Científicos estadounidenses planean cómo llegar a otro sol

El viaje a las estrellas es una fantasía de ciencia ficción. O lo era, hasta que la DARPA comenzó a fundar este año esfuerzos hacía esa meta. Imagen: NASA.
Naves del tamaño de un planeta. 'Terraforming', o la capacidad de convertir un planeta hostil en uno habitable. El motor anti gravedad. Todo eso y más podría ser realidad dentro de cien años.
El viaje a las estrellas es una fantasía de ciencia ficción. O lo era, hasta que la DARPA comenzó a fundar este año esfuerzos hacía esa meta. Imagen: NASA.

¿Algún día llegará el humano a viajar a otras estrellas?  ¿O, más específicamente, dentro de los próximos cien años?  Esa fue la pregunta que se hicieron y trataron de responderse docenas de científicos expertos y líderes empresarios este fin de semana en la ciudad de Orlando.

El seminario, llamado el Simposio público de 100 años para una nave estelar (100 Year Starship Public Symposium, en inglés), fue organizado en conjunto por DARPA (agencia encargada de la investigación y el desarrollo para el Departamento de Estado en Estados Unidos) y el Ames Research Center de la NASA, tenía la meta de reunir a las mejores mentes del campo de investigación espacial para discutir posibles soluciones al acertijo del transporte interestelar.

La misión es encarar los desafíos terrestres que presenta el viaje humano a Alpha Centauri, la estrella más cercana a nuestro sol.

El compromiso está en lograr poner las fundaciones para construir una organización no gubernamental que se encargue de fomentar las disciplinas múltiples que se necesitan para avanzar el campo, además de confrontar las dificultades tecnológicas, sociopolíticas y económicas que esa meta implica.

Con una inversión inicial de un millón de dólares para fundar nada más el encuentro, DARPA esperaba comenzar a sembrar semillas en varios campos al discutir las ideas que tuvieran expertos de la comunidad académica, centros de investigación de la NASA, empresarios y miembros del público.

«Logramos nuestro objetivo,» comentaba David Neyland, director de la oficina de tecnologías tácticas de DARPA. «Las discusiones del evento fueron tanto rigurosamente técnicas, como profundamente inspiradoras.»

Se discutió de todo lo que normalmente pensamos que pertenece al ámbito de la ciencia ficción. Las charlas tenían títulos como ‘propulsión termal nuclear’, ‘navegación pulsar y maser’ (métodos para navegar aprovechando formas diferentes de la energía electromagnética), y cosas un poco más extrovertidas, por ejemplo cómo ganarle al límite de velocidad de la luz.

Para eso se requieren tecnologías y materiales que no existen, pero como explicaba Philip Metzger, un físico del Kennedy Space Center de la NASA, «Las tecnologías para hacer esto van a estar aquí dentro de los próximos 100 años.  No tengo ninguna duda.»

Por lo menos existe suficiente optimismo entre los expertos e instituciones como DARPA y la NASA para comenzar a identificar los problemas que se avecinan y construir planes de trabajo para que algún día sea posible. 

Pero además de los gigantescos desafíos tecnológicos que hay que sobrepasar para lograr llegar a Alpha Centauri (se encuentra a 4.3 años luz de nuestro sol, o casí 10 trillones de kilómetros), la realidad de una raza humana que viaje entre las estrellas, a lo ‘Viaje a las Estrellas’ (‘Star Trek’), tiene profundas implicaciones sobre las instituciones terrícolas.

En el campo de la ley, por ejemplo, ya están teniendo que arbitrar sobre la responsabilidad de las naciones en el espacio (con la basura espacial, por ejemplo).  Cuando tengamos la capacidad de viajar libremente en nuestro sistema solar habrá que decidir cómo proceder cuando una nación quiera establecer su soberanía en alguna luna o reclamar un recurso espacial como suyo.

Y eso sin mencionar los derechos de vía en el espacio, cualquiera que tenga familiaridad con la ley marítima conoce los problemas que conllevaría la actividad de transporte privado espacial. 

Cuando se trate de llegar a otras estrellas y hasta colonizar otros mundos también habrá que establecer una reglamentación para respetar los derechos entre naciones y establecer los principios legales en caso de que la misión no tenga retorno.  ¿Por ejemplo, en ese caso, quien tiene autoridad sobre la misión? ¿Los controladores en la tierra o los tripulantes en el planeta extrasolar?

Pero si se tiene en cuenta la seriedad con la que se llevó a cabo este foro en Orlando, podemos suponer que los expertos ya son optimistas, y el sueño puede hacerse realidad dentro de un siglo.  

Notas relacionadas

Sebastián Martínez

Sebastián Martínez

La verdad no me gusta la tecnología. La sigo como un fanático paranoico porque estoy convencido de que los robots van a erigir un imperio mundial algún día. Por eso me dedico a conocer al enemigo íntimamente y no me falta la pelea habitual con uno que otro aparato. Ya he asesinado consolas de juegos, PC, celulares y hasta dispositivos GPS.
Puedo decir, con orgullo, que hasta ahora el mundo no me ha puesto enfrente un robot que no haya podido someter a mi voluntad. Estudié letras y literatura en Estados Unidos para escapar a las exigencias del siglo XXI y la ansiedad de clase media. No me sirvió de mucho, y entonces ahora me dedico la cosa más difícil que he tratado de hacer en mi vida (escribir bien) y prepararme para la futura lucha contra la tecnología desde las filas de ENTER.CO.
PD.
No soy fanboy ni de Apple, ni de Microsoft, ni de Google. Los uso y abuso a todos, incluyendo Linux.

View all posts

6 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • mas facil nos destruimos entre nosotros que viajar a otros sistemas solares , primero tenemos que dejar la barbarie en este mundo.

  • mas facil nos destruimos entre nosotros que viajar a otros sistemas solares , primero tenemos que dejar la barbarie en este mundo.

  • …viaje interestelar… a: los pasajeros suben en el ascensor-espacial hasta la nave que les espera en el asteroide Tutatis, al que colocamos hace ya tiempo en órbita geoestacionaria…LA NAVE DESPEGA►… b: 354 días a 1 G (9.8 mts/seg²) de ACELERACIÓN CONSTANTE (resuelto el problema ingravidez), la nave con sus poderosos motores cohete de Antimateria funcionando sin descanso… c: la nave alcanza Velocidad-Luz y…desaparece…entrando en la «dimensión Supralumínica» donde hay un vacío absoluto y perfecto, ya no hay colisiones contra nada…y sigue viaje a velocidad superlumínica… d: la nave alcanza la mitad del trayecto…»señoras y señores cinturones por favor, durante unos minutos con los motores en Off estaremos en ingravidez durante la maniobra»…la nave gira 180º sobre su eje vertical…motores On de nuevo y empieza a frenar… end: la nave baja de velocidad-luz y…aparece…desciende de nuevo a la «dimensión Infralumínica»…354 días decelerando y la nave está a velocidad cero, el pasaje desembarca en destino, un planeta de la Alpha Centauri B.

  • …viaje interestelar… a: los pasajeros suben en el ascensor-espacial hasta la nave que les espera en el asteroide Tutatis, al que colocamos hace ya tiempo en órbita geoestacionaria…LA NAVE DESPEGA►… b: 354 días a 1 G (9.8 mts/seg²) de ACELERACIÓN CONSTANTE (resuelto el problema ingravidez), la nave con sus poderosos motores cohete de Antimateria funcionando sin descanso… c: la nave alcanza Velocidad-Luz y…desaparece…entrando en la «dimensión Supralumínica» donde hay un vacío absoluto y perfecto, ya no hay colisiones contra nada…y sigue viaje a velocidad superlumínica… d: la nave alcanza la mitad del trayecto…»señoras y señores cinturones por favor, durante unos minutos con los motores en Off estaremos en ingravidez durante la maniobra»…la nave gira 180º sobre su eje vertical…motores On de nuevo y empieza a frenar… end: la nave baja de velocidad-luz y…aparece…desciende de nuevo a la «dimensión Infralumínica»…354 días decelerando y la nave está a velocidad cero, el pasaje desembarca en destino, un planeta de la Alpha Centauri B.

Archivos