Factoring, las ventajas para tu empresa y por qué considerarlo

Factoring - Aspel

Tener un emprendimiento o una pyme necesita de dinero en constante movimiento. Para pagar nómina y gastos de la empresa. Pero muchas veces tener liquidez constante no es posible; debido a que los procesos de pago de los clientes pueden alargarse o por otras tantas razones. Es entonces cuando muchos acuden al factoring.

El factoring, como lo explica la superfinanciera, es una herramienta que constituye una forma de negociación de facturas comerciales y de títulos contentivos de deudas provenientes de ventas. Esto quiere decir que una entidad, en su mayoría financiera, “compra” o paga el monto que sumen las facturas pendientes por cobrar de una pyme o emprendimiento para después hacer la cobranza de dichas deudas. ¿Qué ganan ellas? Usualmente, quedarse con el 10 % del total a liquidar. ¿Cuál es el beneficio para tu pyme? Recibir casi de manera inmediata el 90 %. 

Esta modalidad, en 2018 movió $150 billones de pesos colombianos y en 2019, alrededor de los $160 billones, según datos de Asofactoring. Estas cifras solo demuestran que es una modalidad muy popular, especialmente entre las pymes porque muchas de ellas no tienen acceso a productos de financiación formal. Además, su proceso es muy simple, solo requiere de copia de la factura y su original, la cámara de comercio, el RUT, la relación comercial entre la empresa y el cliente, y algunos miran la calidad crediticia de las partes.

Si tienes dudas en cuanto a la factura y su copia, gracias a la Ley de crecimiento 2010 de 2019 artículo 18, la facturación electrónica está incluida, siempre y cuando cuente con validación de las Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN). Así mismo es recomendable que la empresa con la que estás haciendo el acuerdo de factoring hayan adaptado sus sistemas tecnológicos con lo dispuesto por la entidad. 

“Una de las ventajas de la facturación electrónica es que no solo se tendrán todos los documentos necesarios para hacer la transferencia de estos títulos de valor a un clic de distancia; también se tendrán los documentos organizados y de acuerdo con el software que se esté trabajando se podrá saber qué deudas podrán seguirse manejando –porque ya se inició un proceso de cobranza– y con cuáles podría hacerse factoring. Herramientas como ADM, además de realizar facturación electrónica, con todos los requisitos y certificados, también permite hacer este tipo de procesos mucho más sencillos y rápidos”, explica Katherine Ayala, Brand Manager de Aspel en Colombia 

De este modo, las pymes y emprendimientos pueden obtener liquidez sin endeudarse. Hay empresas dedicadas exclusivamente a esta actividad, el único requisito legal que tienen es estar legalmente organizadas e inscritas a la Cámara de Comercio; aunque los bancos son quienes más llevan a cabo este tipo de negocios. 

¿Por qué factoring?

El factoring tiene varios beneficios. Por un lado, como ya lo mencionamos, evita que las pymes y emprendimientos se endeuden con entidades financieras. Lo que les permite tener ese recurso extra en caso de una emergencia; ayudándoles a fortalecer su historia crediticia al no acudir a este tipo de servicios repetitivamente y ahorrándoles costos de intereses. 

Por otro, evita costos de cobros a deudores, estos pueden variar desde llamadas telefónicas, transporte y otros. Cuando una entidad hace factoring con tu emprendimiento o pyme significa que esta se hará cargo del proceso; también estará aceptando la probabilidad de que un deudor decida no pagar o de negociar para que lo haga a cuotas. Dependiendo de tu tipo de contrato esto puede afectar o no. Finalmente, tendrás a tu disposición el dinero en cuanto el contrato o acuerdo de factoring se realice. 

Probablemente muchos consideran una desventaja el hecho de que la empresa con la que hagas el acuerdo de factoring se quede con un porcentaje del dinero que en otras circunstancias recibirías completo. Pero acá es cuando los expertos te recomiendan hacer cuentas, mirar las tasas de interés en caso de que decidas sacar un préstamo en un banco y tomar decisiones basándote en estos resultados. 

¿Qué cambia con la facturación electrónica?

Factoring - Aspel

Uno de los problemas a los que se enfrentaban las empresas que realizan Factoring con las facturas electrónicas es que, al ser documentos digitales, no había manera de certificar que este título de valor ya hubiera sido usado en otra transacción. En el modelo físico al entregar la factura original y sus copias no había forma de venderlas a otras entidades. Por esto, en Colombia la Ley 1753 / 2015 habilita la creación del Registro Único de Facturas Electrónicas. De este modo, se tiene una base de datos que recopila las facturas que ya están negociadas y las que se pretenden negociar. 

“Estos registros funciona de manera automática por lo que el proveedor de software garantiza que las facturas además de estar en regla con la DIAN, se registren sin tener que hacer más. Uno de los beneficios de la facturación electrónica. Esto significa que si la empresa de factoring con la que se hace el acuerdo tiene las herramientas tecnológicas apropiadas, no hay procedimientos extras a los que se tenga que incurrir”, puntualiza Ayala.

Imagen: Aspel. 

 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos