La política en EE. UU. está frenando el poder de Sillicon Valley

La política en Estados Unidos cada vez es menos complaciente con los gigantes tecnológicos.
La política en Estados Unidos cada vez es menos complaciente con los gigantes tecnológicos.
La política en Estados Unidos cada vez es menos complaciente con los gigantes tecnológicos.
La política en Estados Unidos cada vez es menos complaciente con los gigantes tecnológicos.

La relación entre las grandes empresas tecnológicas y la política en Estados Unidos es compleja. Decenas de casos de demandas e intentos de regulación están renovando la forma en que estos gigantes entraron al mercado.

De acuerdo con un artículo de BuzzFeed, las compañías de tecnología de ese país antes se veían como ‘brillantes y nuevos avatares de la innovación. En cambio, hoy se retratan como centros siniestros de un poder inconcebible. Esta transformación, según el artículo, tendría grandes consecuencias tanto para la industria como para la política de Estados Unidos.

La nueva posición que ocupan estas compañías se da porque ellas están presentes en muchas de las grandes controversias políticas del país.

Entre ellas están sus posturas (muchas veces las menos populares según el medio) acerca de la automatización del trabajo, la inequidad, confianza en la vida pública, privacidad y seguridad (recordemos el caso de Apple y el FBI). En la mayoría de los casos las empresas dicen que el crecimiento y la transformación son ‘buenas’ para el público, pero el público podría no estar de acuerdo.

El panorama político del país se ha ido organizando en torno a las grandes empresas. Están, por un lado, coaliciones de exempleados de Google. Por otro lado hay nacionalistas, que consideran que estas compañías se han consolidado más por su poder que por sus discursos. También ven en ellas liberales sociales y globalistas. El ala de más izquierda del país denuncia el acumulado poder corporativo de los gigantes tecnológicos.

En el artículo, escrito por el editor de BuzzFeed, Ben Smith,  se nombran decenas ocurrencias políticas que actualmente enfrentan muchas (si no son todas) de las compañías de tecnología del país. En lo que coinciden todos los casos es en que aunque las empresas tienen alianzas con la política y mucho poder económico, las demandas y las leyes podrían darle una sacudida y redefinir las industrias, y a sus líderes. El autor dice que ya Sillicon Valley no jugará más con sus propias reglas.

El fin de una era

Las compañías más icónicas como Facebook, Google, Amazon y Apple son las amadas por sus clientes, y son globales y dominantes a nivel global. Pero, según el artículo, han logrado usar su popularidad y sus increíbles productos para manipular la política (o al menos intentarlo).

Estos gigantes gastan fortunas en lobby político, para mantener a raya a los recolectores de impuestos y a los reguladores de comunicaciones. Pero nunca tuvieron que luchar por mantener su identidad frente a las políticas que limitan la industria.

Sin embargo, la era dorada pudo haber ya pasado. Se hace la comparación entre las industrias de petróleo y gas natural. En un principio encontraron el terreno vacío y todo iba a su favor, hasta que las leyes desaceleraron su paso.

De acuerdo con Smith, la industria tecnológica no está lista para esta nueva era. Hasta el momento estaban jugando en las pequeñas ligas de regulaciones políticas al tiempo que recibían buenos niveles de aprobación. Pero los tiempos han cambiado para siempre.

La ley es quien manda

Esto no significa que las empresas vayan a acabar o a disminuir su poder o su riqueza. La nueva era para ellos será la política convencional del país y regulaciones normales. Argumentos sin fin con los congresistas de California, tal como luchan los texanos por el petróleo.

Muchas personas podrían pensar que estas empresas sencillamente tienen mucho dinero para parar su ‘invasión’. Pero esto es un sinsentido. La política la llevan los políticos, y aunque a ellos les guste el dinero, prefieren la atención y el poder (Frank Underwood estaría orgulloso).

Imagen: Pixabay.

Susana Angulo

Susana Angulo

Antes de Internet ya me gustaban la música clásica, los animales,
cocinar postres, y leer cuentos de terror. La tecnología me ha
permitido ahondar en estas y tantas otras pasiones, que sería un error
pensar en la cultura digital como tema exclusivo de 'geeks'. Soy
periodista de la Universidad del Rosario.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos