El Gobierno no reguló el problema real de Uber [opinión]

bloqueo a Uber
Lo busca la Policía

Opinión ENTER.CO

 

 

Si la categoría de taxis de lujo hubiera existido cuando Uber llegó a Colombia, quizás el problema que tenemos hoy sería un poco menos grave. La aplicación no solo mostró que había demanda para un servicio de transporte que no se ofrecía en el país. También nos dejó claro que no estábamos condenados a la tiranía del servicio de taxis.

Ese es un servicio que está haciendo agua hace rato. No solo porque el mal comportamiento de algunos taxistas ha llevado a una crisis de reputación a un sector lleno de gente honrada y decente, que solo quiere ganarse el pan en un entorno difícil. También, porque sus regulaciones no parecen tener ningún sentido.

Mientras la demanda por viajes crece a la par de la población de las ciudades y del poder adquisitivo de la gente, la oferta de taxis se mantiene constante. La mayoría de los conductores trabajan en condiciones de lacayos; conducen por horas en medio del tráfico y, a pesar de la demanda, apenas hacen lo suficiente para su propio sustento: la cuota del dueño del carro, la gasolina y los gastos no se hacen esperar.

bloqueo a Uber
¿Seguirá la persecución?

¿Por qué pasa eso? Porque un taxi solo puede trabajar con un cupo, y ese cupo vale dos o tres veces más que el carro: es un bien escaso y preciado. La barrera de entrada es muy alta, y eso hace que la mayoría de taxistas sean empleados. Eso los convierte en la parte más débil de un negocio informal y rapaz; en los reclutas de una guerra del centavo que se libra a bordo de carros de mala calidad, con conductores que aceptan esas condiciones precarias porque las alternativas probablemente son aun peores, y en el que los pasajeros eran rehenes porque no tenían opción.

Los taxistas son reclutas en la guerra del centavo

Uber X soluciona el último de esos tres problemas. Quizás de forma oportunista y sin pensar en el bien de los taxistas –no es que tenga que hacerlo–, pero lo soluciona. En cambio, el decreto de taxis de lujo no solo no hace nada para remediar la situación de los taxistas, sino que también deja a Uber X en el limbo.

No es nada claro que los taxis de lujo vayan a mejorar las condiciones de los taxistas. Los cupos siguen siendo escasos: para que entre un vehículo negro, tiene que salir un amarillo. Y en el decreto –según Uber, nosotros no tenemos el texto completo– no se menciona a Uber X, ni a otros servicios. En el resumen que está en la página de Presidencia tampoco se habla de otras categorías.

De hecho, tampoco es claro que el decreto vaya a solucionar el dilema de Uber Black: la empresa no ha dicho expresamente que se acogerá a la nueva categoría, y parecería que le tiene un poco de desconfianza: su director en Colombia, Mike Shoemaker, se limitó a decir que «estudiará» la oportunidad. Le convendría acogerse, si es que quiere seguir teniendo interlocución con las autoridades. Algo muy importante cuando está a punto de radicar un proyecto de Ley.

Uber
Uber, ¿a medias?

El Gobierno ha dicho varias veces que Uber X es ilegal, pero Uber ha sido muy hábil. La Policía no puede regularlo porque no puede parar todos los autos particulares de la ciudad. Tampoco puede aceptar el apoyo de ciertos taxistas y sus ejércitos de la cruceta, porque eso equivaldría a legitimar un concierto para delinquir.
Además, el apoyo de sus decenas de miles de usuarios, que lo adoran con buena razón, es una poderosa fuerza de influencia y relaciones públicas.

La verdad es que las autoridades tienen las manos atadas: Uber X quizás es ilegal, pero sigue creciendo todos los meses a un ritmo que desborda la capacidad de cualquier policía. Y eso es así porque la reglamentación de los taxis está rota.

Así que, si el Gobierno realmente quiere recuperar el control de la situación, si de verdad quiere mantener tranquilos a los taxistas y a los ciudadanos, debe concentrarse en solucionar lo que pueda solucionar. Y eso significa: darles a los taxistas amarillos, a los que no son de lujo, la oportunidad de ser competitivos contra Uber X.

Imagen: ENTER.CO

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

View all posts

6 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • mientras Uber no patrocine politicos corruptos de alto nivel como cierto vice…, toda «regulacion» favorecera a los mismos de siempre. lo unico que se regula de verdad es la cantidad de $$$$$$ que van a recibir los politicos por proteger los intereses de los empresarios corruptos. Siguiente parada: eliminacion de tappsi y similares

  • mientras Uber no patrocine politicos corruptos de alto nivel como cierto vice…, toda «regulacion» favorecera a los mismos de siempre. lo unico que se regula de verdad es la cantidad de $$$$$$ que van a recibir los politicos por proteger los intereses de los empresarios corruptos. Siguiente parada: eliminacion de tappsi y similares

  • La verdad el gobierno puede, si quiere!, controlar a Uber, todo a través de sus operadores móviles, solicitando se bloquee el trafico proveniente de este tipo de aplicaciones, sin embargo lo importante no es joder a unos para tener contentos a otro, lo importante es satisfacer la demanda de los servicios que los CIUDADANOS necesitan, proponiendo reglas justas e igualitarias para los que quieran ofrecer un servicio de taxi en la ciudad, de hecho Uber no toma en cuenta que cada automóvil que suma a sus filas es un automóvil que puede esta afectando mas y mas la movilidad en la ciudad que en términos reales es el propósito de los dichosos CUPOS, si los taxistas quisieran se podrían poner a vender sus taxis y los dichosos cupos y con el dinero recibido comprar un automóvil de lujo y sumarlo a las filas de Uber y esto les haría recibir buenos ingresos por que el servicio es mas costoso y contar con un parque automotor mas actualizado, LO EVIDENTE es que el servicio de taxis es una parte fundamental del servicio de TRANSPORTE PUBLICO, y si tantos esfuerzos ha hecho el gobierno para regular y «mejorar» el servicio de transporte colectivo, por que no se ha tomado los mismo trabajos con el servicio de TAXI?????.

    • El sector taxi esta desactualizado, cada cupo cuesta una fortuna (y más dependiendo de la ciudad)… Si bien es cierto que los cupos son parte importante de esto (para que no haya sobre cupo de taxis), no lo es el valor que alcanzan, ya que es una verdadera millonada en manos de unos pocos para los que no es problema Uber (en mi ciudad lo he escuchado, si llega Uber me paso sin pensarlo)… Uber es problema para los empleados (ellos no pueden vender el taxi, no es de ellos), pero es que lamentablemente muchos de estos empleados deberían ser despedidos en cuanto el sistema de taxis gane algo de caché, porque esos muchos son los que hacen que bastantes más ciudadanos odien el sector taxi…

      Yo estoy de acuerdo en que lo que se debe es dar igualdad de oportunidades, pero no quitándole a Uber para equipararlo a los taxis, si no a los taxis para equipararlos a Uber, así ganamos todos (y obvio exigirle cosas a Uber, no es solo funcionar y ya).

  • La verdad el gobierno puede, si quiere!, controlar a Uber, todo a través de sus operadores móviles, solicitando se bloquee el trafico proveniente de este tipo de aplicaciones, sin embargo lo importante no es joder a unos para tener contentos a otro, lo importante es satisfacer la demanda de los servicios que los CIUDADANOS necesitan, proponiendo reglas justas e igualitarias para los que quieran ofrecer un servicio de taxi en la ciudad, de hecho Uber no toma en cuenta que cada automóvil que suma a sus filas es un automóvil que puede esta afectando mas y mas la movilidad en la ciudad que en términos reales es el propósito de los dichosos CUPOS, si los taxistas quisieran se podrían poner a vender sus taxis y los dichosos cupos y con el dinero recibido comprar un automóvil de lujo y sumarlo a las filas de Uber y esto les haría recibir buenos ingresos por que el servicio es mas costoso y contar con un parque automotor mas actualizado, LO EVIDENTE es que el servicio de taxis es una parte fundamental del servicio de TRANSPORTE PUBLICO, y si tantos esfuerzos ha hecho el gobierno para regular y «mejorar» el servicio de transporte colectivo, por que no se ha tomado los mismo trabajos con el servicio de TAXI?????.

    • El sector taxi esta desactualizado, cada cupo cuesta una fortuna (y más dependiendo de la ciudad)… Si bien es cierto que los cupos son parte importante de esto (para que no haya sobre cupo de taxis), no lo es el valor que alcanzan, ya que es una verdadera millonada en manos de unos pocos para los que no es problema Uber (en mi ciudad lo he escuchado, si llega Uber me paso sin pensarlo)… Uber es problema para los empleados (ellos no pueden vender el taxi, no es de ellos), pero es que lamentablemente muchos de estos empleados deberían ser despedidos en cuanto el sistema de taxis gane algo de caché, porque esos muchos son los que hacen que bastantes más ciudadanos odien el sector taxi…

      Yo estoy de acuerdo en que lo que se debe es dar igualdad de oportunidades, pero no quitándole a Uber para equipararlo a los taxis, si no a los taxis para equipararlos a Uber, así ganamos todos (y obvio exigirle cosas a Uber, no es solo funcionar y ya).

Archivos