Así nos fue probando el dron DJI Spark

Los drones siguen siendo considerados por muchas personas como productos de nicho y para especialistas en tecnología. Solo la idea de volar un dispositivo tan caro hace pensar a más de uno que solo se usa para crear cortos, programas de televisión o películas. Pero esto ya no es así. Varios drones ya están diseñados para que cualquier persona pueda manejarlos, tal y como sucede con el DJI Spark.

A las puertas de Experiencia Dron, evento que  se realizará en el gran salón en Corferias dentro de SOFA del 12 al 16 de Octubre, y gracias a la empresa Comunicaciones y Seguridad, pudimos probar el DJI Spark. Estas son nuestras impresiones.

Diseño minimalista

Un diseño sencillo y liviano.

El Spark fue presentado en mayo de 2017. Este equipo tiene un diseño amigable que hace que el factor de miedo que tiene a los drones grandes quede a un lado. Esto es algo que agradecen los usuarios poco conocedores, para quienes es mejor contar con un dron pequeño y que venga armado de fábrica.

El cuerpo del Spark cabe dentro de la palma de la mano. Esto es importante ya que puedes despegarlo en la palma de tu mano y lo puedes hacer aterrizar sobre ella también. Aunque, para evitar accidentes, siempre es más recomendable despegar y aterrizar sobre el suelo.

El DJI Spark tiene un peso de 300 gramos y está hecho de un plástico resistente que ayuda a soportar los aterrizajes bruscos. La cámara se encuentra expuesta junto con el estabilizador. Algo que llamó nuestra atención es que no tiene protección alguna para cuidar la cámara.

Rendimiento y aplicación

La compañía DJI nos promete una duración de 16 minutos en la batería, pero ya en el momento del vuelo vemos que en realidad son 13 minutos. Su batería es de 2.970 mAh con un tiempo de carga aproximado de una hora.

Es muy importante recordar que muchos drones tuvieron el problema de batería, la cual se apagaba en el aire. DJI lo arregló actualizando el firmware a través de la app en el smartphone en el mes de agosto.

Su aplicación nos permite manejar el dron de manera más simple. Además, tiene varias opciones predeterminadas que lo hacen muy sencillo de volar. La opción ‘tapfly’ nos permite decirle al dron hacia dónde tiene que dirigirse simplemente tocando el lugar en el smartphone. También tenemos el ‘activetrack’, el cual nos permite seleccionar un objeto y el dron lo seguirá hacia donde se dirija.

Por último, está el modo gesture o modo gesto, con el que se puede controlar el dron con la mano (sí, como si fueras un jedi) Si mueves tu mano a la derecha o a la izquierda, este seguirá tu mano, si quieres tomar una foto debes juntar tus manos y hacer un cuadrado con tus dedos para que el dron tome la foto. Este modo falla constantemente y nos pone un poco en riesgo cuando el dron se acerca para reconocer los movimientos de la mano.

Cámara a la altura

La cámara del Spark resalta gracias a su calidad de imagen y su estabilidad, gracias a sus 12 megapíxeles y grabación a 1080p a 30 cuadros por segundo. Su balance de blancos es rápido y la exposición es adecuada, ideal para que las tomas aéreas queden bien. Por razones del sensor las tomas aéreas de noche suelen tener grano y no verse con mucho detalle, por lo que es mejor hacerlas durante el día.

La aplicación DJI go nos permite editar los videos desde nuestro smartphone para compartir esos momentos especiales en nuestras redes sociales.

Imagen tomada con el Dji Spark.

Manejo con el control y versatilidad

Para el vuelo contamos con el apoyo de @germannube. Estuvimos volando el Spark con todos sus accesorios, esto gracias a la empresa Comunicaciones y Seguridad. Este ‘combo’ consta de 2 baterías, cargador y el control. El dron se puede volar con el celular, pero recomendamos que compres el combo ya que el control le da una mayor versatilidad y alcance de hasta dos kilómetros. El dron con el control es muy sencillo de volar, ya que el mando es muy parecido al control de un PlayStation o Xbox, y eso hace que los movimientos sean muy finos. En cuanto al vuelo con gestos, DJI todavía tiene que mejorar algunas cosas, aunque es una forma de vuelo innovador y que sin duda es el gran diferenciador.

Como opinión personal, no consideramos que sea su mayor fuerte, ya que lo bueno del dron es su tamaño y versatilidad. Los modos de vuelo son muy sencillos de configurar y cuando ya le tienes confianza al dron puedes pasarlo al modo sport, con el cual puedes alcanzar los 50 kilómetros por hora.

Control del Spark junto con el smartphone.

¿Vale la pena comprar el DJI Spark?

Spark
El Spark en su estuche para guardarlo.

La respuesta es un indudable sí. Es un dron pequeño, plegable, y que lo puedes llevar a cualquier parte. La cámara para temas de diversión es más que suficiente. Es un dron hecho para entretenimiento y para todo tipo de personas. El DJI Spark es toda una revolución y no tiene nada que envidiarle a su hermano mayor, el Mavic. El costo del dron es de 600 dólares con una sola batería y sin el control solo para manejar con el celular. En combo, el precio es de 800 dólares (incluye dos baterías, cargador para 3 baterias, estuche y el control).

En Experiencia Dron podrás conocer el Spark, y por qué no, llevarte alguno. Durante el evento se realizarán talleres y exhibiciones con productos de DJI.

Te dejamos a continuación con un video de la experiencia vivida con el dron:

Imagen: ENTER.CO

Omar Higuera

Omar Higuera

Un libro y una película son dos mundos totalmente diferentes, pero que se complementan. Comunicador Audiovisual y Multimedia con ínfulas de diseñador web. Apasionado por la innovación y la animación.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos