Para los gamers, VR todavía esta lejos de las masas

Vas a ser Batman, pero no tanto...
Vas a ser Batman, pero no tanto…

Si estás al tanto de la tecnología, sabes que la realidad virtual ha reemplazado a los vestibles como el próximo proyecto para mantener las ventas que alguna vez tuvieron los móviles. Y cada vez que llegamos a una nueva etapa en la industria de la tecnología, entran nuevas empresas con sus apuestas. Por ejemplo, en la era de los vestibles vimos que Swatch, Tag Heuer y otros grandes fabricantes de relojes sacaron productos para este mercado, y ahora estamos viendo como las empresas de videojuegos se montan en el bus de la realidad virtual.

Y tiene todo el sentido del mundo. No hay forma más fácil de mostrar esta tecnología que con un videojuego. Ahora que hay tanta emoción por la realidad virtual, vimos que casi todo el mundo del mercado de videojuegos está montado en la ola.

Tuvimos la oportunidad de probar algunos juegos en realidad virtual durante E3 para ver si realmente la tecnología está lista para el mercado masivo y averiguar si la calidad de los juegos realmente marca un cambio frente a lo que ya tenemos en el mercado.

‘Batman: Arkham VR’

Después de ver que Rocksteady estaba detrás del título de Batman para realidad virtual, quede tranquilo, porque quedaba en buenas manos. Pero creo que me apresuré. Después de probar el juego del Caballero de la Noche en PlayStation VR quede con la sensación que todavía falta mucho trabajo para tener juegos realmente interesantes. Después de probar otros dos títulos, tanto en PSVR como en HTC Vive, seguí pensando lo mismo.

Pero volvamos al juego de Batman. No voy a negar que el impacto inicial es poderoso. La demo lo pone a uno en la mansión de Bruce Wayne y después de tocar unas teclas de un piano, uno baja para ponerse el traje y probar las herramientas. Coger la máscara, el boomerang y el gancho lo hace sentirse a uno como Batman. Sin embargo, usar estas herramientas no es gratificante. Como parte del entrenamiento uno tiene que derribar unos blancos con el boomerang. Pero no importa a dónde apuntes, porque siempre vas a dar en el blanco. En esta ocasión, uno usa dos PlayStation Move para simular las manos de Batman.

Más que un juego, parece que ‘Batman: Arkham VR’ es una simulación. Seguro que tendrá partes donde el jugador tiene algo de libertad, pero la mayoría del juego será siguiendo una línea predispuesta. La gente de The Verge pudo probar la otra parte de la demo y sacó conclusiones similares. No hay libertad para tomar decisiones o salirse del guión.

A pesar de que Batman ha tenido mucha suerte en el mundo de los videojuegos, parece que esta versión de VR será una típica experiencia que se recuesta en el nombre del personaje. Después de que la novedad se vuelva algo cotidiano, uno se da cuenta que ‘Batman: Arkhman VR’ no es un juego, sino una simulación en la que uno participa algunas veces.

‘RIGS: Mechanized Combat League’

Otro de los juegos disponibles para los asistentes de E3 en la vitrina de Sony es ‘RIGS: Mechanized Combat League’. Este título, a diferencia de ‘Batman’, si requiere toda la interacción del usuario. Uno está montado sobre un robot y tiene que eliminar a sus oponentes del campo de batalla para conseguir ‘overdrive’ y así poder meter un gol, que consiste en pasar por un aro que está en la mitad del escenario.

‘RIGS’ se juega con PSVR y con un control normal de PlayStation 4. Uno se mueve con la palanca izquierda y dispara con el R2 y L2, como un FPS tradicional. Lo único que hace el set de VR es ayudarte a apuntar con la mirada. Igual, se siente que apenas vez un enemigo, la mira se fija para que no falles ni un disparo.

Una vez más, frente a shooters en primera persona como ‘Call of Duty’ o ‘Battlefield’, la experiencia se queda corta. Después de acostumbrarse a la novedad de la realidad virtual, el juego es un simple ‘shooter’ con la pantalla a cinco centímetros de tu cara.

El título es multijugador y jugamos un partido de tres contra tres. En general, fue muy entretenido, pero todavía me cuesta trabajo pensar que alguien se va a meter dos o tres horas en un VR con un juego como este. Hay experiencias mejores que no requieren invertir casi 400 dólares en un casco.

‘Raw Data’

Otro de los jugadores importantes en el espacio de VR es HTC con su Vive. A la entrada de Centro de convenciones estaban demostrando un juego que se llama ‘Raw Data’, que consiste en derribar una especie de robots que te están atacando. La demo que vimos era en un nivel que parecía un laboratorio con el jugador y otro compañero en el centro.

Este juego tiene una experiencia más parecida a lo que uno espera de la realidad virtual. Toca estar pendiente todos los lados porque los enemigos pueden venir de donde sea. Esto obliga a estar moviendo la cabeza 360 grados para poder completar el nivel. Con la mano derecha uno dispara, y con la izquierda tiene una espada para el combate cuerpo a cuerpo.

En teoría, el titulo parece perfecto para demostrar la tecnología VR y crear una experiencia. Sin embargo, el jugador no tiene la libertad de moverse, algo fundamental en cualquier FPS. Durante la demo, uno está estático y solo puede girar en su propio eje.

¿Todo eso por casi 1.000 dólares?

Estas tres experiencias demuestran un poco la limitaciones de VR. Es muy complicado crear un juego que aproveche completamente todas las bondades que tiene la tecnología. Siempre tiene que haber un compromiso. Si usas los controles especiales para VR –como ‘Batman: Arkham VR’ y ‘Raw Data’– tendrás que sacrificar el movimiento. Y si usas los controles de Xbox o de PlayStation, sacrificarás la experiencia nativa de los controles.

Mi compañero Camilo Martinez pudo probar ‘Doom’ y aseguró que también es una experiencia estática, aunque aseguró que tener las armas en las manos sí genera una emoción difícil de recrear.

Después de probar todas experiencias creo que se oscurece un poco el panorama. Si la primera camada de experiencias AAA que lleguen a las diferentes plataformas VR es un fracaso, puede ser un golpe mortal para aumentar la base instalada de equipos. Y sin una base instalada, los desarrolladores simplemente dejarán de crear contenido VR y se enfocarán en otras plataformas.

Dejando al lado el Cardboard, comprar un set VR es demasiado caro, sobre todo para nosotros que tenemos el dólar a 3.000 pesos. Cualquier opción requiere una inversión de casi 1.000 dólares. Si quieres el PlayStation VR, tienes que comprar un PlayStation 4 y el set VR de 500 dólares, ya que necesitas los dos controles Move y la cámara. Si optas por la opción de HTC, seguramente necesitas un computador poderoso (precio variable) y el set Vive, que hoy se consigue 800 dólares. El Oculus Rift también te obliga a tener un PC y el set, que se consigue por 600 dólares.

Teniendo en cuenta esos precios, no hay ninguna razón para conseguir un set de realidad virtual para jugar. Todavía no hay un juego que realmente valga la pena por casi tres millones de pesos o más. O, por lo menos, yo no lo he visto o probado.

Pero eso no quiere decir que la realidad virtual no tenga un futuro en la industria de los videojuegos. El apoyo de los grandes estudios es fundamental. No es suficiente sacarle pequeños productos a franquicias existentes, como vimos en esta edición de E3, sino que hay que crear juegos especiales para VR, que solucionen las restricciones que tiene la plataforma. Hay potencial, pero falta desarrollarlo bien y es obligatorio que bajen los precios. Sí, algunos fanáticos serán los primeros compradores, pero VR todavía no está listo para las masas.

Imágenes. ENTER.CO

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

View all posts

1 comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos