No te pierdas los primeros 15 minutos de ‘Fallout 76’

Bienvenidos a una nueva aventura postapocalíptica de Fallout, pero esta vez centrada en el modo multijugador online. Esto no quiere decir que no puedas cumplir las misiones y dedicarte a explorar el mapa, cuatro veces mayor que el de ‘Fallout 4’, completamente solo, sino que te encontrarás a un montón de otros jugadores en el camino, con los que puedes interactuar, formar equipo y enfrentarte, a menos, claro, de que no quieras. Eso sí, sin conexión a Internet no podrás jugarlo.

Fallout 76Por otro lado, esta vez, a diferencia del ‘Fallout 4’, el ‘Fallout 76’ renunció por completo a la opción de jugarlo en tercera persona y tendrás que meterte en la piel del personaje que usas, y que puedes personalizar a tu gusto al principio, en primera persona, como si realmente fueras tú el que anda por un inmenso mapa, recolectando cuanta cosa te encuentres (porque todo puede funcionar), armando y protegiendo campamentos o cazando cuanto animal salvaje y mutante te encuentres (vacas de dos cabezas, topos asesinos, perros sin pelaje…), para cocinar toda clase de platos (no necesariamente deliciosos) con su carne radioactiva.

No todo te lo puedes comer

Fallout 76Recuerda lo importante que es beber y comer, pero ojo con lo que consumes, puedes aumentar tus niveles de radioactividad, lo que te hará pasar unos muy malos ratos y te querrán hacer volver a tu hogar, el Refugio 76, en donde esperaste desde su construcción, en el año 2076, al Día de la reclamación, cuando los peligros de la guerra y la radioactividad supuestamente habían acabado pero, ¡vaya sorpresa! El día llegó, pero los peligros siguen ahí fuera.

Para leer más sobre videojuegos, ingresa a este enlace.

Mucho de esto que te estamos contando lo podrás ver en estos primeros 15 minutos (que en realidad son más de 15 minutos) en los que verás cómo se puede tocar ukulele y arpa de boca, además de cocinar, cazar, recolectar plantas, construir armaduras, fabricar armas y darle puñetazos a cuanto robot loco y bélico se apareció en el camino.

Imágenes: Capturas de pantalla.

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos