Evaluación: Falcon y el Soldado del Invierno

Falcon y el Soldado del Invierno

Después de ‘WandaVision’, la pregunta de muchos no era si ‘Falcon y el Soldado del  Invierno’ sería buena. Era claro que Marvel Studios no estaba subestimando sus historias para Disney Plus. No, la pregunta era si podía superar la marea que elevó la historia de la Bruja Escarlata. Algo que resultaba complejo, pues en el caso de esta historia no había tanto campo para el misterio.

‘Falcon y el Soldado del Invierno’ toma lugar después de los eventos en ‘Avengers: Endgame’. Mientras que Sam debe lidiar con el legado que deja Steve Rogers atrás, también descubre que incluso siendo uno de los defensores en el planeta, no deja de ser un afroamericano luchando por sobrevivir en los Estados Unidos. Mientras tanto, Bucky Barnes debe comenzar a expiar sus pecados ahora que ya está libre de la maldición del ‘Soldado del Invierno’… o al menos eso es lo que él cree.

La nueva serie de Marvel mantiene la calidad. Es un show que tiene un enfoque diferente a WandaVision y, por eso, es más fácil apreciarlo. Está plagado de detalles y referencias a la larga historia de los cómics de ‘Capitán América’, pero planta estos huevos de Pascua de manera distinta a la de su predecesora. Las escenas de combate están bien ejecutados y el show hace un buen balance de la acción con aquellos elementos más emotivos. Su mensaje podría ser mejor entregado y, en especial en el último capítulo, Marvel pretende cobrar premios sociales que nunca se ganó, al menos no con su tono tibio.

Acción al mejor estilo de ‘Capitán América’

Falcon y el Soldado del Invierno

Las películas de ‘Capitán América’ pronto se convirtieron en el sinónimo de cómo debían funcionar las escenas de acción en el MCU. Quizás uno de los mejores referentes sea ‘Capitán América y el Soldado del Invierno’, que al día de hoy cuenta con algunas de las mejores peleas mano a mano (al menos hasta que Shang-Chi traga algo de Kung Fu al MCU). Esta historia no abandona este concepto, sino que lo mantiene a lo largo de su historia.

Las peleas en ‘Falcon y el Soldado del Invierno son’, para no extendernos demasiado, entretenidas. La ejecución de muchos de los combates tiene el dinamismo que esperamos (y exigimos) de las películas que tengan relación con el Capitán América. El quinto episodio, en particular, destaca por utilizar al máximo esta idea y demostrar que Marvel también puede coordinar una buena pelea, incluso cuando esta no está dirigida a la pantalla grande.

Esta es una serie que está plagada de acción. Todos los capítulos hay algún combate. Es una serie que entiende que parte del atractivo está en ver a Falcon utilizar maniobras tridimensionales para salvar a un civil o ver a Bucky utilizar su brazo y golpear tan fuerte que consigue romper el asfalto.

Referencias y transformar la historia

Sigue gustando que Marvel entiende que parte fundamental de la receta está en las referencias ocultas. Uno pensaría que serían más difíciles de plantar, considerando que no es una historia con las mismas libertades creativas que tenía ‘WandaVision’. Pero de maneras diferentes el show consigue mantener esa costumbre de los shows de Disney+ de jugar dónde está Waldo para encontrar en dónde se encuentran escondidos los secretos, guiños a los cómics y las historietas que los inspiraron.

La serie, por otro lado, se toma el tiempo de re interpretar de nuevo a sus personajes. Pero aquí es donde se muestra lo mejor y lo peor que puede hacer ‘Falcon y el Soldado del Invierno’. Por ejemplo, en la manera como trabaja a dos villanos, relativamente oscuros, del MCU.

Te puede interesar: El final de ‘Falcon y el Soldado’ del invierno prepara ‘Armor Wars’

En el caso de Zemo, la serie le da mucho más carisma al villano del poco que vimos durante ‘Civil War’. Deja claras sus motivaciones y su visión del mundo a través de las acciones, pero más importante nos presenta al personaje dentro de un campo en el cual podemos verlo apareciendo más adelante. La serie no contradice lo antes hecho, sino que lo expande. No es un megalómano ni tampoco un nazi, solo alguien que tiene una visión rígida de aquellos en el poder.

Pero en el otro extremo tenemos un personaje como Karla, que busca reinterpretar la visión extremista de Flagsmasher. El problema está en que la serie jamás la presenta como un personaje remotamente interesante o incluso uno con el que se pueda sentir empatía. Es una adolescente con poderes y una capacidad para dar discursos particularmente aburridos. Marvel pudo tomar una lección de su Kill Monger de cómo representar a un personaje destrozado por el mundo. Pero en vez de eso tenemos otra villana de cartón, lo que resulta decepcionante, en especial después de Agatha.

Finales y temáticas sociales

Falcon y el Soldado del Invierno

Desde el inicio queda claro que ‘Falcon y el Soldado del Invierno’ quiere hablar de temas sociales. No es algo nuevo y parece necesario al abordar la idea de un Capitán América afroamericano. La serie, tropieza a ratos con esta premisa. Por ejemplo, fue brillante el hecho de que aprovecharan una de las historias ‘olvidadas’ del Capitán América para ejemplificar el problema real que representa para un héroe como Sam Wilson el tomar el escudo en un país reconocido por su racismo. Es genial que una serie como Marvel aborde la idea de que incluso alguien que lucho con el mismo Thanos tiene problemas para ser tratado al mismo nivel que otras personas o solicitar un crédito en un banco.

El capítulo cinco es brillante porque acumula estas dudas y las presenta en momentos emotivos. Es, quizás, el mejor momento de la serie. Cuando consigue alcanzar el balance perfecto entre hablar de estos temas, pero no hacerlo dentro de los clichés de siempre.

Sin embargo, luego llega el episodio final y sin tomarse el tiempo necesario busca resolver todos los temas o arcos incompletos sin entregar una respuesta medianamente satisfactoria. El momento que rompe el encanto del capítulo 5 llega con el discurso de Falcon que, aunque lleno de frases poderosas, se siente más como uno de esos momentos rosa de las películas de héroes de antaño en las que él da un discurso que cambia el mundo y la mentalidad de las personas poderosas. ‘Falcon y el Soldado del Invierno’ cree que estos monólogos heroicos son suficientes Para completar estos temas… cuando no lo son. No pueden serlo.

‘Falcon y el Soldado del Invierno’ Pasando la antorcha 4/5

Quizás por este último punto es que se siente que ‘Falcon y el Soldado del Invierno’ cumple, a medias, el paso de la antorcha. El propósito de la serie siempre fue expandir las palabras de Sam en Avengers: Endgame’ cuando Steve Rogers le entregó el escudo: “se siente como de alguien más”. Pero su capítulo final u un villano con la misma profundidad lastiman los méritos de la que es una buena serie. El show demuestra que, incluso con defectos de fábrica, los productos de Marvel para Disney+ siguen cumpliendo con el requisito mínimo de entretener. Pero, al mismo tiempo, demuestran que quizás seis episodios pueden no ser suficientes para expandir los arcos enteros en una sola historia.

Imágenes: Marvel Studios

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • la verdad me parecio muy cliché el final y como esta la evaluación, los villanos de marvel adolecen de esa profundidad excepto Thanos y Loky, estas series de marvel no son la gran cosa y no amerita pagar por verlas.

Archivos