Queridos desarrolladores, dejen de usar #BlackLivesMatter

#BlackLivesMatter
Esta semana, Activision Blizzard comprobó porque usar #BlackLivesMatter de manera vacía no tiene mayor sentido, en especial en la era de Intenet.

Lo curioso del mundo conectado en el que vivimos, es que un evento como las protestas en los Estados Unidos terminan por crear eco lejos de sus fronteras. Mientras que las manifestaciones continúan, las figuras públicas y empresas han sido llamadas al estrado para tomar una posición. Ni siquiera las compañías que desarrollan los videojuegos se han salvado de esto. Y, como resultado, hemos visto a empresas a como Niantic, Pokémon Company, Activision, PlayStation, Xbox e incluso portales especializados del segmento publicar en sus redes la pieza que comparte cuatro elementos en común:

– El fondo negro.

– La letra en blanco.

– Un mensaje sobre que se resume a ‘el racismo es malo’ y ‘es tiempo de unirnos’.

– El uso de #BlackLivesMatter

La diferencia es que, en esta ocasión, los fans de los videojuegos no están comiendo callados. El intento de relaciones públicas y empatía fingida suele salir mal en la Internet cuando millones de usuarios recuerdan perfectamente que las acciones y el discurso de estos desarrolladores, ahora en pro de luchar contra el racismo y dar una voz a temas sociales, no coincide.

Te puede interesar: Softbank lanza fondo de US $100M para invertir en compañías con fundadores afrodescendientes

Tomen como ejemplo, Blizzard, desarrollador de ‘Heartstone’. Esta semana la compañía publicó este mensaje, a propósito de lo que está ocurriendo en los Estados Unidos.

“Hoy y siempre, nosotros apoyamos a todos esos que están tomando una posición contra el racismo y la inequidad. No hay lugar para ella en nuestra sociedad, ni en ninguna sociedad”.

Un mensaje muy bonito, al menos hasta que la mayoría de sus fans, de manera rápida, les recordaron cómo el año pasado Blizzard baneó a el jugador profesional ‘Blitzchung’ Wai Chung después de que él expresara su apoyo a las protestas de Hong Kong. ¿Cómo puede una empresa asegurar que apoya a las voces en los Estados Unidos que están pidiendo un cambio, cuando censuró de manera particularmente dura a un jugador profesional que expresó también una posición política? ¿El mensaje es que está bien realizar marchas en las calles, pero no en los escenarios de deportes profesionales? ¿Cuál es la diferencia entre #BlackLivesMatter y #FreeHongKong?

Te puede interesar: La carta a Zuckerberg, ante negativa de moderar a Trump

Y es una sensación similar a la que generan muchos desarrolladores y publishers de videojuegos estos días. No somos ajenos al uso de crisis o problemas sociales para ganar puntos de relaciones públicas, pero en el caso de #BlackLivesMatter la postura de algunas de estas compañías se siente particularmente cínica. ¿La lección actual es que es necesario protestas en todo un país para que empresas como Activision se tomen la tarea de moderar los nombres de los usuarios? ¿Para que consideren cuestionar la manera en la que han representados a las minorías, no solo afroamericanas, sino también latinas?

Para aquellos que dirán que los videojuegos no deben ser políticos, la realidad es que es imposible que no lo sean. Primero, porque si las compañías van a aprovechar estos momentos sociales para ganar puntos de publicidad, entonces nosotros estamos en el derecho de cuestionar sus acciones hasta el momento y pedir algo más que palabras vacías en un fondo negro. La segunda razón es porque el ambiente en línea al que han evolucionado los juegos ha llevado a que estos elementos sociales y políticos sean ahora llevados a la manera en la que interactuamos. Los racistas y xenófobos hacen parte de la comunidad de videojuegos, los vemos troleando en los chats de Twitch u ofendiendo en las partidas de ‘LOL’ o ‘COD’.

La solución tampoco es quedarse callado o no tomar ninguna acción, como de manera campal ha hecho otros desarrolladores que optan por ignorar lo que está ocurriendo en el mundo, esperando que no pasemos lista y les recordemos que ellos también existen. El punto está en que, de igual manera que gritan las personas que están saliendo a las calles, no es tiempo de reconocer que las cosas están mal, sino de cambiar aquellas que no están funcionando. Es hacer algo más que usar #BlackLivesMatter y nos olvidemos del pasado.

Imágenes: Montaje ENTER.CO

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos