¿Se te antoja una comida hecha en una impresora 3D?

Taco 3D 1

Por: Ana María Luzardo

Hay una expresión popular que dice ‘entre gustos, no hay disgustos’ y esto seguramente aplica para muchos restaurantes y comensales de hoy, cuando de comida 3D se trata.

Pues sí señores, como si se hubiera sacado de una película de ciencia ficción, la comida 3D se ha convertido en una revolución gastronómica que cada vez gana más seguidores, y es una realidad gracias a impresoras como Foodini o ChefJet que a partir de un software específico fabrican diversos platos con base en ingredientes de la cocina real.

Se pueden usar alimentos en forma de pastas, geles, polvos y líquidos -que una vez son introducidos en la impresora- inician su proceso de cocción y luego son moldeados como si se tratara de plastilina o arcilla. Aunque el problema de estos equipos está precisamente en la manera en la que se cocinan los alimentos (para que no queden crudos o sean difíciles de consumir), la mayoría utilizan materias primas que no requieren mucho tratamiento como el chocolate o el caramelo, cuya textura es viscosa.

¿Qué impresoras de comida 3D existen en el mercado?

Antes de que surgieran los primeros restaurantes de comida 3D o de que se comercializaran impresoras de comida 3D para hogares, la NASA ya había considerado esta posibilidad para que los astronautas pudieran imprimir su comida en el espacio.

En 2013, el ingeniero mecánico Anjan Contractor de la empresa Systems and Materials Research Corporation recibió un financiamiento de 125 mil dólares para impulsar esta tecnología, y así proporcionar comida a los astronautas que cumplían con misiones espaciales muy largas.

Después de probar la efectividad de esta impresora, Anjan comenzó a trabajar en un proyecto para imprimir pizza: La impresora crea una primera capa de pasta y después –a partir de una mezcla de tomate en polvo, agua y aceite– imprime los demás ingredientes, que básicamente se resumen en una base de proteínas.

Actualmente, compañías como Natural Machines con sede en Barcelona (España) comercializan impresoras de comida 3D para hogares. Su impresora, llamada Foodini, puede imprimir pizza, pasta, tortas, platos a base de chocolate, entre otros, y lo hace por capas: Mediante seis cápsulas para ingredientes (de 120 centímetros cúbicos cada una), lo único que debe hacer el usuario es seleccionar el diseño que quiere en su panel de control e indicar los ingredientes que va a mezclar.

Foodini puede preparar platos para tres o cuatro personas, está conectada a Internet por WiFi y funciona con aplicaciones móviles. De hecho, tiene una pantalla táctil a través de la cual se pueden descargar algunas recetas de cocina que están en la misma impresora o acceder a una biblioteca de recetas en Internet.

También le permite programar la hora de inicio de la cocción, de tal forma que las personas puedan llegar a su casa y encuentren un plato listo para ser consumido. Resulta tan sencillo todo el proceso que para Emilio Sepúlveda, CEO de Natural Machines, “las impresoras de alimentos 3D sustituirán al horno microondas en las cocinas en los próximos años”.

Además de Foodini se encuentra ChefJet, una impresora de comida 3D pensada para el mundo de la repostería que trabaja con ingredientes como azúcar, chocolate, colorantes y sabores artificiales de frutas, de forma artística. A través de ella es posible producir tortas con decoraciones comestibles difíciles de lograr manualmente.

¿Dónde se puede conseguir comida 3D?

La impresión de comida 3D ha cobrado relevancia a propósito del lanzamiento el pasado mes de agosto de un restaurante ‘itinerante’ en Londres llamado Food Ink, en donde no solo la comida sino también los muebles, los cubiertos y la vajilla fueron elaborados con impresoras 3D.

El menú consta de nueve platos creados bajo la asesoría de un equipo de artistas y cocineros como Mateo Blanch, ganador de una estrella Michelín (un premio bastante representativo en el mundo gastronómico). Berlín, Barcelona, Sídney y París son algunas de las ciudades que estará visitando Food Ink en los próximos meses.

Se cree que las impresoras de comida 3D van a producir una gran cantidad de alimentos con valores nutricionales personalizados, y que será posible recrear recetas a partir de cartuchos congelados. Mientras esto sucede, seguiremos atentos a más innovaciones tecnológicas como estas que claramente están transformando las acciones más comunes del ser humano.

Imagen: Creative Tools (Vía Flickr)

Colaboradores ENTER.CO

Colaboradores ENTER.CO

Muchos periodistas y blogueros de Colombia, Latinoamérica y España colaboran esporádicamente con ENTER.CO, aportando su conocimiento y puntos de vista frente al acontecer tecnológico y de Internet.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos