Evaluación: WandaVision

Después de un año sin Marvel, WandaVision llegó para salvar el día. La primera serie del MCU (siglas para Universo Cinematográfico de Marvel, en inglés) era quizás uno de sus productos de los que no sabíamos qué esperar. Un sentimiento extraño, después de más de una década de héroes y villanos de Marvel en la pantalla grande. Era la prueba de si la idea de llevar estas historias a Disney+ era algo más que una estrategia comercial para obligarnos a adquirir el servicio o, si por el contrario, era la posibilidad de explorar historias de maneras diferentes.

WandaVision toma lugar poco después de los eventos en ‘Avengers: Endgame’. Sin embargo su primer capítulo no nos muestra el mundo que solíamos conocer, sino que nos lleva a una versión de un pueblo Westview que parece sacado, de manera literal, de una serie de comedia de los años 50. Allí nos encontramos con una Wanda y con un Vision… lo que es extraño porque el sintezoide debería estar muerto. Este es uno de los primeros misterios que deberán ser resueltos en esta historia, que no es nada de lo que parece.

WandaVision es la prueba de que el MCU ha ganado. Es la historia más original que hemos recibido en años del universo de películas y la muestra de que el potencial por explotar de sus héroes está lejos de cualquiera de nuestras expectativas. La manera en la que WandaVision utiliza su formato para crear este híbrido entre serie de comedia/misterio es espectacular. El nivel de detalle y las referencias, que en algunos casos rompen multiversos, le dan un toque único a esta historia. Quizás su mayor falla está en que este espectáculo presenta promesas que no puede cumplir (algunas de ellas, porque son impuestas por nosotros), pero fuera de este detalle WandaVision es un éxito completo. Un hechizo que nos atrapa por completo.

Mi bella bruja

Cuando se anunció la decisión de presentar ‘WandaVision’ en el formato de comedia, pocos entendían la razón. ¿Acaso Marvel Studios había perdido la cabeza? ¿Qué rayos tenían que ver las risas pregrabadas con la historia de dos de los vengadores? Esta sensación se perdió de inmediato cuando el primer episodio llegó y descubrimos que el formato no solo funcionaba, sino que además le daba al show un aire único y que no podía ser replicado.

El viaje en el tiempo a través de la comedia de la TV que entrega WandaVision es un placer visual. Marvel Studios no rebajó los golpes en hacernos sentir que estamos viendo una serie de los 40 u 80. La elección de planos, el estilo de las animaciones, la música, los vestuarios, la enunciación de los actores… para aquellos como yo que aman la TV, la primera razón para ver WandaVision radica en la cita inevitable con este museo de referencia a esposas ‘embrujadas’ o familias de clase ‘en el medio’.

Pero luego está la elección de combinar esta idea con una historia de suspenso. Si los momentos de comedia de WandaVision son impresionantes (en gran medida por el talento de Elizabeth Olsen y Paul Bethany), aquellos en los que cambia el tono y se convierte en una serie de misterio son igual de sorprendentes. La pantalla de ‘Please Wait’ será para siempre uno de los grandes villanos del MCU, al dejarnos en un estado constante de catatonia cada vez que un nuevo capítulo terminaba y descubríamos un nuevo misterio por descifrar.

En WandaVision el trauma es una historia

Quizás una de las sorpresas más grandes que sigue teniendo el MCU es su capacidad de adaptar algunos de los arcos más interesantes de los cómics a su propia manera. En el caso de WandaVision su equipo decidió que esta era la mejor oportunidad de explorar el trauma de su protagonista, vinculando la historia con uno de los mejores arcos de los cómics: ‘House of M’. Y la manera en la que la historia refleja esta idea no solo es creativa, sino altamente efectiva.

Sugerimos realizar una repetición de los episodios, pues al regresar a los primeros capítulos el dolor del trauma de su protagonista es mucho más evidente y la tragedia se resalta con aquellos momentos en los que se ve confrontada a afrontar la realidad de la ilusión que la rodea. Los últimos capítulos en particular resultan brutales, al permitir todo el drama emerger a la pantalla y permitir conectar con personajes que en otras películas solo habían tenido roles secundarios.

La magia está en los detalles

WandaVision es la capacidad de sorprenderse en cada capítulo. Es una serie creada con la intención de que el espectador de manera frecuente esté buscando nuevas cosas o se sorprenda con la creatividad del mundo de la serie de Disney+. Por ejemplo, está el hecho de que se apoyara en elementos como los temas de inicio para crear un ambiente claro. Luego está el uso de comerciales para generar 100 de teorías (solo una pequeña porción de ellas correctas). La inclusión de actores sorpresa que le dan por completo una vuelta a los límites que ahora tiene Marvel para complacer a sus fans…

Pero también está la elección del cast. Mónica es una adición más que bienvenida, que sin duda probará ser fundamental para la inevitable versión femenina de los vengadores. El regreso de Darcy Lewis  (Kat Dennings) y Jimmy Woo (Randall Park), demuestra que los personajes en el MCU pueden ser todo, menos secundarios. La adición de Agness (Kathryn Hann) demostró que la persona a cargo de casting en el MCU sigue siendo la mayor estrella del MCU. Incluso la aparición sorpresa de Evan Peters demostró que son estos pequeños regalos los que hacen de una serie verdaderamente memorable.

Un hechizo que pierde potencia al final

WandaVision

El encanto de WandaVision no es perfecto. El último episodio, en particular, se siente mucho menos estable en términos de las emociones que genera. Sigue siendo un muy buen capítulo para TV, pero sin duda uno de los mayores defectos de WandaVision es que la serie falla en cumplir con las mismas expectativas (que de manera no intencional) se creó.

De hecho, la mayor falla de WandaVision está en que muestra el problema que seguramente tendrán muchas de las historias que veremos en Disney+: las limitaciones impuestas y el impacto máximo que pueden tener en la narrativa del MCU. En el caso de WandaVision los fanáticos especularon sobre la aparición de Mr. Fantástico, con la confirmación de los mutantes en el MCU, con un cameo de Dr. Strange, con una puerta a otros multiversos… las posibilidades parecían infinitas, precisamente porque no consideramos que al ser una serie, su efecto (por ahora) no podía ser tan amplio.

El problema de una serie como WandaVision (y quizás la corrección a hacer) está en que es imposible crear una historia de este tipo y poner el freno al momento de abrir las colaboraciones o impactos. A estas alturas la idea de un universo conectado exige de Marvel el hacer que sus historias pasen de ser algo más que relatos cortos bellos, pero cuyo valor no conoceremos hasta muchos años después. WandaVision se recupera algo de este efecto al permitir cumplir con la fantasía de ver a la verdadera Bruja Escarlata… pero todavía nos falta algo más.

Conclusión: 4.5 – Atrapados en el Hex

WandaVision

Como experimento, WandaVision cumple con la condición obligatoria de dejarnos emocionados por el futuro del MCU. Es un producto original, perfecto para ser repetido varias veces y seguir encontrando nuevas pistas escondidas a primera vista que quizás no vimos. Sus personajes son las estrellas de este show y la muestra de porque el MCU se ha convertido en el titán que es hoy.

Imágenes: Disney+


Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Me gusta mucho la reseña de la serie, sin embargo, como el mismo texto lo señala, los fallos que se ven en ella (particularmente en su capítulo final) no le son inherentes sino que surgen de las altas expectativas que se formaron algunos espectadores. Tener una historia de afrontamiento del duelo y la evolución de una heroína me parece más que adecuado para este show, lo demás fue pura especulación.

Archivos