Apple Watch 6: una adicción saludable

Apple Watch 6

He tenido la fortuna de usar cada nueva versión del Apple Watch desde que salió el primer modelo hace casi seis años, en abril del 2015. Y aunque siempre me ha parecido útil y un excelente complemento para el iPhone, en todas las ocasiones alternaba su uso con los otros relojes que tengo: unos cuatro o cinco modelos tradicionales no muy costosos, por los que tengo algún tipo de apego emocional o estético. Y no sé si es por los cambios de rutinas en la pandemia, o porque su catálogo de funciones ahora es tan completo que se vuelve imprescindible en el día a día, pero por primera vez llevo un par de meses sin usar un reloj distinto al Apple Watch 6.

Mis otros relojes están acumulando polvo en un cajón, algunos ya sin batería, porque el reloj inteligente de Apple acumula en su sexta generación una cantidad de herramientas tan completa y de tanta utilidad que uno termina desarrollando una especie de adicción por los datos que ofrecen sus aplicaciones de entrenamiento y actividad, por sus diversas métricas de salud y por las notificaciones y comunicaciones que están al alcance de la muñeca todo el día.

El punto es que dejar de usar el reloj un día implica interrumpir el seguimiento de datos como el consumo de calorías o los minutos diarios de ejercicio, y eso afecta el balance del mes, algo que me interesa hoy más que antes porque me he obsesionado un poco más con el ejercicio desde que empezó la pandemia. Aunque me cuido bastante, el riesgo de contagio de covid-19 existe. Si eso pasa, espero darle guerra al maldito virus, y mantenerse en buena forma física y sin sobrepeso es una forma de prepararse para esa eventualidad y ayuda a mantener el sistema inmunológico fuerte. Imagino que por la misma razón ando más pendiente de algunos parámetros de salud.

Pero las funciones y características que ahora me mantienen más pegado al Apple Watch no llegaron solamente en la sexta generación. Una de las principales novedades del Watch 6 es que tiene sensores que permiten medir la saturación de oxígeno en la sangre, pero muchas de las cualidades que se aprecian de este dispositivo han llegado en los últimos dos años, y se han acumulado hasta convertir el reloj de Apple en una herramienta muy poderosa.

Por ejemplo, la pantalla creció a 44 mm desde la cuarta edición, a finales del 2018, y eso hace que sea muy fácil leer la información que muestran los ‘rostros’ del reloj, incluso sin gafas, algo que no me pareció tan sencillo en los relojes inteligentes que he probado del mundo Android. Además, desde la quinta generación del Apple Watch la pantalla siempre está encendida, aunque se mantiene en un modo de menor brillo cuando uno tiene la muñeca abajo, y eso impide que se impacte demasiado la batería. Apple dice que la batería del Watch 6 dura 18 horas; a mí me dura poco más de día y medio, aunque yo apago el reloj durante las 8 horas de sueño (hay gente que lo mantiene en su muñeca en las noches para medir sus patrones de sueño; yo estoy obsesionado con los datos, pero no a ese nivel).

Los lectores de frecuencia cardíaca se mejoraron bastante en el Apple Watch 4, al punto que desde esa edición es posible generar electrocardiogramas con la aprobación de la FDA; uno abre esa app en el Watch 6, toca la corona del reloj, mantiene el dedo unos segundos y el reloj genera un ECG que puede ayudar a detectar anomalías.

En el Watch 4 también debutó una función que detecta las caídas del usuario y avisa automáticamente a los contactos –en caso de que la persona no indique que está bien–, y esa función se mejoró en el Watch 5 al habilitarse las llamadas a números de emergencia de 150 países. Además, en el Watch 5 debutó una función que mide el nivel de ruido ambiente y alerta al usuario cuando los decibeles son tan altos que pueden causar daños auditivos.

El modelo de Watch 6 que estoy revisando tiene además la capacidad de conectarse directamente a la red celular (esta opción apareció en algunos modelos desde el 2017), lo cual significa, por ejemplo, que uno puede salir a trotar a la calle, sin llevar el iPhone, y aun así puede seguir recibiendo llamadas telefónicas (que se contestan directamente en el reloj, a lo Dick Tracy) o mensajes de SMS. Hay que aclarar, sin embargo, que por ahora es una opción que solo se puede habilitar con el operador Claro, y que implica pagar un servicio adicional al plan postpago llamado Claro Sync, que vale 15 mil pesos mensuales.

La resistencia al agua del Apple Watch 6, que viene de antes, permite que uno nade con él en una piscina o en el mar hasta a 50 metros de profundidad, según Apple. Uno puede indicarle al reloj que va a nadar tocando un ícono en la pantalla, pero el reloj también se protege automáticamente cuando uno inicia en la app de entrenamiento una sesión de natación (el reloj mide las ‘piscinas’ que uno va completando).

Novedades en el Apple Watch 6

Debo confesar que una de las primeras compras que hice cuando comenzó la pandemia fue un oxímetro, un aparato que se pone en el dedo y permite medir los niveles de oxígeno en la sangre (no soy hipocondriaco, solo precavido… creo). Ese dispositivo también lo tengo archivado porque una de las novedades del Apple Watch 6 es que incorporó unos sensores que permiten medir la saturación de oxígeno en la sangre.

Al lanzar el nuevo reloj, Apple explicó que “la saturación de oxígeno (SpO2) representa el porcentaje de oxígeno que es transportado por los glóbulos rojos desde los pulmones hasta el resto del cuerpo, e indica qué tan bien esa sangre oxigenada se está distribuyendo por el cuerpo”.

El Apple Watch realiza esta medición a través de la piel. Lo único que uno debe hacer es mantener la muñeca quieta mientras unos sensores que están en la parte trasera miden la luz que se refleja desde la sangre, a través de la piel.

Vale la pena mencionar que el nivel de oxígeno en la sangre no solo es importante para las personas que pueden haber contraído covid-19, sino que unos niveles muy bajos también son indicadores de otros problemas de salud, y el usuario puede ver cómo evoluciona esta medida con el paso del tiempo a través de la aplicación Salud del iPhone. De hecho, Apple dice que está trabajando con investigadores del Centro Ted Rogers para Investigaciones del Corazón, de Toronto (Canadá), para entender cómo las medidas de oxígeno en la sangre, junto con otras métricas que también entrega el Apple Watch, pueden servir para detectar fallas cardíacas.

Apple Watch 6 azul

Otra mejora en el Apple Watch 6 está en su procesador, que, como es tradicional, aumenta su poder en cada nueva generación del reloj. El nuevo chip, el S6, es 20 por ciento más veloz que en la generación anterior, pero Apple aclara que eso no aumentó el consumo de batería.

La pantalla también incluye un cambio: es 2,5 veces más brillante en exteriores cuando la muñeca está abajo, lo cual permite leer con mayor claridad los datos sin tener que levantar el brazo o tocar la pantalla, algo útil, por ejemplo, si quiere mantener los brazos en el manubrio de su bicicleta mientras hace ejercicio en la calle.

Lo explico mejor: la pantalla del Apple Watch 6 siempre está encendida, pero se mantiene en un modo con menos brillo cuando uno tiene la muñeca abajo, y solo sube al brillo normal cuando se levanta el brazo para mirar el reloj, o cuando se toca la pantalla. Este modo de bajo consumo es suficiente para ver los datos con claridad en el reloj en interiores, pero ahora se incrementó el brillo para hacer que la pantalla también sea muy fácil de leer en exteriores.

Otra mejora del Watch 6 es que su altímetro está siempre encendido, de manera que puede entregar información en tiempo real sobre los cambios en la elevación del terreno. De esa forma algunas mediciones son más precisas: por ejemplo, si uno está caminando en exteriores por una zona que tiene cambios en la elevación, la medición de quema de calorías es más precisa.

Precios en Colombia

El precio del Apple Watch 6 arranca en Colombia en 2 millones de pesos, aproximadamente, pero ese precio es para el modelo con pantalla de 40 mm. El que nosotros revisamos es el modelo de 44 mm, con una pantalla más grande, el cual además se puede conectar de manera independiente a la red celular; ese equipo cuesta 2,7 millones de pesos.

También hay un modelo con pantalla de 44 mm, sin conexión directa a la red celular, que vale 2,2 millones de pesos, y que nos parece una mejor opción, especialmente si su operador celular no es Claro, porque solo con esa compañía podrá usar en Colombia la capacidad de conexión directa a la red celular.

Fotos: Apple

 

Javier Méndez

Javier Méndez

A mediados de los años 80 tuve un paso fugaz por la facultad de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de los Andes, pero me tomó pocos meses descubrir que escribir código era mucho menos apasionante que escribir artículos. Desde entonces pienso que la tecnología es más divertida cuando se la disfruta desde afuera que cuando se la sufre desde adentro. Y aunque mis primeros pasos en el periodismo los di en la sección deportiva de El Tiempo, era cuestión de tiempo para que aterrizara en el mundo de la tecnología. Llevo 28 años escribiendo sobre este tema, primero en El Tiempo, y ahora en la revista ENTER y EmpresarioTek.co.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos