más opciones para estudiar programación. Soy consciente de que es posible aprender diversos lenguajes y hasta lógica con videos en Internet. Solo que a algunos no nos rinde así. 

Muchas personas entienden o piensan que estudiar programación solo es enfocarse en aprender código, pero va mucho más allá. Un compañero me dijo alguna vez que lo que menos disfrutaba en algunos proyectos de Holberton era escribir artículos técnicos.  Jessica Mercedes, Country Manager en Holberton, por su parte, me explicó que “esto es algo muy común en este camino. Los mejores programadores no son los que pueden programar, sino los que pueden explicar lo que programaron y documentar el proceso”.

Se exagera desde las instituciones de educación tecnológica

La idea de que esto del mundo de la programación es para todos, es una crítica que le hago a la industria de la educación tecnológica en general. Es utópico. ¿Y puede hacerlo cualquiera? Tampoco, al que no le guste, no se le va a dar fácil. Sí, la industria tecnológica busca más programadores y por tanto paga bien; por eso repite una suerte de deseo: que cualquiera puede hacerlo.

Se puede programar para casi cualquier área de conocimiento. Así que si a usted le gusta algún sector o área en especial, y si quisiera con ello resolver problemas, tal vez también es probable que lo vaya a disfrutar. De lo contrario, muy difícilmente.

Las mujeres dentro de Holberton

Vale recordar que esta es una escuela con enfoque de género. Es sabido que el nombre le hace homenaje a Betty Holberton.

Betty fue una de las seis programadoras originales del primer ordenador digital electrónico de propósito general, el ENIAC (Electronic Numerical Integrator and Computer). Fue el primer ordenador digital programable, electrónico y de propósito general. Un Turing-completo, capaz de resolver «una gran clase de problemas numéricos» mediante reprogramación.

Enhorabuena la nueva cohorte que recién ingresó tiene un 39 % estudiantes mujeres; de todos los graduados en Colombia el 16 % son mujeres y 84 % hombres, según cifras de Holberton. Los hombres siguen siendo mayoría.

Siendo así, es común ver alguna especie de ciberacoso. He presenciado cómo sutilmente se hostiga a las mujeres, a través de, por ejemplo, comentarios sobre su apariencia física. Sé que al interior Holberton esto se penaliza, pero me fue inevitable ser testigo de que acciones afirmativas como la estimulación de espacios solo para ellas incomodó a un grupo de chicos en alguna ocasión.

Vale la pena contemplar varias opciones para tomar la decisión de apostarle a la educación de acuerdo a los valores que lo ayudan a definirse. Los míos son la comunicación, el amor, la equidad, la empatía y la búsqueda de conocimiento, y en esto me he encontrado en sintonía con Holberton.

Holberton y la educación basada en proyectos

Los proyectos de un día dentro de Holberton nos llevan, por ejemplo, a abordar pequeñas estructuras de datos (arreglos de letras o números) y los que toman más tiempo (5 y 15 días), estimulan la interacción a nivel del sistema operativo y la construcción de los mismos lenguajes de programación, y nos han permitido coquetear con estructuras y algoritmos que se van complejizando como las dobles listas linkeadas y la lógica de la notación Big O. En Holberton se aprende a través de lenguajes como C y Python; y se trabaja por proyectos, lo que nos lleva a usar Slack, Evernote, Jira, entre otras para trabajar en equipo. Porque los más grandes avances se hacen entre varios.

También, estimulan el diálogo en inglés con algunos espacios de encuentro con espacios como un standup, un espacio en que todos los días los estudiante hacemos un pitch o exposición corta sobre algún tema que nos apasiona. Una dinámica que nos ayuda a soltar la lengua. Y los ‘Peer Learning Day’, sí, así en inglés, respondiendo al contexto que busca prepararnos para trabajar en empresas globalizadas. Este tipo de actividades son un reflejo de cómo se hace código en la actualidad. 

En una edición anterior escribí un artículo sobre las diversas formas de aprender: ¿Cómo aprende el cerebro humano? 

En esta escuela hay un fuerte énfasis en preparar para el Back-End. Esto es clave saberlo, pues algunos solo están interesados en el diseño y Front-End, que aunque se incluye en Holberton, se dice desde adentro que no es su fuerte.

Se conocen caras de la industria en Holberton

En Holberton no hay mayor rastro de educación tradicional, solo el que cada estudiante le aporta por sus vicios de la formación. Yo he sentido que su foco es enseñar practicidad y construir sentido, porque este mundo tecnológico desactualiza con frecuencia para el que solo sabe muy bien la sintaxis de un lenguaje de programación particular. 

Lo que sí hay es encuentros con personas que están trabajando en la industria, algunos egresados de la Academia. Otros no. Con todos se puede hacer enlace, desde los encuentros cada 15 días en vivo, o a través de canales como Slack. También, hay un proyectos que se hacen en una alianza con empresas como Skillshare, Rappi, Torre, Globalwork, Ayenda, La Haus, Ubidots, entre otras.

Sobre lo que me espera cuando llegue al tercer y último trimestre en Holberton, Maribel Corrales, encargada del área Career Services, asegura que en Holberton están convencidos de que “conseguir un empleo en la industria de la tecnología no es solo un tema de conocimiento de algún lenguaje de programación o tecnología específica, sino de preparar la mentalidad para entrar a una industria que necesita actualizarse permanentemente, que requiere altos niveles de autoaprendizaje y que tiene dinámicas de trabajo por pares y con equipos remotos”. Maribel también me contó que en Holberton hay una guía para personalizar la búsqueda de empleo de los participantes para ayudarnos a encontrar el tipo de empresa que mejor se adapte a los intereses de cada uno.

La virtualidad es el futuro

Se ve como desventaja reunirse con los compañeros a discutir los temas de la semana a través de medios virtuales. Y como esta pandemia nos tiene a muchos encerrados, también pasa en Holberton. De cualquier manera, varios gigantes tecnológicos han reestructurado el trabajo sugiriendo que el remoto se proyecta a largo plazo. MIT sacó un artículo el año pasado asegurando que muchas prácticas de la pandemia se quedarán por buen tiempo. Nueve meses son una buena oportunidad para acomodarse a esta nueva realidad de conversaciones de videollamada, chats y foros. 

La sensación es que podría ser mejor verse con los compañeros, y tiene sentido, somos seres sociales. De hecho, de forma paralela en estos cuatro meses he experimentado cómo el manejo de emociones básicas o las secundarias, como la frustración, tienen todo que ver con las formas en las que aprendo y lo que esto deriva.

Puede estar interesado: Ser un impostor y no en el juego Among us 

Puede no ser lo más incluyente, pero las nuevas plataformas sí que permiten varios tipos de reuniones. Incluso, en términos de equidad, la virtualidad gana si personas de las regiones pueden acceder a estudiar allí, gracias a que no deben desplazarse. Y la academia facilita computadores, e incluso tiene recursos para ayudas en el pago del internet, según he escuchado a compañeros beneficiados por ello.

Seguro que estudiar con videos de Youtube también funciona. Y permite igual autonomía, así como libertad. Solo que los que buscan guías enfocada en las habilidades del siglo 21 de las que habla el Foro Económico Mundial, deben explorar opciones como Holberton. Es una más con enfoques interesantes.

Enter.co/dev  es una colaboración con Coderise.org y Holberton School Colombia para promover la comunidad de programación en Colombia.

Imagen: Avel Chuklanov (Vía Unsplash). 

Colaboradores ENTER.CO

Colaboradores ENTER.CO

Muchos periodistas y blogueros de Colombia, Latinoamérica y España colaboran esporádicamente con ENTER.CO, aportando su conocimiento y puntos de vista frente al acontecer tecnológico y de Internet.

Ver todos los posts

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos