YouTube suaviza sus normas para sus creadores populares

Youtube

Ser creador de contenidos en YouTube no es tan buen negocio como parece. De hecho, algunos de los youtubers de nicho argumentarán que el principal enemigo de ellos es la misma plataforma que usan para publicar su material. El cambio en políticas de monetización, la forma en la que el algoritmo destaca contenido e incluso los fiascos que en ocasiones repetidas ha generado su sistema de detección de violación del código de conducta han creado brechas que, para dar un ejemplo reciente, culminaron con la creación del primer sindicato de youtubers en Europa.

Pero, de acuerdo a un reporte del Washington Post, ciertos canales en la plataforma tienen ‘corona’. El artículo, para el que se entrevistó a 11 moderadores de YouTube (cuya función es identificar reclamos por violación a las reglas de comunidad y actuar conforme a lo establecen las formas de la plataforma) afirma que los creadores de contenido más populares suelen salirse con la suya con mucha más frecuencia que aquellos que no traen mucho dinero a la mesa de YouTube. De acuerdo a la pieza, youtubers como Logan Paul, Steven Crowder y Pew Die Pie, “a menudo reciben un tratamiento especial en forma de interpretaciones más flexibles de las pautas de YouTube que prohíben el discurso degradante, la intimidación y otras formas de contenido gráfico”.

Youtube

Por plata (al parecer) hasta YouTube baila

La razón por la que YouTube aplica con tanta suavidad las normas a estos creadores es bastante obvia. La plataforma se sostiene económicamente a través de videos pautados y para ella son especialmente lucrativos aquellos que reciben miles de millones de visitas, como los de los canales mencionados antes. El remover uno de estos contenidos o imponer alguna sanción que les impida monetizar sus videos supone una pérdida importante para el bolsillo de la plataforma.

Una muestra de esto está en que los moderadores de estos contenidos no tienen la autorización completa de remover los videos de la plataforma, sino que deben acudir a un canal superior para verificar si el video, puede o no correr anuncios. El artículo afirma que a menudo, “sus recomendaciones para eliminar la publicidad de los videos que violan las reglas del sitio fueron frecuentemente anuladas por los superiores en YouTube cuando los videos involucraban a creadores de contenido de mayor perfil que traían más publicidad”.

No solo esto, sino que los mismos moderadores no terminan por entender la manera en la que las reglas para moderar contenido en YouTube funcionan, refiriéndose a ellas como “ineficaces y contradictorias, decisiones a dedo, políticas constantemente cambiantes y una percepción generalizada de estándares arbitrarios cuando se trata de contenido ofensivo”.

La norma se aplica, pero solo a los que no monetizan

Para ser justos con YouTube, este año la plataforma ha eliminado varios canales de renombre con contenido de odio, así como el hecho de que eliminara muchos de los videos de bromas peligrosas o contenido sexual. La plataforma incluso llego al punto de modificar su algoritmo para que no recomendara con tanta frecuencia los videos de teorías conspirativas. Así, la queja no está en que YouTube a sus anchas permita este tipo de contenido.

La molestia se encuentra en que, como muchas de las decisiones recientes, parece que a la plataforma solo le interesa lo mejor para sus creadores cuando son populares. Mientras, los canales más pequeños luchan contra los bots que de manera errónea categorizan videos como violaciones, pero los youtubers más grandes gozan de una moderación que ahora parece más de estética que cualquier otra cosa.

En momentos como este se recuerda el caso de Logan Paul hace un par de años, en el que youtuber subió un video en el que mostraba el cadáver de un suicida en un bosque de Japón. Pese a que, casi de inmediato, se presentaron múltiples quejas para solicitar que fuera removido y que Paul fuera sancionado, tomaron horas (dentro de las que el video en cuestión recibió todavía más visitas) y un boicot virtual a la plataforma para que este fuera eliminado.

Imágenes: Max Pixel

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos