Colombia avanza en tecnología para la salud

Estos son algunos de los avances en tecnología y salud en Colombia.
Estos son algunos de los avances en tecnología y salud en Colombia.
Estos son algunos de los avances en tecnología y salud en Colombia.

Actualmente la tecnología se acopla a la mayoría de acciones prácticas de nuestra cotidianidad. Casi todas las profesiones (si no todas) tienen hoy una, o decenas, de herramientas tecnológicas que apoyan sus labores. Las ciencias de la medicina son una de ellas, y las aplicaciones tecnológicas de la salud son unas de las áreas de más crecimiento en el mundo.

En Colombia ya existen diversas plataformas y avances tecnológicos en el área de la salud que están cambiando las prácticas en clínicas, hospitales y centros de diagnóstico. Por ejemplo, el Hospital Internacional de Colombia (HIC) en Bucaramanga, es uno de los establecimientos colombianos con más aplicaciones tecnológicas en este momento.

El HIC acaba de inaugurar una plataforma diseñada para entretener pacientes hospitalizados y generar una mejor experiencia a los pacientes en general. Se trata de un dispositivo instalado junto a cada una de las camas hospitalarias que tiene un pantalla de 22 pulgadas sostenida por un brazo articulado, que puede ser manipulado por el usuario.  La herramienta se llama Sistema Hospitalario Integrado para Pacientes (Shipp) y ofrece diversas aplicaciones, en suma se parece a una tableta.

El Shipp incluye una interfaz en la que se registran las condiciones médicas y demográficas de los pacientes. Y principalmente, el sistema busca brindar acceso a esparcimiento, como ingreso a redes sociales, correo, música, conciertos, películas, canales de televisión, telefonía internacional y lectura de libros digitales. El sistema también brinda una biblioteca sobre enfermedades para que los pacientes investiguen sobre su condición.

El HIC también tiene en sus instalaciones una farmacia totalmente robotizada. Se trata de un almacenamiento de medicinas que tiene dos robots especializados. El primero, llamado Calypso, se encarga de acondicionar los medicamentos, es decir acomodarlos por unidad, en bolsas selladas, hacer el inventario de productos y revisar su calidad. El segundo, llamado Pegasus, es el que recibe la fórmula del médico a través de la historia clínica electrónica y gestiona la orden, agrupa los productos y los distribuye a los pacientes.  

En Colombia también se comenzará a usar una nueva herramienta que es capaz de diagnosticar correctamente dolores en el cuerpo con precisión. Se trata de Siegfried GO!, una plataforma con la que los médicos pueden esclarecer el origen del dolor con imágenes avanzadas. El sistema fue presentado este mes en el Congreso Nacional de Fisiatría y Rehabilitación en Bucaramanga. Los médicos fisiatras asistentes conocieron el sistema, que con una aplicación móvil es capaz de encontrar diferentes puntos de dolor, verificar la condición del paciente y tomar decisiones de tratamiento. El sistema usa georreferenciación con beacons, que es un sistema de ubicación en interiores que funciona con Bluetooth.

¿Existe un riesgo en las tecnologías para la salud?

Un análisis de seguridad de la firma Gemalto nos advierte de los riesgos que pueden representar los sistemas de tecnologías para la salud. Hoy en día tenemos muchos sistemas como monitores de ritmo cardíaco a distancia y marcapasos controlados remotamente. Y como todos los sistemas digitales, estos también son posibles víctimas de ciberataques. Además, todas las aplicaciones móviles que contiene información sobre nuestra salud pueden ser violadas y así nuestra información personal puede ser robada, dice el texto.

La intención no es evitar que usemos estas tecnologías, sino que sepamos que todos estos sistemas tienen riesgos que las compañías implementadoras deben enfrentar con mecanismos de protección adecuados para cada uno de los avances. Por ejemplo, en el futuro se cree que tendremos implantes cerebrales capaces de leer la mente para que nuestros dispositivos sepan lo que queremos. En ese escenario sería grave que se vulnere la seguridad del implante y se ‘hackeen’ las mentes de los usuarios.

Imagen: Pixabay. 

Susana Angulo

Susana Angulo

Antes de Internet ya me gustaban la música clásica, los animales,
cocinar postres, y leer cuentos de terror. La tecnología me ha
permitido ahondar en estas y tantas otras pasiones, que sería un error
pensar en la cultura digital como tema exclusivo de 'geeks'. Soy
periodista de la Universidad del Rosario.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos