Bacteria E. Coli excreta combustible diésel

Esta es la bacteria E. Coli. Foto: Marian Littlejohn/PNAS
Un estudio ha podido alterar a una epa de bacterias para producir el carburante diésel.
Esta es la bacteria E. Coli. Foto: Marian Littlejohn/PNAS

Un equipo de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, con el apoyo de la petrolera Shell, desarrolló un método para que unas bacterias produzcan un carburante casi idéntico al diésel que se usa en la actualidad.

Aunque esta tecnología todavía está en pañales, se enfrenta a varios desafíos antes de una posible comercialización. Este combustible es producido por cepas muy específicas de una bacteria llamada Echerichia coli que, según informa la BBC, ha sido modificada para excretar una sustancia muy similar al combustible diésel que usan algunos automotores y lo que es aun más importante es que no necesita ser mezclado con algún derivado del petróleo para que funcione, como pasa con el biodiesel, el cual el 10% es derivado de aceites vegetales, y el resto es procedente del hidrocarburo.

De ser posible su uso comercial, la infraestructura de la industria no tendría que cambiar, ya que el nuevo líquido carburante sería totalmente compatible con la maquinaria existente.

Además, los beneficios de este carburante de origen orgánico van más allá de cambiar tubos y motores; también contribuye a reducir las emisiones de CO2 como lo explica John Love, Profesor de Biociencias de la Universidad de Exeter, en un comunicado de la institución académica: “Una producción comercial de biocombustible que se pueda utilizar sin necesidad de modificar los vehículos ha sido un factor importante en este proyecto desde el principio. La sustitución del diésel convencional por uno de origen biológico sería un gran paso hacia el cumplimiento de nuestro gran objetivo: reducir un 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050.”

La investigación se publicó en el último número de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, en la cual se explica el proceso genético de la bacteria E.Coli, la cual se alimenta de azúcar y lo transforma diésel.

Por otro lado, la compañía Shell está muy complacida por los resultados de esta investigación. Rob Lee, de proyectos y tecnología de Shell, le dijo a Bioscience Technology: Aunque la tecnología todavía se enfrenta a varios obstáculos en camino a la comercialización, mediante la exploración de este nuevo método de creación de biocombustibles, junto con otras tecnologías inteligentes, esperamos que nos puedan ayudar a afrontar los retos de limitar el aumento de las emisiones de dióxido de carbono al tiempo que responde a la exigencia mundial cada vez mayor de combustible para el transporte.»

Felipe Ramírez García

Felipe Ramírez García

Futuro periodista y fotógrafo, con un interés poco común por la tecnología y sus gadgets. Crecí con un SNES y de ahí en adelante nada me detuvo a actualizarme en cuestión de video juegos hasta lo que conocemos actualmente. Mi primer teléfono celular tenía timbres monofónicos y pantalla a grises y ya no paro de tener lo último o lo que me aguante el bolsillo. Me encanta la fotografía de arquitectura y naturalista, me gusta la salsa y el rock, y cuando le tomo confianza a algo ya no hay quien me pare. Ahora ando por ENTER.CO descubriendo que hay gente igual o más tostada que yo respecto a la tecnología y aprendiendo de ellos.

View all posts

4 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos