El celular más caro del mundo cuesta 8 millones de dólares

Si los precios de los operadores como Comcel y Movistar para muchos son altos, ni hablar de lo que cuesta el iPhone 4 Diamond Rose. Foto: Stuart Hughes
Stuart Hughes, quien se especializa en personalizar dispositivos electrónicos para los más ricos, reveló su última creación. Se trata de un iPhone 4 con 500 diamantes.
Si los precios de los operadores como Comcel y Movistar para muchos son altos, ni hablar de lo que cuesta el iPhone 4 Supreme Diamond Rose. Foto: Stuart Hughes

Hay gente que de verdad no sabe qué más hacer con su dinero, no hay otra explicación para la lista de clientes de Stuart Hughes. Este personaje –nacido en Liverpool, Inglaterra– se dedica a personalizar los dispositivos electrónicos de quienes tienen ingresos espectaculares y quieren tener siempre el gadget más extravagante.

El cliente más reciente del señor Hughes es un multimillonario australiano (inglés) que prefiere permanecer anónimo. Eso le va a quedar un poco difícil considerando que ahora él y su esposa tienen dos modelos del celular más costoso del mundo, el iPhone 4 Supreme Desert Rose.

Gracias a las habilidades del joyero, la pareja de magnates ahora ostenta 2 iPhone 4 únicos, cada uno con 500 diamantes incrustados que suman más de 100 quilates. El costo es tan despampanante como el brillo de las piedras: 5 millones de libras esterlinas, lo que equivale a cerca de 8 millones de dólares o 14.400 millones de pesos.

Hughes tiene una larga trayectoria de lograr fusionar como nadie el lujo excesivo con los dispositivos electrónicos, pero éste ha sido hasta ahora su mayor logro. Su tienda virtual también ofrece ‘la consola más cara del mundo’ (un Wii de oro de 300.000 libras esterlinas, es decir casi medio millón de dólares y más de 850 millones de pesos) y varias versiones del iPad recubiertas en metales preciosos.

Luis Iregui V.

Luis Iregui V.

Soy un adicto a la tecnología. Lo acepto y lo celebro. Como buen adicto, tengo toda una historia detrás de mi condición. Comencé con una obsesión por los videojuegos que con los años se transformó en una pasión por todas las cosas relacionadas a la tecnología. Esta manía me ha llevado a mantener mi cuenta bancaria en ceros, siempre a la merced del último gadget, el último juego o el último celular. Intenté satisfacer mi adicción estudiando sistemas en Estados Unidos, pero no quedé convencido y terminé desubicado en Los Andes, graduado como abogado pero frustrado por no tener un futuro tecnológico claro por delante. Para mejorar mi situación, comencé una página dedicada el cubrimiento del mundo de los videojuegos (lapaginadejuegos.com), pero incluso eso no fue suficiente para satisfacer mi apetito digital. Después de muchas vueltas, llego a ENTER.co con el sueño de convertir este sitio en el lugar de referencia para los adictos latinoamericanos como yo, que jamás están satisfechos y viven al borde de sus sillas, pendientes de todo lo que ocurre en el maravilloso mundo de la tecnología.

View all posts

187 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos