Samsung se compromete con la educación en el país

Featured Video Play Icon
Las tabletas sirven para más que leer un .pdf.
Las tabletas sirven para más que leer un .pdf.
Las tabletas sirven para más que leer un .pdf.

Como política global, Samsung tiene enfocado sus programas de responsabilidad social en salud y educación. Sin embargo, en Colombia, teniendo en cuenta la complejidad del sistema de salud, la compañía coreana decidió concentrar sus esfuerzos en la educación pública. Estuvimos hablando un rato con César Muñoz, gerente de relaciones gubernamentales y ciudadanía corporativa de Samsung Colombia, sobre los programas de responsabilidad social que tiene la organización en el país.

“Todos nuestros esfuerzos están enfocados en la educación pública”, dijo Muñoz. “Además tenemos programas para los diferentes niveles: de preescolar a quinto grado, de sexto a noveno y noveno en adelante”, explicó.

Una de las grandes apuestas de Samsung es el Smart School. Con esta propuesta, la coreana le quiere apostar a la apropiación de tecnología en la formación de los jóvenes del país. “Queremos inspirar a los jóvenes a través de la tecnología, para que sean ellos, con su creatividad, los que logren transformar su entorno”, le dijo Muñoz a ENTER.CO.

Para lograr esto, se han asociado con la Universidad Javeriana en Bogotá y la Universidad del Cauca en Popayán para realizar investigación y entender muy bien la mejor forma de usar la tecnología en los colegios. Anteriormente, las instituciones solo daban las tabletas o los computadores y se lavaban las manos. Sin embargo, Samsung quería dar un paso más allá y entender las dinámicas dentro del salón. ¿Qué pasa por la cabeza del rector, del profesor y del estudiante cuando empiezan a usar una tableta?

Muñoz comentó que el director de la Unesco mencionó que hay mucha teoría sobre la tecnología en la educación pero nadie está evidenciando lo que está pasando en el aula. No hay métricas o documentación. Con las universidades, Samsung quiere documentar el proceso para implementar soluciones que realmente impactan el proceso de aprendizaje.

En este momento, los diferentes Smart Schools de Samsung cuentan con 4.000 niños y unos 700 docentes que están usando la tecnología para modificar su aprendizaje. “Las tabletas con S-Pen han motivado a los estudiantes en comparación con las planas de un cuaderno. Los proceso con las tabletas toman menos tiempo”, explicó César Muñoz. Otra de las lecciones que se han llevado ha sido del lado de los profesores. En el colegio San Francisco de Asís, por ejemplo, uno de los docentes no quería usar las tabletas en su clase. Sin embargo, después de poner muchas trabas, hoy en día es uno de los abanderados del programa.

Las tabletas que fueron dotadas por la Secretaría de la Educación estaban guardadas y gracias al programa Smart School, el Colegio San Francisco de Asís las tiene funcionando.

Además de las aulas en la Javeriana, en Popayán y en el San Francisco, Samsung acabó de abrir un Smart School en Colón, Putumayo. La escuela se llama Instituto Educativo Sucre y cuenta con 900 estudiantes. La iniciativa se logró gracias a la banda ancha que puso el gobierno, la que provee al colegio en una conexión de 20 Mbps. En este momento están capacitando a los profesores por medio de un programa de apropiación remota.

Cada Smart School, incluido el de Putumayo cuenta con monitor de 65 pulgadas que se puede conectar con todas las tabletas que hay en el aula. La dotación incluye 40 dispositivos con un carro cargador, impresora y servidor con Samsung School, una herramienta para gestionar adecuadamente la clase. Con ella, se pueden hacer evaluaciones en línea y poner trabajos instantáneamente. En la siguiente galería pueden ver el antes y después de un aula del Instituto Sucre.

[nggallery id=931]

Otros de los esfuerzos importantes de Samsung es para los jóvenes que cursan de sexto a noveno grado. Soluciones para el futuro es un concurso que busca contextualizar los temas tecnológicos y su implementación en la vida real. Algunos de los proyectos que han salido de Soluciones para el futuro son un desalinizador de agua que se puede hacer en la casa, producto de unos estudiantes de la Guajira. Uno de los proyectos ganadores vino de una región donde se cultiva frijol. En ese proceso, el grano va dejando una cascarilla, que normalmente se desperdicia o se quema, generando costos ambientales. Unos estudiantes lograron convertir la cascará en un material para construcción como el triplex. Es más, la iniciativa fue tan buena que la Cooperativa de Putumayo tiene planes de montar una planta de 600 millones de pesos y está en busca de financiación.

Finalmente, para completar el ciclo escolar, para los estudiantes de noveno en adelante está la Academia Samsung, un proyecto que, junto al Sena, quiere transferir conocimiento para que los técnicos puedan trabajar con los productos de última generación, tanto de la empresa como de otras marcas. Han hecho ajustes y aportes al curriculum del Sena para todos estos temas.

Más de 300 jóvenes han participado en temas de audio y video, y móviles. Algunos están trabajando en los centros de servicio de Samsung mientras que otros han pasado a trabajar en otras compañías.

Con todos estos esfuerzos, Samsung busca poner su grano de arena en la educación del país. Algunas de las soluciones se han traído de Corea y otro lugares del mundo, pero la adaptación a las necesidades colombianas quedó como una mejor práctica en Samsung y ha sido replicado en todo Latinoamérica.

Imágenes: Samsung.

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

Ver todos los posts

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos