El yate de los ultrarricos se controla con el iPad

El Solemates es una unión lujosa entre la tecnología y la navegación que está reservada para los más adinerados. Imagen: Luxury Yacht Group.
El tablet de Apple tiene un lugar muy especial en el Solemates, uno de los yates más avanzados del planeta que se alquila por 690.000 dólares la semana (más gastos). ¿Su cliente más reciente? El rapero Diddy.
El Solemates es una unión lujosa entre la tecnología y la navegación que está reservada para los más adinerados. Imagen: Luxury Yacht Group.

Cuando la plata sobra y ya no se sabe qué hacer con ella, hay varias opciones. Existen iniciativas de caridad, como la propuesta por Warren Buffet; también se puede invertir en un celular con 500 diamantes incrustados, o existe la posibilidad de gastarse una fortuna por una semana en un yate tan tecnológico que se controla usando un iPad.

Esta última fue la que eligió el rapero Sean John Combs (inglés), el artista conocido como Diddy, que antes se hacía llamar P. Diddy y antes de eso, Puff Daddy.

Aunque Combs parece luchar contra la indecisión cuando se trata de su nombre de artista, el rapero no titub en invertir 690.000 dólares (1.300 millones de pesos) por una semana de vacaciones en el Solemates, uno de los yates más avanzados del mundo. Y eso es sin contar los gastos, que pueden sumarle unos 150.000 dólares (280 millones de pesos) a la cuenta.

Al abordar la nave, los pasajeros reciben un iPad, el cual les permite controlar absolutamente todo lo que hay en el yate, excepto la navegación. Ese oficio está reservado para el capitán y su tripulación, por razones legales y de seguridad.

Pero hay tantas cosas en el Solemates para controlar, que no hace falta cargar esta labor a los pasajeros. Según CNN, el barco está lleno de comodidades que son controladas desde el tablet. La tripulación incluso investiga los gustos musicales del cliente para que durante su paseo pueda escuchar la música que le gusta.

Hay televisores LCD por todos lados, “suficientes para cubrir un techo”, dice CNN.  Las duchas tienen aromaterapia, el gimnasio del techo se convierte en discoteca (con juego de luces de 80.000 dólares para animar la fiesta) e incluso hay juguetes dignos de James Bond, como tablas de surf con propulsión a chorro y ‘sea bobs‘.

Todo se controla desde el iPad usando una aplicación llamada Crestron Mobile Pro G, la cual tiene un costo de 99,99 dólares (190.000 pesos). Quienes tengan planes de usarla en su yate deben saber que su implementación tiene un costo de aproximadamente 5.000 dólares (9,3 millones de pesos) por cada cuarto o habitación que se integra al sistema.

Si tuviera la plata, ¿la gastaría en una semana en el Solemates? Y, si la tiene, ¿le gusta la idea, o prefiere mandar a hacer su propia ‘alma gemela’?

Luis Iregui V.

Luis Iregui V.

Soy un adicto a la tecnología. Lo acepto y lo celebro. Como buen adicto, tengo toda una historia detrás de mi condición. Comencé con una obsesión por los videojuegos que con los años se transformó en una pasión por todas las cosas relacionadas a la tecnología. Esta manía me ha llevado a mantener mi cuenta bancaria en ceros, siempre a la merced del último gadget, el último juego o el último celular. Intenté satisfacer mi adicción estudiando sistemas en Estados Unidos, pero no quedé convencido y terminé desubicado en Los Andes, graduado como abogado pero frustrado por no tener un futuro tecnológico claro por delante. Para mejorar mi situación, comencé una página dedicada el cubrimiento del mundo de los videojuegos (lapaginadejuegos.com), pero incluso eso no fue suficiente para satisfacer mi apetito digital. Después de muchas vueltas, llego a ENTER.co con el sueño de convertir este sitio en el lugar de referencia para los adictos latinoamericanos como yo, que jamás están satisfechos y viven al borde de sus sillas, pendientes de todo lo que ocurre en el maravilloso mundo de la tecnología.

Ver todos los posts

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos