Reseña: ‘Raya y el último Dragón’

‘Raya y el último Dragón’ es una buena película y aunque su historia se siente como una maratón, el resultado sigue siendo una película familiar perfecta.

Desde 2020 no teníamos un estreno en cartelera en marzo. Es extraño decirlo. Pero después de un año con la mayoría de salas de cine cerradas, el que Disney saque un nuevo filme de alguna manera se siente extraño. En especial, considerando que ‘Raya y el último Dragón’ es una nueva historia original en vez de alguna franquicia bien establecida. En el caso de Colombia, tendremos la posibilidad de ver la cinta en las salas de teatro y a través de la plataforma pagando con 49.900 pesos en Premier Acces.

Siendo una nueva historia de Disney, lo que muchos se pueden estar preguntando es si vale la pena invertir este dinero o la apuesta que es hoy ir a una sala de cine. De manera resumida,  ‘Raya y el último Dragón’ tiene lugar en Kumandra, un mundo en el que, después de una guerra para detener a monstruos conocidos como los Drunn, los dragones han desaparecido y los humanos sobrevivientes se han dividido en cinco naciones. Después de que un intento por reunir a las naciones fallara, Raya deberá buscar al último dragón para evitar que lo que queda de la humanidad desaparezca.

‘Raya y el último Dragón’ es una película que, pese a no ser un clásico inmediato del estudio, demuestra que al menos hoy le apuesta a sacudir un poco la fórmula y apostar por historias más interesantes familiares. Uno de los puntos a favor es que sea una cinta que combine la simplicidad de su historia con un sentido de la acción entretenido. También cuenta con un elenco de personajes predecible, pero con encanto. La principal queja que podríamos tener es que se siente más como un producto que habría aprovechado una serie en Disney+ y no las menos de dos horas que se le dio en el teatro.

En Disney+, pero de la manera incorrecta

Raya y el último Dragón

Uno de los mejores puntos de Raya está en el mundo que crea. La idea de este continente, antes conocido como Kumandra, es atractiva. En términos visuales, el equipo a cargo se esforzó en crear identidades para cada una de las naciones que permite crear una imagen clara de quienes son: mercaderes, vikingos, estrategas o sobrevivientes. Los colores, música e incluso vestimenta dan cuenta de un mundo que parece a momentos mucho más interesante que la trama predecible que puede tener su historia.

Aquí está uno de los problemas de esta historia y es que pasa muy rápido y muy por encima de este mundo y de sus personajes. En menos de 2 horas Raya recluta a un equipo y viaja por las cuatro naciones. Pero el vistazo que vemos de ellos, de donde viven y de los elementos que los diferencian (o por los que resienten) de sus naciones hermanas siempre deja la sensación de que solo rozamos las capas más superficiales.

Mientras que terminaba ‘Raya y el último Dragón’ no me podía quitar la sensación de que esta historia habría sido una mejor serie animada de Disney+ en vez de una cinta. Es posible que al final de cuentas este sea el plan a largo plazo. El llevar algún tipo de historia alternativa al servicio y el merecido tour a las motivaciones y vidas de estos personajes. Pero, al menos en lo que a nosotros respecta, es quizás la falla más grande de una historia que tiene el potencial de más, mucho más.

Saliendo de la zona de confort

‘Raya y el último Dragón’ no es una cinta única de su tipo. Pero, al César hay que reconocer lo que es del César. Disney con esta historia le apostó a contar una historia que rompiera algunos de los elementos más tradicionales que suele manejar. No solo porque nos alejamos de las historias de princesas, sino además porque toma ciertas rutas poco convencionales para lo que usualmente ha sido su bastión de lugares comunes.

Por ejemplo, ‘Raya y el último Dragón’ es una cinta con mucha acción. La película tiene algunas excelentes peleas marciales animadas y persecuciones interesantes. Sin musicales, pero sí muchos enfrentamientos, se trata de una película que es entretenida porque pocas veces se siente que está estancada en algún momento innecesario o que se entretiene mucho en los elementos más aburridos.

Y de nuevo, en esta cinta se siente que Disney está dando pasos de bebe para al menos no entregar la misma historia de siempre. Raya sigue siendo una princesa Disney (mascota tierna y todo), pero al menos ahora no necesita ser salvada o requiere de un personaje masculino dentro de su historia. Es una cinta en la que no hay ‘malos’, pero mantiene la idea de que debemos salir con una lección de vida para los niños que sea bien clara.

La temática de siempre

Raya y el último Dragón

Mientras que Pixar sigue buscando el hablar de temas diferentes, por ejemplo la diferencia entre querer algo y necesitar algo, Disney se mantiene en sus lecciones familiares de siempre. En este caso, es la necesidad de superar las desconfianzas y trabajar juntos. ‘Raya y el último Dragón’ no pretende entregar estregar esta lección de alguna manera sutil o incluso particularmente innovadora. La protagonista es traicionada al inicio de la película y, conforme reúne a su grupo compuesto por alguien de cada nación, el mensaje se hace más  y más evidente.

El que Disney Animation no sea tan original al momento de entregar su moraleja no es un problema. Es una cinta perfecta para ver en familia y que los padres salgan contentos de que sus hijos encuentren alguna lección valiosa en la hora de película familiar. Pero es también una advertencia para aquellos adultos que quizás compren la película esperando algún momento personal como el que ofrece ‘Soul’. La cinta más reciente no es complicada, llena de simbolismos o ideas construidas con sutileza.

Conclusión: para ver en familia 4/5

‘Raya y el último Dragón’ es una buena película. Sin duda nos habría gustado ver más de su mundo y que exploración no se sintiera como una maratón sin descanso. Pero el resultado final sigue siendo una película familiar perfecta para el fin de semana. También es posible que tengamos más a futuro de sus personajes, considerando que todo lo entregado parece planeado para crear un par de series alrededor. Por el momento, es una película fácil de recomendar si quieres ver algo entretenido o poner una película a los niños con una lección fácil (e importante) de aprender.

Imágenes: Disney

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Buena película… Los puntos malos señalados en la reseña creo que son más por encontrarle algo malo a pesar de no tener de dónde. Coincido en que es una buena película para ver en familia.

Archivos