Ehang 184: el primer dron capaz de transportar personas

Ehang 184
Ehang 184
Ehang 184
Una cápsula futurista que vuela.

La compañía china Ehang tenía que encontrar una manera de destacarse entre los cientos de drones que invaden el pabellón dedicado a ellos en el CES 2016. Y sí que lo consiguió: el Ehang 184, el primer avión no tripulado capaz de transportar a una persona con su equipaje, es uno de los gadgets más populares de la feria que se desarrolla en Las Vegas.

La idea es que el usuario indique su destino por medio de una tableta que está frente a su silla, se abroche el cinturón, y el dron despegue y transporte a la persona a su destino, mientras la persona trabaja, se toma una siesta o disfruta la vista. Tiene una capacidad de carga de 100 kg, y puede volar a unos 100 kph por entre 20 y 25 minutos, lo que le da una autonomía cercana a los 38 km. Según la firma, se recarga completamente en unas cuatro horas.

Ehang dice que el vehículo es muy seguro. Aun si uno de sus ocho motores de hélice deja de funcionar, el dron –asegura la compañía– puede aterrizar lo antes posible en una locación segura. Además, dicen que cada uno de ellos tiene su propia clave de cifrado para las comunicaciones entre el vehículo y la tableta que lo controla, que además sirve como ‘tablero’, para encender las luces o ver la velocidad.

Es un vehículo hecho para distancias cortas en las ciudades. Sus creadores están pensando en una especie de servicio de taxis autónomos, o en una especie de sustituto eléctrico del carro particular.

La idea detrás del Ehang 184 suena muy bien: ¿quién no quisiera volar por encima de los trancones mientras adelanta trabajo o lee las noticias?. Pero, aun si los 150.000 dólares –mínimo– que se espera que cueste cuando salga al mercado no fueran un problema, el Ehang 184 tendrá que superar el muy serio obstáculo de la regulación. Si apenas los gobiernos se están espabilando para regular los pequeños drones recreativos, va a ser muy difícil que le den luz verde con facilidad a un equipo con estas dimensiones e implicaciones.

Imágenes: ENTER.CO.

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

Ver todos los posts

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • haciendo a un lado ‘los supersónicos’ (the jetsons), el cuento de los carros voladores no creo que llegue a ser viable como nos lo pintaban. creo que realmente es útil si sólo las patrullas y las ambulancias pueden desplazarse como autos voladores, que sólo empiezana volar cuando sea una situación de emergencia, y al lado de las carreteras normales existen espacios específicos para aterrizar. de resto eso que carros voladores a lo supersónicos no creo que pase más allá de los dibujitos animados (y del quinto elemento, y de la nueva total recall). lo mismos problemas que hay en la carretera ahora en tres dimensiones. la diferenca es que si un carro se vara a 100 metros de altura dels uelo no sepuede bajkara a empujar, y si se descuelgam, se descuelga encima de todos los que haya abajo. y si alguien le da por ir en contravía, no es otro carro que le toque esquivar, es el mismo efecto que una explosión y dispersión departículas, pues los demás carros tratarán de esquivar en tres dimensiones, alterando varias rutas. los qwue lo pintane n películas de ciencia ficción es porque se imaginan que las cosas nunca fallan (o que el bueno le atina al que le dispara detrás de un muro, pero los 20 malos no le atinan al bueno así esté quieto en una zona descubierta)

  • haciendo a un lado ‘los supersónicos’ (the jetsons), el cuento de los carros voladores no creo que llegue a ser viable como nos lo pintaban. creo que realmente es útil si sólo las patrullas y las ambulancias pueden desplazarse como autos voladores, que sólo empiezana volar cuando sea una situación de emergencia, y al lado de las carreteras normales existen espacios específicos para aterrizar. de resto eso que carros voladores a lo supersónicos no creo que pase más allá de los dibujitos animados (y del quinto elemento, y de la nueva total recall -editado: y mionority report-). lo mismos problemas que hay en la carretera ahora en tres dimensiones. la diferenca es que si un carro se vara a 100 metros de altura dels uelo no sepuede bajkara a empujar, y si se descuelgam, se descuelga encima de todos los que haya abajo. y si alguien le da por ir en contravía, no es otro carro que le toque esquivar, es el mismo efecto que una explosión y dispersión departículas, pues los demás carros tratarán de esquivar en tres dimensiones, alterando varias rutas. los qwue lo pintane n películas de ciencia ficción es porque se imaginan que las cosas nunca fallan (o que el bueno le atina al que le dispara detrás de un muro, pero los 20 malos no le atinan al bueno así esté quieto en una zona descubierta)

Archivos