Australia pide que se pueda detectar actividad criminal en sistemas encriptados

Australia

Australia presentó un nuevo borrador legislativo de la mano del Comisionado de ‘eSafety’ en el que asegura que si las empresas de tecnología quieren seguir operando deberán crear un sistema que identifique la actividad ilegal en sus plataformas, aun cuando esta información está encriptada.

Además, será responsabilidad de las empresas denunciar a las entidades cuando se detecte actividad ilegal y de no hacerlo podrían pagar una multa de hasta $555.000 dólares australianos. El Acto de seguridad online 2020 busca disminuir el ciberacoso y contenidos que promueven la violencia infantil, de género y racial.

Te recomendamos leer: Google paga a los medios de Australia por aparecer en las búsquedas.

El acto, además, explica en detalle cuáles son los contenidos que entrarán en la norma. Por supuesto, lo que más preocupa es exigir que los contenidos cifrados o encriptados también sean analizados. Esto significa que se está creando una puerta trasera o que el contenido no está protegido como afirman las empresas. WhatsApp, por ejemplo, no podría seguir basando sus campañas en este tipo de promesas.

También te puede interesar: Los iPhone escanearán imágenes en búsqueda de abuso infantil.

Esto levanta las mismas preocupaciones que la propuesta hecha por Apple la semana pasada en la que un sistema de inteligencia artificial escanearía las imágenes de iCloud y iMessage en búsqueda de abuso sexual infantil en que organizaciones de protección de la privacidad aseguraron que se estaba era implementado un sistema de vigilancia. La empresa aseguró que las imágenes serían escaneadas exclusivamente por máquinas que las cruzaría con una base de datos. Solo aquellas identificadas como peligrosas serían vistas por un equipo humano que tomaría la decisión final.

Por supuesto, buscar prevenir el bullying cibernético, la violencia y abuso sexual infantil es importante; sin embargo, llama la atención como desde lo cibernético la nueva propuesta es romper los esquemas de seguridad que las empresas han desarrollado por años. Si estas deciden aceptar estarían abriendo un precedente para que otros países hagan lo mismo y esto sería un peligroso avance a la vigilancia abierta de los ciudadanos digitales.

Imagen: Rawpixel en Freepik.

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos