Servidores virtuales: una herramienta para transformar las pymes

Los servidores virtuales permiten ahorrar dinero y tiempo a las empresas.
Los servidores virtuales permiten ahorrar dinero y tiempo a las empresas.

¿Sabias que las empresas, sin importar su tamaño, pueden  acceder a herramientas tecnológicas que les permiten gestionar sus procesos de facturación, contabilidad, correo electrónico, bases de datos, inventarios y CRM, entre otros?

Pues cada vez es más fácil virtualizar todos estos servicios para que empresas, especialmente las pequeñas, puedan aumentar su competitividad.

Todos estos procesos ocurren en servidores, máquinas robustas que cuentan con alto poder de cómputo y almacenamiento, las cuales requieren ciertos elementos para su instalación y mantenimiento. La costumbre, hasta hace algún tiempo, era que las empresas instalaran servidores para soportar su operación virtual. Para ello era necesario contar con un espacio físico con unas características especiales que garantizaran la óptima operación de las máquinas. Estos requerimientos llevaban a que las pequeñas empresas encontraran dificultades a la hora de acceder a este tipo de tecnología. 

Sin embargo, los tiempos han cambiado. Los servidores físicos ya no son una regla y los operadores de comunicaciones han optado por ofrecer servicios derivados de la operación de servidores virtuales, los cuales permiten que muchas compañías compartan estos recursos físicos.

Esto es lo que se conoce como servidores virtuales, una tendencia que ha llegado a las pequeñas compañías, las cuales ahora pueden acceder más fácilmente a tecnologías que antes estaban reservadas para grandes firmas.

Ahora las pequeñas y medianas empresas (pymes) tienen la posibilidad de acceder a servido- res virtuales muy potentes alojados en la nube, en lugar de instalar las máquinas físicas en las oficinas. Mientras este último modelo demanda instalación y mantenimiento, a la vez que tiene capacidades técnicas limitadas, con los servidores virtuales es posible disfrutar de la mejor tecnología bajo demanda y respaldada por proveedores de telecomunicaciones que se encargan de toda la parte operativa.

Beneficios tangibles de los servidores virtuales

Los servidores virtuales  hacen parte de las múltiples soluciones que brinda la nube y es evidente que el uso de esta tecnología adquiere cada vez mayor protagonismo en las empresas. De acuerdo con análisis de la firma de investigación Gartner, el mercado de computación en la nube (cloud computing) generó en el mundo 210.000 millones de dólares en el 2016. Por su parte, informes de IDC y Cisco revelan que por lo menos un 50 por ciento de las compañías emplea alguna modalidad de computación en la nube como puede ser infraestructura, software o plataformas como servicio.

Con esto en mente, los servidores virtuales se convierten en una opción viable para las pymes que están buscando implementar herramientas tecnológicas que puedan ser administradas y gestionadas desde Internet. Esta característica no solo facilita el acceso de los  colaboradores  de la empresa, de un servidor tradicional y los costos derivados de dicho mantenimiento.

Según Isam Hauchar, director corporativo del segmento empresas y negocios de Claro, los servidores virtuales pueden ser flexibles y escalables, para dar respuesta a la demanda transitoria o en crecimiento de las empresas. “Antes, una empresa que necesitaba poner en funcionamiento un portal, por ejemplo, debía en principio comprar un servidor. Esto ya implicaba inversiones, desgaste, tiempo de implementación y riesgos”, comenta Hauchar, y agrega que si se adquiría uno pequeño, este podía no alcanzar a cubrir las necesidades; si era uno grande, se gastaba dinero adicional y se terminaba comprando una capacidad que seguramente nunca se usaría.

Otras ventajas

La ventaja de los servidores virtuales, comenta el directivo, es que permiten elegir, de forma instantánea y sencilla, las opciones de procesador, disco duro, memoria y sistema  operativo acordes con los objetivos del negocio, y modificarlos en la medida en que la empresa lo requiera. De acuerdo con Isam Hauchar, de Claro, es fundamental perderle el miedo a la implementación de herramientas tecnológicas como esta ya que “hoy en día es  más simple acceder a ellas y las compañías proveedoras de servicios TIC están en una labor constante de acompaña- miento en este proceso».

El ahorro con el uso de servidores virtuales frente a los físicos es evidente. En primer lugar, la empresa no debe asumir costos de equipos, ya que estos los ofrece el proveedor contratado, además de que no se requiere contar con un espacio físico para el centro de cómputo en el que se alojan los servidores físicos. Así mismo, tampoco hay inversión en sistemas que son necesarios para mantener la tecnología funcionando, como aquellos de enfriamiento, energía regulada e ininterrumpida o sistemas anti incendio.

De otra parte, las empresas pueden disfrutar, sin necesidad de hacer implementaciones adicionales, de sistemas de monitoreo y seguridad (antivirus, firewall), sistemas de respaldo, soporte 7×24 en español (si la compañía es local), así como mantenimiento y soporte.

Imágenes: iStock

Claro Colombia

Claro Colombia

En Claro entendemos, escuchamos y ofrecemos a las pequeñas y medianas empresas de Colombia soluciones integrales de tecnología, que se ajustan a sus estrategias de negocio y principales necesidades. Estamos convencidos de que un oportuno conocimiento, acompañamiento y acceso a las herramientas tecnológicas contribuyen a aumentar su productividad y competitividad de las empresas en un mundo globalizado.

Ver todos los posts

Archivos