“Reclutar desarrolladores no solo es una guerra de salarios”

desarrolladores
Mientras que el salario atrae a las empresas extranjeras, las condiciones son el gancho de reclutamiento para desarrolladores colombianos

En agosto de 2020 en ENTER.CO publicamos los resultados de la ‘Encuesta de Salarios ColombiaDev 2020′, realizada con 1.703 desarrolladores de diferentes zonas del país. Entre algunas de las conclusiones que entregó el estudio fue que el salario promedio mensual supera los 6.000.000 de pesos colombianos. También se llegó a la conclusión de que la mayoría de salarios se concentran entre los 3 a 8 millones de pesos colombianos.

Lo que lleva a la pregunta ¿Es cierto que los desarrolladores de software en el país están ganando estas cantidades? Y ¿cuál es la razón por la que sus salarios son mucho más competitivos en comparación que otros profesionales? Hablamos con Maribel Corrales,  Regional Manager de Holberton School, sobre la situación salarial del desarrollador de software colombiano.

¿Qué está ocurriendo en el ecosistema de desarrolladores en Colombia?

En ciudades como Medellín estamos viendo el surgimiento de este conocimiento tecnológico como uno de los puntos fuertes de nuestra economía. Como antecedente tenemos Ruta N y el surgimiento de emprendimiento y Pymes tecnológicas que han nacido en la ciudad. Pero además tenemos la llegada de la cuarta revolución industrial. Esto hizo que entendiéramos que nuestra economía tenía que cambiarse mucho más hacía los negocios de conocimiento o tecnología. Y esto, al tiempo, nos hizo entender que uno de los talentos que más se necesitan en el mundo son los desarolladores. Estamos hablando de cifras de más de dos millones de desarrolladores en el mundo, proyectadas para los años próximos.

¿Por qué lo buscan en Colombia?

El país tiene una ventaja competitiva enorme. Los salarios. Lo que normalmente una empresa en los Estados Unidos le podría pagar a un desarrollador junior, es quizás las tasas que le puede pagar a uno senior en Colombia. El reto está en educar cada vez más al desarrollador para que sea bilingüe. El segundo reto está en no ‘abaratar la mano de obra’, de manera que esta relación de sueldos siga siendo atractiva para las empresas internacionales y los desarrolladores ‘made in Colombia’.

En Colombia también tenemos una alta tasa de desempleo. Lo que representó una oportunidad para que las entidades impulsaran este tipo de trabajos. También representó un cambio, pues ahora se creó una derivación en la academia. Cuando las personas que querían acceder a estos trabajos se dieron cuenta que no tenían que estudiar ingeniería, sino que podían acceder a otras formaciones o incluso ser autodidactas para ser desarolladores.

Imagino que la pandemia ha reforzado esta idea

Sí. Y es importante, porque la ventaja es que muchas empresas se han dado cuenta que el trabajo remoto es la manera correcta de dirigir muchas partes de sus operaciones. Hoy, el desarrollador colombiano trabaja desde su casa en Medellín o Bogotá para compañías de todo el mundo. En el caso de las empresas internacionales, también significa que no hay una ‘fuga de cerebros’. No tenemos una migración de talento, sino una importación de ofertas que vienen desde el exterior.

¿Solo les llama la atención el desarrollador colombiano por los sueldos?

Principalmente son los salarios. Pero también hay un tema de cultura y actitud. Las personas que entrena la academia en Colombia no solo aprenden un stack de programación. Son educadas para resolver problemas con herramientas tecnológicas. La razón es que el conocimiento cambia de manera tan rápida, que siempre hay que estar dispuesto a ser ‘re-educado’. La actitud del colombiano es la de “yo puedo no saber esto, pero lo aprendo”. Para una empresa en el exterior este es un valor agregado enorme, pues se trata de una cualidad que le garantiza que la persona va a ser mucho más dinámica y no solo una experta limitada a un lenguaje de programación o una área de conocimiento.

¿Cómo está reaccionando la industria en Colombia? La queja es que dentro del país no se paga tan bien ¿Podemos esperar que compitan con los salarios de afuera?

Esta es una conversación interesante porque viene en dos ejes. Si hablamos de la industria local, como las empresas nacionales desarrolladoras de software, inicialmente se vieron estos sueldos como una amenaza. Sin embargo, y creo que esta es una responsabilidad que todavía está en pañales, necesitamos entender que es una oportunidad. Es un llamado de atención para decirles: si usted concentra su modelo de negocio, no solo en los clientes locales, sino que combina eso con clientes internacionales, va a subir el nivel de la industria en Colombia. También es importante entender que no solo es una guerra de salarios. La generación que hoy que se está educando para ser desarrolladores también está buscando elementos de balance de vida versus trabajo. Tienes a estas personas dispuestas a ganar un poco menor, pero poder trabajar en sus propios emprendimientos, estudiar para ampliar su base de conocimiento o simplemente pasar más tiempo con sus familias. Es una manera diferente de gestionar el talento.

El segundo eje son las startups. Y lo curioso es que estas empresas están teniendo la oportunidad de ofrecer estos mismos salarios ‘internacionales’ a sus desarrolladores, porque ellas han sido invertidas o aceleradas por fuentes extranjeras. Esto les permite pagar estos suelos a sus desarolladores, sin que la brecha de salarios sea sustancial.

¿La demanda de desarolladores va a continuar, o será como esas profesiones de generación que años después todo el mundo estudió para no encontrar trabajo?

Absolutamente va a seguir incrementando. La razón es que cuando hablamos de talento en desarrollo, no solo nos referimos a aquellos que van a ejercer en el desarrollo de software. También hablamos de las habilidades. Porque cualquier profesional, sin importar en qué área esté, debe tener conocimientos básicos. Mañana una empresa no te va a contratar solo para que llenes datos en una plantilla o escribas para un libro. Va a querer que ingreses esa información para una AI o al menos entiendas que la lógica de lo que escribes tiene un fin tecnológico. Si te das cuenta, sin importar el área, cualquier profesional tiene que entender sobre el desarrollo de software. Se convertirá en nuestra base del conocimiento.

También está el hecho de que cada vez son más los negocios basados en tecnología. Hoy no solo abres una tienda de ropa. Ya hay algo más allá del local, empiezas a pensar en abrir una tienda virtual, lo que supone la creación de un e-commerce. Esto demuestra cómo las industrias más tradicionales, están dando estos pasos: salud, transporte, comunicaciones… mientras más industrias se transforman, más aumenta la demanda de profesionales de desarrollo de software.

Imágenes: Foto de hitesh choudhary en Pexels

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Muy acertado, hay que seguir estudiando para continuar siendo competitivos. Es una carrera que exige el constante auto-mejoramiento para no estancarse.

  • Los paises que no mejoran los salarios de un profesional jamas crearan buena economia competitiva y nunca saldran adelante por no ver un futuro en el conocimiento y mano de obra potencial en muchos profecionales.

Archivos