El apocalipsis que le espera a Volkswagen luego del engaño

Son 11 las marcas las que hacen parte del Grup V'wagen.

Como tal, la respuesta puntual de qué le espera ahora al Grupo Volkswagen luego del engaño ambiental perpetrado no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero, es incierta, pues hay muchos factores sobre la mesa. Sin embargo, el panorama para el conglomerado alemán pinta como un verdadero Apocalipsis bíblico.

Recién empieza el apocalipsis.
Recién empieza el apocalipsis.

‘La Noche Triste’

‘La Noche Triste’ fue el nombre que recibió la derrota sufrida por el ejército del español Hernán Cortés a manos del Imperio Azteca la noche del 1 de julio de 1520, en las afueras de Tenochtitlan, hoy Ciudad de México.

Tras casi 500 años después, al Grupo Volkswagen le cayó su ‘Noche Triste’ el 21 de septiembre, cuando la EPA (Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos), encargada de la homologación de los vehículos y de que estos cumplan los requisitos de emisiones, acusó al grupo alemán de utilizar ilegalmente un software para camuflar los resultados de las pruebas ambientales en 500.000 de sus carros en los Estados Unidos desde el 2009.

La EPA dijo que multaría al Grupo Volkswagen con 18.000 millones de dólares por el engaño ambiental perpetrado, lo que desencadenó una serie de nefastos acontecimientos que crecen como una bola de nieve. Esta mañana, el grupo automotor admitió a través de un comunicado que la flota de vehículos que presentan irregularidades no solo es de medio millón de sus vehículos, sino de 11 millones de carros regados en todo el mundo. Los carros implicados en el engaño son las versiones de motor turbodiésel 2.0 del Volkswagen Jetta, Volkswagen Beetle, Volkswagen Golf, Volkswagen Passat y el Audi A3, y al que podría sumársele ahora el Porsche Cayenne, según nuevas investigaciones.

Esta seguidilla de eventos desafortunados están poniendo en jaque la existencia del Grupo Volkswagen tal como hoy en día lo conocemos. Hasta hace unos días, cuando el Salón de Frankfurt estaba en pleno rodar, el poderío y la grandeza del Grupo Volkswagen era indiscutible. De hecho, fácilmente fueron los que más se destacaron durante el evento.

El poderío del grupo –que lo ubica junto a Ford y a Toyota como los más grandes del mundo– se basa en que tiene bajo su amparo once marcas, todas europeas: Volkswagen, MAN SE, Porsche y Audi (Alemania), Lamborghini y Ducati (Italia), SEAT (España), Škoda (República Checa), Bentley (Inglaterra), Bugatti (Francia) y Scania (Suecia). Sin embargo, la situación podría cambiar más temprano que tarde.

Ante la noticia de que en realidad no es medio millón de carros los afectados por el software ‘tramposo’ sino que son 11 millones, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos abrió una investigación criminal contra el Grupo Volkswagen.

Los seis jinetes del apocalipsis

Apocalipsis

Justo cuando las acusaciones de la EPA destapaban la olla podrida, el director ejecutivo de Volkswagen AG, Martin Winterkorn tuvo que disculparse públicamente a través de un comunicado, y expresó su máximo compromiso para resolver la situación con urgencia y transparencia. Entre tanto, el presidente de Volkswagen Estados Unidos, Michael Horn, dijo: «La hemos ‘cagado'». Pero una disculpa, unas fuertes palabras, y deseos de resarcir, no son suficientes esta vez.

El Apocalipsis para el Grupo Volkswagen hasta ahora está empezando, pues deberá enfrentar un abanico de situaciones legales que ponen en la cuerda floja la existencia del conglomerado alemán.

1. La multa

Si bien la EPA insiste en multar al Grupo Volkswagen con 18.000 millones de dólares, aún debe realizarse un juicio que determine si los alemanes son culpables o no.

2. La reputación

El lunes 21 de septiembre, las acciones del grupo se desplomaron casi un 20% en la Bolsa de Frankfurt, lo que representa una pérdida de 15.600 millones de dólares. Esto ocurrió cuando se creía que el problema de la emisión de gases tóxicos estaba presente en 500.000 y no en 11 millones de vehículos. El martes 22 de septiembre, los títulos valores del fabricante automotriz perdieron el 14,8% de su valor, lo que representa otro duro golpe para la compañía.

3. El impacto ambiental

Los carros de motor diésel contaminan unas 20 veces más que los motores con gasolina. LA EPA determinó que la línea de carros investigados emiten óxidos de nitrógeno hasta 40 veces más de lo permitido. Ahora imaginen a 11 millones de carros contaminando 40 veces por encima del límite permitido.

4. Las demandas de los usuarios

Los usuarios de estos carros están decepcionados y furiosos. El 23% de los carros vendidos por Volkswagen en agosto de este año en los Estados Unidos tienen motor diésel. Incontables demandas por parte de los usuarios lloverán contra la organización, aunque seguro estas reclamaciones serán agrupadas, habría que ver el cómo, pues atender una por una no es viable.

5. El reintegro

El Grupo Volkswagen deberá reintegrar la flota de los más de 10 millones de sus contaminantes vehículos para reparar el problema. Como la contrariedad no está ubicada en un solo país, sino al rededor del mundo, resulta casi absurdo pensar cómo harán para atender una cantidad tan grande de carros al tiempo.

6. El proceso judicial

No solo la EPA está tras la cacería del ‘holding’. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos también; una multa por infringir los límites de polución permitidos parecen poca cosa al lado de una investigación criminal.

Imagen: Volkswagen (Facebook) – Captura de pantalla.

Juan Felipe Guerrero C.

Juan Felipe Guerrero C.

Mi alma máter es la Universidad de La Sabana. Allí me gradué de Comunicación Social y Periodismo. Soy un sujeto apasionado por la industria automotriz, la cinematográfica y la musical. Fervoroso admirador del Capitán Haddock, y eterno enamorado del Ford Mustang y de Cara Delevigne.

Ver todos los posts

14 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos