Sigue estas reglas y no serás el más odiado de tu grupo de WhatsApp

WhatsApp 1FINAL
En grupos familiares se deben evitar temas relacionados con política o religión.

Todos hemos estado involucrados en grupos de WhatsApp bastante molestos (incluso incómodos), que no resultaron ser lo que nos habían prometido o lo que imaginamos. Aceptamos gustosos pertenecer a estos porque allí están nuestros familiares, los excompañeros del colegio o la universidad, el equipo de colaboradores del trabajo, entre otras personas que ocupan un espacio en nuestra vida y aparentemente tienen algo importante que decirnos.

Pero al cabo de unos días nos damos cuenta de que estos grupos pueden ser una verdadera tortura, porque no todos los integrantes actúan con la prudencia y la pertinencia deseada. Aunque especificar unas reglas de comportamiento en grupos de WhatsApp puede ser un tema un poco subjetivo, quisimos lanzarnos al ruedo de definir algunas pautas. A continuación se las compartimos:

Grupos familiares de WhatsApp ¿Qué no hacer?

En los grupos familiares, una regla de oro es no hablar sobre política o religión, para evitar herir susceptibilidades o incluso romper relaciones. Y la razón de esto puede estar en factores tan diversos como la edad, el nivel educativo y la experiencia.

Si en tu grupo familiar de WhatsApp predominan las personas de edad o los adultos mayores, debes saber que -por lo menos en Colombia- este grupo poblacional es bastante afín a los ritos o cultos religiosos. Por lo tanto, un comentario ofensivo, peyorativo o en modo de burla sobre Dios, ir a misa, el sacramento del matrimonio u orar antes del almuerzo, podría generar fuertes disgustos. Ante todo la paciencia y el respecto por las creencias de los demás.

En lo que respecta a política, aquí va otra regla importante: no todos los integrantes de tu familia están al tanto de la situación política de tu país, o de los movimientos políticos que marcaron el siglo XX (se los digo por experiencia propia). En este sentido, no vale la pena generar discusiones apasionadas e interminables sobre un candidato a un cargo público, una ideología política o la ideología política de tus tíos, ya que alguien podría ofenderse tanto que decida salirse del grupo o incluso no volver a hablarte. En tiempos de paz, sugiero que no contribuyamos a la polarización que ya vive el país.

Para finalizar, y esta regla la encontrarás también en los grupos de amigos o en los grupos laborales, no compartas cadenas. Algunas de estas pueden afectar tu seguridad informática y otras tu seguridad mental. Caemos en el error de pensar que una oración larguísima o un mensaje como «A tener en cuenta: alerta médica, mucho cuidado con el apófesis estiloides o sostener el celular con la cabeza y el hombro» le interesa a todos los integrantes de tu familia, y esto no es verdad; algunos cumplimos con un horario laboral típico (sí, el que dice ‘de 8:00 a 12:00 y de 2:00 a 6:00’) y volcar nuestra mirada al celular para ver estas cadenas es realmente molesto.

A propósito ¿ya sabían qué era la apófesis estiloides?

Grupos de amigos ¿Qué no hacer?

Los grupos de amigos se prestan para chismes y comentarios ‘subidos de tono’, que terminan evidenciando nuestras más profundas ‘taras’. ‘Tara’ es una expresión coloquial que se usa para referirse a esas formas de pensar, producto de la crianza, que definen tu comportamiento social y en algunos casos evitan el libre desarrollo de tu personalidad y la de los demás. La Real Academia Española (RAE) la define como ‘defecto físico o psíquico, por lo común importante y de carácter hereditario’.

Lo cierto es que a veces un ‘meme’ o un GIF que aluda a temas delicados como el homosexualismo, la mujer en la sociedad, los hijos, irse de vacaciones, el aborto, salir de fiesta o el color de piel, puede ocasionar una cascada de críticas que terminen en pelea o le añadan a una conversación el enfoque o la importancia que esta realmente no tenía. Para prevenir estas situaciones incómodas, es mejor abstenerse de enviar contenidos relacionados con las condiciones físicas o las orientaciones sexuales de las personas. Sin querer, podemos estar dejando sobre la mesa nuestros pensamientos más profundos o ‘taras’.

Con esto no quiero decir que debas suprimir tus emociones y opiniones. Simplemente considero que el mundo virtual en el que te introducen los grupos de WhatsApp no es el espacio idóneo para discutir o debatir cuestiones de estas características; especialmente porque cuando el debate inicia, este generalmente se desarrolla entre dos o máximo tres personas, asi que ¿por qué involucrar a los demás?.

En los grupos de amigos conformados solo por hombres o solo por mujeres también es usual que sus integrantes compartan imágenes de hombres y mujeres desnudas, y contenido pornográfico. Pero, a no ser que a todos se les hubiera avisado con anterioridad que en el grupo se manejarían este tipo de mensajes, es mejor no ser recurrente con información de esta clase (¿o debería decir ‘intenso’?).

También te recomendamos leer 15 normas de etiqueta digital para novatos.

Grupos laborales ¿Qué no hacer?

¿No les ha pasado que los incluyen en el grupo de WhatsApp en el cual están todos los encargados de organizar el evento más importante de la oficina, y uno de tus compañeros -cuando menos te lo esperabas- envía un ‘chiste verde’ o un video de Gloria Trevi de YouTube? No tengo nada en contra de Gloria Trevi ni en contra de los chistes, pero claramente el grupo laboral no es el mejor escenario para compartir estas preferencias (a no ser que el grupo se hubiera creado específicamente para esto).

Los grupos laborales deben limitarse a informar sobre los temas para los cuales fueron creados, en este caso, sobre los horarios de llegada al evento, el rol que ocupará cada empleado, las tareas a cargo, entre otros. Así mismo, lanzar mensajes ‘indirectos’ sobre el comportamiento o las decisiones de alguno de los compañeros de trabajo (por ejemplo: «Sí, como lo que dijo el que sabemos. ¿Qué falta de todo, no?») podría ocasionar un malestar grupal innecesario.

Tengo que decir que la frase ‘Qué falta de todo’ me causa bastante gracia. Ser falto de todo es terrible ¿no creen? Por eso la incluí como ejemplo.

Otro punto a tener en cuenta en los grupos laborales es la hora a la que se comparten los mensajes. No es recomendable escribir después de las 8:00 p.m, porque tu jefe podría llevarse una mala impresión de ti -o al revés- tu podrías pensar que la persona que lleva las riendas del negocio no respeta los horarios de trabajo y abusa de tu compromiso con la empresa. La interpretación es incierta, sí, pero mejor prevenir suspicacias.

Busqué en internet notas relacionadas con este tema escritas por otros medios y encontré una de The Daily Edge y otra de The Citizen que podría aportarles más ideas sobre qué hacer y qué no hacer en los grupos de WhatsApp. Finalmente, no todos piensan como yo, y prefiero abrir el debate acerca de lo que les disgusta de estos grupos.

Imagen: Pexels, Pixabay.

Ana María Luzardo

Ana María Luzardo

Nunca me imaginé escribiendo sobre tecnología, ya que mi vida transcurría entre textos de sociología y política, caminatas a las montañas del Quindío y danzas afro. Sin embargo, amo la multiculturalidad y -debido a que no hay nada más entretenido, colorido y diverso que la relación del ser humano con la tecnología- qué mejor lugar para percibir y vivir esa diversidad que ENTER.CO. Soy comunicadora social-periodista de la Universidad del Quindío.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos