¿Cómo conseguir al cofundador ideal al momento de emprender?

cofundador

Por: Andrés Barreto, Managing Director de Techstars

Antes de la idea, el mercado, la financiación o la oportunidad, la herramienta más importante de tu kit de supervivencia es tu cofundador. Aumenta tus posibilidades de supervivencia eligiendo un cofundador que cumpla con estos cuatro requisitos:

1: Admiración mutua.

2: Respeto mutuo.

3: Confianza mutua.

4: Carisma: es decir capacidad de liderazgo.

Sobre el carisma: 

Aunque creas que el mejor cofundador será aquel experto en programación o excelente en ventas o marketing, la verdad es que sin capacidad de liderazgo, tu cofundador no te ayudará a escalar. Personalmente prefiero tener un cofundador que sea buen programador, buen vendedor y un gran líder carismático; en lugar de tener a una superestrella de la programación y el marketing, sin carisma ni habilidades de liderazgo.

Ese carisma y esa capacidad de liderazgo resultan fundamentales a la hora de convencer a los clientes, posibles inversores y empleados potenciales para que te elijan a ti, para que se fijen en tu idea de negocio y no en otra.

Tres de los cuatro criterios mencionados requieren de tiempo porque esa construcción del aspecto ‘mutuo’ es algo vital. 

En la vida de una startup suele haber muchos altibajos, muchas veces son más las caídas que los momentos de éxito, por eso necesitas encontrar a ese alguien con quien puedas sobrellevar todos esos momentos durante los años venideros. 

Asociarte con un cofundador que acabas de conocer probablemente aumente tus posibilidades de fracaso. Por el contrario, si trabajas con alguien con quien has desarrollado una relación de admiración, confianza y respeto a lo largo del tiempo, tendrás más posibilidades de tener éxito.

Como primer paso, te aconsejo construir una lista de cinco nombres de personas que cumplan con esos cuatro requisitos. ¿Y si no puedo pensar en nadie? Entonces recuerda el conocido refrán: “Es mejor estar solo, que mal acompañado”.

Si realmente no puedes encontrar a alguien que se ajuste a esos criterios, trata de recordar los días en la escuela, piensa en tus viejos compañeros de trabajo, busca en tu red de amigos. Si sigues sin encontrar a una persona que cumpla las características entonces quizás deberías considerar irte solo en tu proyecto y ser un único fundador.

¿Cómo convencer a un posible cofundador para que se sume a tu idea?

Ahora que tienes una lista con nombres de posibles candidatos debes llamarlos y reunirte con ellos personalmente. A continuación sigue estos pasos para intentar obtener el sí de tu futuro cofundador:

1 : Verifica qué los motiva: Si conoces bien a esa persona, entonces sabrás qué tipo de cosas lo impulsa ¿Le gustaría cambiar el mundo? ¿preferiría construir algo que le guste a la gente? ¿está interesado en ganar mucho dinero? Sea lo que sea, intenta identificar cuál es su impulsor motivacional para así asegurarte de captar su atención desde el comienzo de la conversación.

2: Confirma su interés en colaborar: Dado que ya hay admiración mutua entonces debería ser fácil demostrarle que harían un gran equipo de trabajo juntos, aún si las cosas no resultan bien, porque tú admiras su trabajo y ellos admiran el tuyo.

3: ¿Contemplaría la posibilidad? Una vez confirmaste su motivación y su interés de trabajar juntos, entonces deberías averiguar si la posibilidad de construir juntos una startup está dentro del ámbito de sus posibilidades. Si la confianza, el respeto y la admiración son mutuos, la idea de construir una startup debería sonar bastante bien para ambos. 

4: Invítalos a participar del proceso de descubrimiento: Sin dudas este será tu argumento final. Una vez has descubierto lo que los motiva, después de confirmar su interés de trabajar contigo y después de contemplar la posibilidad de que construyan juntos una startup, entonces invítalos a experimentar el proceso de construir algo. Si funciona entonces quizás estén listos para construir una empresa alrededor de algo que los motive a ambos. ¡Increíble! ¿verdad? Si no funciona, al menos tuvieron la opción de intentarlo juntos.

¿Cómo dividir el capital de la empresa?

Ahora que encontraste al cofundador de tus sueños surge la siguiente pregunta ¿Cómo deberían dividir el capital de su empresa? La respuesta es muy sencilla: si son dos debería ser 50/50. Si son tres entonces cada uno debería llevarse ⅓, si son cuatro deberían dividir el capital en cuatro partes iguales… Pero, deberías considerar si en verdad necesitas cuatro cofundadores para comenzar una empresa.

Si los valores de los capitales entre los fundadores no están divididos de manera equitativa, esto puede significar una de dos cosas:

1: Consideras que tu cofundador no está a tu nivel, lo que indicaría que no tienes un buen criterio para seleccionar cofundadores.

2: Pese a que tu cofundador está a tu mismo nivel, no lo tienes incentivado. En el futuro esto va a representar un problema, te costará mucho retenerlo especialmente si las cosas no van por buen camino. 

Y qué hay de argumento como…

“Fue mi idea”: la ejecución es más importante que las ideas. Es muy probable que la versión final y exitosa de tu empresa, se vea muy diferente a tu idea inicial.

“Empecé primero”: se necesitan muchos años, a menudo más de 7, para construir una empresa exitosa. Si comenzaste un mes atrás, realmente el que tú hayas empezado no tiene mayor impacto en el largo camino que tienen por recorrer.

“Soy la persona que hace los negocios / la persona técnica”: Todos los fundadores deberían ser capaces de hacer todo. Los grandes fundadores deberían poder construir y vender, aunque quizás sean mejores para una de las dos cosas.

“Yo traje el dinero”: Proporcionar el capital o recaudar fondos no te convierten en un fundador. Solamente si estas realmente entregado a la compañía serás un fundador. 

Incentivos para fundadores de manera equitativa

Ahora que tienes una división equitativa del capital ¿Cómo evitar que el cofundador se vaya después de unos meses con la mitad de tu empresa?

Estos son algunos aspectos legales que pueden utilizar los fundadores para protegerse unos de otros, para proteger a la empresa de sus fundadores y para proteger a los fundadores de una junta hostil.

Trabajemos sobre un ejemplo: Voy a ser tu cofundador y la compañía me va a otorgar 48000 acciones por cada uno de los conceptos legales.

Cliff: 

– Si el fundador permanece menos de 12 meses no hay capital. Es decir, en este caso recibo 0 de mis 48.000 acciones.

– Después de 12 meses, el  25% de las acciones se transfieren instantáneamente. En este caso recibiría 12.000 acciones de mis 48.000 acciones.

Vesting:

– Después del cliff, el fundador concederá 1/36 de las acciones otorgadas cada mes. En el caso de nuestro ejemplo: recibiré 1,000 acciones al mes, además de las 12,000 acciones que gané previamente después del  acantilado,  por un total de 48,000 acciones durante un total de cuatro años. Si me voy en el mes 24 mi número total de acciones es 24.000.

Disparadores de aceleración:

– Single trigger: todas las acciones se transfieren a cambio del control o la venta de la empresa. Ejemplo: digamos que Google compra nuestra empresa en mi mes 24 de consolidación, para evitar que Google me despida inmediatamente después de la adquisición y para evitar que las 24.000 acciones restantes se adjudiquen, todas mis acciones aceleradas se otorgan de inmediato, lo que acelera la  consolidación.

– Double trigger:  algunas acciones se adquieren al momento de la rescisión sin causa justificada. Ejemplo: Esto disuade a los inversionistas, la junta o un cofundador de despedirme si no he terminado con la adjudicación, con el fin de liberar capital para contratar a muchas más personas. 

Consejos para fundadores técnicos

Estas son algunas de las objeciones comunes que escucho de los programadores cuando se trata de construir su primera startup:

«Necesito un director general, ya que no soy bueno o no tengo experiencia en gestión / recaudación de fondos / ventas»

Gestión: puedes ser tan buen director ejecutivo como cofundador de una empresa. Los grandes directores ejecutivos no nacen. 

Te puede interesar: ¿Cómo reclutar un cofundador para tu emprendimiento?

¡Liderazgo! = Gestión. 

Puedes ser un gran líder sin tener que ser un gran gerente. Como CEO fundador, eventualmente podrás reclutar personas que quizás resulten mejores gerentes. El liderazgo no es lo mismo que la gestión. No intentes asociarte con una persona de “negocios” solo porque parece tener talento en las ventas, administración y recaudación de fondos. Más bien asegúrate de que cumpla con los cuatro criterios antes mencionados.

Recaudación de fondos: cuando se trata de la recaudación de fondos, el ajuste del producto al mercado y su tracción resulta más importante que ser muy hábil para recaudar fondos o tener mucha experiencia con inversores. 

Ventas: Los  programadores tienden a menospreciar la figura de ‘los vendedores’ simplemente porque siguen apegados al mal y viejo estereotipo de los ‘vendedores de autos usados’ unos timadores de mala maña. Pero a mi me gusta pensarlo de otra manera, usando la perspectiva de la ingeniería: primero escuchas y defines el problema, luego lo divides en partes más pequeñas y brindas una solución a cada parte más pequeña para resolver el todo. 

Ese es tu argumento de venta. Básicamente, estás ayudando a las personas en las empresas o a los consumidores a resolver sus problemas. Básicamente estás haciendo ingeniería.

Excusa # 2: “Trabajo en ello las noches y los fines de semana. Trabajaré a tiempo completo cuando esté listo / tenga un cliente que pague / recaude dinero»

Estar enfocado al 200% en tu proyecto te permitirá obtener clientes y financiación más rápido que esperar «el momento adecuado». Sabes muy bien que el software nunca está completamente «listo».

Si como el 98% de la gente no puedes recaudar dinero de «amigos y familiares» para desarrollar una idea porque tus amigos y familiares no tienen exceso de efectivo. Pero ya estás recibiendo ingresos por desarrollar software, entonces siéntete afortunado porque probablemente te encuentras en el cuartil superior de quienes reciben ingresos por ello. Quizás sea más fácil para ti ahorrar tres meses de efectivo y recortar tus gastos, de lo que  sería para los empresarios que no reciben dinero por desarrollar software.

En el caso probable de que falles, estoy muy seguro de que seguramente podrás encontrar un trabajo mejor remunerado después de haber sido un desarrollador de software con experiencia empresarial. Conozco más de 80 empresas que buscan activamente personas como tú.

Consejos para fundadores no técnicos

No seas el tipo de fundador que tiene una idea que podría cambiar el mundo y «simplemente» necesitas a alguien que la construya y fondos para pagar el desarrollo de la idea. Lo que debe distinguirte es tu capacidad de ejecución. 

Aquí te dejo algunos consejos sobre lo que debes y no debes hacer como fundador no técnico.

Debes hacer:

1: Un consejo que los fundadores no técnicos no quieren escuchar: aprende a «codificar». El mundo de la programación es muy amplio, en realidad no necesitas ser un experto, pero sí necesitas tener claro qué es lo que está sucediendo bajo el capó. ¿Crees que podrías abrir una panadería sin saber hornear? Seguramente aunque no necesites ser un maestro panadero, saber hornear y entender cómo funciona todo disminuirá tus posibilidades de fallar. Lo mismo ocurre con el software y las startups.

2: Investiga, comprende y estudia sobre el mejor uso de las bibliotecas de programación, los lenguajes y las tecnologías. Puedes aprender al respecto sin necesariamente saber escribir código. Hay un nivel mínimo de alfabetización que necesitas para diferenciar Java vs Javascript (Básico) o cuándo usar GoLang vs NodeJS (intermedio) o cuándo elegir Postgres vs MySQL vs MongoDB (avanzado)

3: Escoge un fundador técnico que cumpla con los cuatro criterios antes mencionados, no solamente porque sepa «codificar». Contratar a un cofundador técnico es mucho más fácil cuando te has esforzado en construir algo primero en lugar de «oye, aquí hay una idea increíble, ¡solo necesito que la construyas!»

No debes hacer: 

1: No sustituyas a un cofundador técnico con una empresa de desarrollo de software, aún si lo hacen mediante un intercambio de efectivo y capital, o de todo el capital.

2: La propiedad intelectual de tu startup debe estar desarrollada por personas que no solo sean empleados directos sino que también tengan posibilidades sobre las acciones. 

3: No te asocies con alguien que no conoces bien. Recuerda que la confianza, la admiración y el respeto mutuos requieren de tiempo para construirse.

4: Recuerda repartir equitativamente con tu cofundador los porcentajes de la empresa. 

Imágenes: Foto de RODNAE Productions en Pexels

ENTER.CO

ENTER.CO

Somos periodistas, blogueros y personas de distintas profesiones con una enfermedad crónica en común: estamos obsesionados con la tecnología y la cultura digital y queremos contagiar a toda Latinoamérica con nuestra fiebre. Vivimos día y noche metidos en este mundo, con el único objetivo de traerles las noticias y novedades más recientes.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos