¿Pantallas que se autorreparan? Este material lo haría posible

Este material podría ser usado en carros, aviones, puentes, entre otros.
Este material podría ser usado en carros, aviones, puentes, entre otros.
Este material podría ser usado en carros, aviones, puentes, entre otros.

Un equipo de científicos de la Universidad de Illinois desarrolló un tipo de plástico que se puede reparar a sí mismo, lo que podría servir en un futuro para arreglar pantallas de celular sin reemplazarlas, o hasta para  las alas de un avión. Así lo reportó Popular Science

Hace tan solo cuarenta años, el plástico era mucho más usado que el acero. El uso de este polímero que es muy económico y maleable trajo muchas aplicaciones convenientes para la vida diaria, como los porta comida, el teflón y el velcro. También fue muy usado en la construcción de aviones, carros y celulares.

El plástico tiene un pequeño inconveniente, y es que a diferencia de la mayoría de los metales, es muy difícil de ser reparado. Incluso la más mínima fractura compromete su fortaleza. Si alguna vez has intentado arreglar una pata de una silla plástica sabrás que es cierto. Nunca volverá a ser la misma.

La doctora Nancy Sottos, quien trabaja en el área del plástico desde los años noventa, lidera el equipo de científicos que desarrolló un material compuesto que se autorreparan. Actualmente hay dos aplicaciones importantes en las que este equipo ha podido implementar este ‘superplástico’.

La primera consiste en cubrir algunas estructuras de barcos, puentes y molinos con el plástico autorreparador, con el fin de extender su tiempo de uso. Según Sotto, cuando esas estructuras se rayan se comprometen las coberturas tradicionales, lo que causa la oxidación del metal. El plástico funciona con unas microcápsulas que están incluidas en su composición. Cuando el plástico se rompe, las cápsulas se revientan, y liberan resina y un catalizador que se encargan de rellenar la grieta.

Una empresa llamada Autonomic Materials ya está vendiéndole este plástico de autorreparación a empresas de construcción, de acueductos, industrias de petróleo, gas y carbón, entre otros.

Faltan 20 años para ver el material en aplicaciones más críticas

La segunda aplicación es para aquellos objetos que deberían estar hechos completamente de plástico, como los bumpers de los carros o partes de las alas de los aviones, a los que no le sirven las microcápsulas porque una vez se usan ya no funcionan para volver a reparar el plástico.

El otro compuesto que desarrolló el equipo de Sotto contiene unos canales que surten el mismo agente autorreparador que rellena las grietas todas las veces que se requiera. Sin embargo, aún faltan unos veinte años antes de que esa tecnología esté lista para aplicaciones en las que la integridad del material es crítica para la seguridad de las personas, según Sotto.

Otro material

En otro laboratorio, el ingeniero Melik Demirel, de la Universidad de Pennsylvania, creó un polímero cuya reacción autorreparadora se activa con el agua, el calor o la presión. El material funciona simulando el sistema de los dientes de los calamares, los cuales se curan a sí mismos al reconectar los vínculos de hidrógeno que se rompen con los accidentes.

Según Demirel, las uniones de hidrógeno son la forma como la naturaleza conecta todas las cosas, así que el material que se repara llega a su complexión química original y por lo tanto vuelve a tener las propiedades que tenía antes. Hasta el momento este equipo ha reparado juguetes mordidos por perros y fichas de Lego aplastadas. En el futuro, esperan que con este método se puedan reparar cables de fibra óptica.

Otra de las aplicaciones de los plásticos autorreparables está fuera de la Tierra. El científico Scott Zavada, experto en polímeros, desarrolló un material que se podría llevar al espacio. Este plástico contiene un líquido que reacciona en contacto con el aire, y que está entre dos capas de polímeros. Cuando el polímero se rompe, el aire que entra al plástico hace reaccionar al líquido que está dentro, el cual se endurece en menos de un segundo, por lo que se rellenan las ‘heridas’ del objeto. Algún día este material podría servir para reparar los campamentos que posiblemente llevemos a Marte.

Imagen: captura de pantalla (Autonomic Materials). 

Susana Angulo

Susana Angulo

Antes de Internet ya me gustaban la música clásica, los animales,
cocinar postres, y leer cuentos de terror. La tecnología me ha
permitido ahondar en estas y tantas otras pasiones, que sería un error
pensar en la cultura digital como tema exclusivo de 'geeks'. Soy
periodista de la Universidad del Rosario.

View all posts

2 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Es bastante similar al método de la naturaleza al reparar la celulas cuando nos cortamos o tenemos un raspón, es como una costra de la industria, o las manchas solares del sol version polímeros. En la Medicina podría ser muy util para contribuir a diseñar elementos que la medicina no puede reparar.

  • Es bastante similar al método de la naturaleza al reparar la celulas cuando nos cortamos o tenemos un raspón, es como una costra de la industria, o las manchas solares del sol version polímeros. En la Medicina podría ser muy util para contribuir a diseñar elementos que la medicina no puede reparar.

Archivos