Compró cintas del Apolo 11 por USD 217 y ahora valen USD 2 millones

Nasa

En junio de 1976 un joven pasante de la Nasa, llamado Gary George, hizo, sin saberlo, el mejor negocio de su vida, solo que tuvo que esperar unas cuantas décadas a que el fruto de su fortuna se terminara de cocinar.

En esa fecha, hace 43 años, la agencia espacial estadounidense abrió una venta de los excedentes del gobierno dentro de la base de la Fuerza Aérea Ellington, ubicada en Houston (Texas), como relata la revista People. George, que era pasante del Centro Espacial Johnson, pasó por allí y decidió comprar un lote de 65 cajas llenas de cintas de videos por 217 dólares, de acuerdo con Univisión.

En total, el lote contenía 1.150 rollos de vídeo Ampex de alta calidad, que por ese entonces costaban unos 260 dólares, de acuerdo con la página de la casa de subastas Shoteby’s, lo que le ahorraba al joven unos 43 dólares. Su intención era vender las cintas a las estaciones locales de televisión para que las reutilizaran, con el fin de sacar algo de provecho económico de la ‘venta de garaje’ de la Nasa.

Apolo 11

Sin embargo, ese provecho económico se hizo mayor cuando, en un ataque de lucidez o gracias a alguna suerte de epifanía, George decidió, por consejo de su padre, conservar tres cintas únicas de todo el lote, las que tenían el rótulo de ‘Apollo 11 EVA’, que son identificadas como las únicas grabaciones originales que sobreviven de la llegada del hombre a la Luna en 1969.

En las cintas está grabada la famosa frase de Neil Armstrong que inmortalizó el momento histórico: «este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad», destaca The Guardian.

Las cintas del millón de dólares

En 2006 la Nasa buscaba las grabaciones como motivo de la celebración del aniversario 40 del alunizaje, que se llevaría a cabo el 16 de julio de 2009, pero admitieron que no las habían podido encontrar. Dos años después, mientras estaba vacacionando, un amigo de George que trabajaba en la Nasa le contó sobre las cintas y el expasante supo entonces el valor de lo que había comprado 32 años antes.

Según cuenta Univisión, George, ahora de 65 años de edad, llevó las cintas a un archivista de video y, por primera vez desde que las compró, vio su contenido. Dos horas y media, que muestran a Armstrong y a Edwin ‘Buzz’ Aldrin pisando la Luna por primera vez y clavando la bandera estadounidense en suelo lunar. Las grabaciones también muestran una llamada de los astronautas con el presidente estadounidense de ese entonces, Richard Nixon.

Apolo 11

Lee más sobre la Nasa en este enlace.

Luego de conocer su contenido, George mandó digitalizar el video y lo guardó en un disco duro. Como indica People, desde entonces las cintas no se volvieron a reproducir, hasta ahora, que un grupo de expertos de la casa de subastas Sotheby’s las revisaron para confirmar su calidad, debido a que serán subastadas el próximo 20 de julio, fecha en la que se celebran 50 años exactos del alunizaje de la nave Saturno V, con Armstrong, Aldrin y Michael Collins a bordo. La misión se lanzó el 16 de julio y cuatro días después llegaron a nuestro satélite natural.

Como se lee en la página de Sotherby’s, 700.000 dólares es el precio inicial de la subasta de los tres carretes y el disco duro que contiene la grabación digitalizada por el que fuera, en 1976, un estudiante de ingeniería de la Universidad de Lamar. Aunque ese precio es inmensamente superior al que pagó George hace 43 años por las cintas, la casa de subastas espera que termine ganándose entre un millón y dos millones de dólares. Muy bien jugado, Gary, muy bien jugado.

Imágenes: Casa de subastas Shoteby’s y Nasa.

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos