Windows 1.0, el programa que hizo tambalear a Microsoft

Xerox llevó al mercado los sistemas gráficos basados en íconos y ventanas con el computador Xerox Star, lanzado en 1981. Microsoft y Apple se inspiraron en los trabajos de PARC para sus sistemas Windows y Mac OS.
La creación de Windows, cuya primera versión llegó al mercado hace 25 años, fue una experiencia tortuosa para su fabricante. Breve historia del nacimiento del que hoy es el programa más importante del planeta.

Xerox llevó al mercado los sistemas gráficos basados en íconos y ventanas con el computador Xerox Star, lanzado en 1981. Microsoft y Apple se inspiraron en los trabajos de PARC para sus sistemas Windows y Mac OS. Foto: Xerox.

El 10 de noviembre de 1983, en una presentación realizada en el Helmsley Palace de Nueva York, Bill Gates hizo el que quizá sea su pronóstico más errado: ese día, después de presentar un prototipo de la primera versión de Windows, vaticinó que a finales de 1984 ese nuevo programa se usaría en el 90 por ciento de todos los computadores compatibles con el IBM PC. El fundador de Microsoft tendría mucho tiempo para arrepentirse de su afirmación.

El producto que anunció ese día no solo no llegó al mercado en abril de 1984, como él esperaba (saldría dos años después de la presentación en Nueva York), sino que inicialmente fue un fracaso. Aunque hoy en día Windows está presente en más del 90 por ciento de los PC, el pronóstico de Gates solo se cumpliría en la década de los 90.

Esa mañana de 1983, sin embargo, los medios de comunicación y la industria de la tecnología asistían sin saberlo al primer vistazo público del que luego de muchos tropiezos, retrasos y burlas se convertiría en el programa de computador más importante en la historia del software. Un producto que durante su etapa de desarrollo minó la credibilidad de Microsoft en la industria, le generó toda clase de críticas en los medios y la obligó incluso a hacer una reorganización interna para poder sacar adelante el producto.

Un nuevo rostro para los PC.

Antes de los sistemas gráficos todo era oscuridad. A comienzos de los años 80, el universo de los PC era un lugar hostil para los usuarios, quienes tenían que lidiar con complicados sistemas operativos basados en caracteres (el sistema operativo es el software que controla el funcionamiento del computador y de los demás programas).

El sistema operativo más popular en 1982 era MS-DOS, de Microsoft. Este software, que llegó al mercado en agosto de 1981 junto con el IBM PC (el computador personal que se impuso como el estándar de la industria), ofrecía como ‘rostro’ una pantalla oscura en la que la persona debía introducir comandos escritos para realizar cualquier acción: cambiar de carpeta, copiar un archivo, abrir un documento, etc. Aparte de obligar al usuario a aprender una larga lista de comandos para emplear el PC, MS-DOS no permitía gráficos y tampoco era posible abrir más de un programa a la vez.

Pero el cambio ya se estaba gestando a comienzos de esa década. Steve Jobs, el fundador de Apple, y Bill Gates, el fundador de Microsoft, eran dos de los visionarios que ya preveían la llegada de una era en la que las interfaces gráficas les darían un rostro más amigable a los PC. Sus ideas no eran originales. Estaban inspiradas en el trabajo de un centro de investigaciones del que habían surgido importantes innovaciones tecnológicas, como la impresora láser y las redes de computadores Ethernet: el centro de investigaciones de Xerox en la población californiana de Palo Alto, o PARC (Palo Alto Research Center).

Este centro había creado un sistema gráfico basado en íconos y ventanas, el cual se incluyó en el Xerox Star. Este computador se lanzó en 1981, pero tenía un precio demasiado elevado: una empresa debía desembolsar entre 50 mil y 100 mil dólares para conseguirlo (debido a que no se vendía un solo computador, sino un sistema con dos o tres equipos); se vendieron únicamente 25 mil unidades del Star.

El Xerox PARC no solo se caracterizó por sus ideas innovadoras; también fue famoso por sus fracasos al intentar llevarlas al mercado. Las interfaces gráficas son un ejemplo: Jobs y Gates, que conocieron los trabajos de PARC en ese campo, se inspiraron en ellos para iniciar sus propios proyectos (el sistema Mac y Windows, respectivamente) y al final les sacarían más provecho en el mercado que Xerox.

Ventana de oportunidad.

La motivación de Gates para crear un sistema gráfico no era solo facilitar la vida de los usuarios de PC. Él sentía que el éxito de Windows era clave para el crecimiento de su empresa en el futuro. Aunque su compañía ya era líder en el segmento de sistemas operativos para PC (con MS-DOS), Microsoft apenas se ubicaba en el sexto lugar en el negocio de las aplicaciones para PC (hojas de cálculo, procesadores de texto, etc.).

Bill Gates pensaba que si podía convertir Windows en un estándar de la industria, tendría una segunda oportunidad para dominar en la era de los sistemas gráficos el segmento de las aplicaciones, el cual no había logrado conquistar en el mundo MS-DOS porque entró muy tarde en ese negocio. Cuando Microsoft decidió atacar en el mercado de las aplicaciones, a comienzos de los años 80, VisiCorp ya lideraba el nicho de las hojas de cálculo (con VisiCalc) y MicroPro el de los procesadores de texto (con WordStar).

Por eso, Gates recibió un gran golpe cuando descubrió que otra compañía tenía planes similares, y que iban más adelantados que los suyos. En Las Vegas, en la feria de computadores Comdex de finales de 1982, la estrella fue el prototipo de un programa llamado VisiON, de VisiCorp. Este software ofrecía una interfaz gráfica para los PC basados en MS- DOS. VisiON se manipulaba mediante un ratón, estaba basado en ventanas e incluía una colección de aplicaciones. El producto era una gran novedad en esa época, y se esperaba que estuviera listo en 1983.

Bill Gates estaba convencido de que las interfaces gráficas eran el futuro y no podía creer que otra compañía ya tuviera listo un prototipo funcionando en el IBM PC, cuando Microsoft apenas estaba empezando a esbozar su proyecto. Lo que más le dolió es que Visi- Corp llevaba dos años trabajando en VisiON y él no se había enterado.

Proyectos secretos.

Sin embargo, Gates conocía bien otras iniciativas. En la sede de Microsoft, en unas oficinas que tenían las ventanas empapeladas para que nadie pudiera ver su interior, había varios prototipos del computador Macintosh. Un grupo de programadores de Microsoft estaba trabajando desde comienzos de 1982 en un proyecto secreto con Apple: la creación de aplicaciones para el Mac, las cuales debían estar listas cuando este nuevo computador se lanzara al mercado (salió en enero de 1984).

Igualmente, Gates había formado a finales de 1981 un equipo de programadores para trabajar, en secreto, en la creación de un entorno gráfico para MS-DOS: en ese entonces se referían a ese producto como Interface Manager (luego se rebautizaría como Windows).

Con este software, además de facilitar el uso de los PC, Bill Gates buscaba superar una de las deficiencias de MS- DOS: en ese sistema cada aplicación era una especie de rueda suelta, que funcionaba como quería e interactuaba con el sistema operativo a su manera.

Windows en realidad no era un sistema operativo, sino un ambiente gráfico que complementaba a MS-DOS (se volvió un sistema operativo completo con la versión Windows 95). Lo que buscaba Gates era crear una capa de software (un entorno gráfico) que se situaría entre el sistema operativo (MS-DOS) y las aplicaciones (la hoja de cálculo, el procesador de texto, etc.) para actuar como una especie de ‘intermediario’ entre el usuario y las aplicaciones.

Este entorno gráfico ayudaría a unificar el trabajo de los otros programas. Haría que las aplicaciones lucieran parecidas y que tareas como imprimir un archivo o mover un texto tuvieran un modo de operación similar. Windows, además, permitiría abrir más de un programa al mismo tiempo (eso no era posible en MS-DOS) al dividir la pantalla en ventanas individuales, cada una alojando una aplicación.

Microsoft lanza un ‘cañazo’.

Para quitarle fuerza al producto de VisiCorp, y aprovechando que VisiON tardaría unos meses en llegar al mercado, Gates les dijo a los medios a comienzos de 1983 que Microsoft también estaba trabajando en un sistema gráfico, el cual estaría listo antes que VisiON. Además, inició una ardua labor para persuadir a los principales fabricantes de PC de esperar a ver su producto antes de firmar acuerdos para distribuir el de VisiCorp. Igualmente, comenzó a reunirse con los fabricantes de aplicaciones para convencerlos de desarrollar programas para su sistema.

En realidad, en esa época Microsoft no tenía nada. Estaba vendiendo simplemente un concepto, pues a comienzos de 1983 el prototipo del Interface Manager era tan primitivo que ni siquiera había funcionado en el IBM PC. Pero él sabía que esa estrategia podía servir, pues empresas como IBM la habían usado antes: para evitar que los clientes optaran por un producto rival, se anunciaba –o se dejaba filtrar la noticia– que la compañía estaba trabajando en algo mejor; los clientes solían esperar porque querían montarse de una vez en el producto con más opción de convertirse en líder del mercado (y Microsoft tenía una ventaja: era el fabricante de MS-DOS, el sistema que las personas ya estaban usando en sus PC).

Pero no era fácil mantener a la industria en espera, pues el mercado de las interfaces gráficas pareció a punto de despegar durante todo 1983. En enero de ese año, Apple anunció un computador basado en una interfaz gráfica y dotado de un ratón: Lisa (llegó a las tiendas en junio de 1983). El equipo era demasiado costoso –valía 10 mil dólares– y por eso no tuvo acogida, pero le permitió a Apple tantear el terreno para el Mac, que saldría en 1984 con un precio cuatro veces menor.

Por su parte, la empresa Quarterdeck estaba trabajando en un sistema de ventanas llamado DESQ, que permitía multitarea entre programas de MS-DOS, aunque no ofrecía gráficos. Y Digital Research estaba desarrollando GEM (Graphics Environment Manager), que ofrecía gráficas y una interfaz similar a la del Mac, pero no permitía multitarea.

Durante 1983 Microsoft aceleró el trabajo en su sistema gráfico, pero pronto Gates vio que necesitaría ayuda para sacar adelante un producto que no estaba progresando. Y no había un mejor lugar para ir a pescar expertos en interfaces gráficas que Xerox PARC.

Cerebros fugados.

En alguna ocasión, cuando Steve Jobs le reclamó a Bill Gates por las similitudes entre Windows y la interfaz gráfica del Mac, Gates le dijo que eso se debía a que tanto él como Jobs vivían al lado de un vecino rico llamado Xerox y cuando él (Gates) se coló en su casa para robar el televisor descubrió que Jobs ya se lo había llevado. De esa forma le recalcó que Windows provenía de tecnologías desarrolladas en PARC, tal como el sistema Mac. En efecto, fue Xerox PARC el que inventó la apariencia gráfica que luego se popularizó en los PC. Y por eso tenía todo el sentido que Gates recurriera a ese lugar cuando necesitó gente clave para reforzar el equipo de desarrollo de Windows.

Su empresa ya tenía cerebros fugados de PARC, como el húngaro Charles Simonyi, uno de los líderes de desarrollo de Microsoft. Simonyi dirigió el equipo que creó el procesador de texto Word, que incluyó novedosas características gráficas –era posible ver ocho documentos al mismo tiempo y editarlos en sus respectivas ventanas– y se usaba con un ratón (Word se lanzó a comienzos de 1983).

Simonyi sugirió como líder del equipo de desarrolladores de Windows a Scott MacGregor, un amigo suyo de PARC que había dirigido un grupo de ingenieros que ayudó a crear el sistema gráfico basado en ventanas del computador Xerox Star. Gates contrató a MacGregor y luego se llevó a otras dos personas de PARC: el programador Dan Lipkie y Leo Nikora, quien ocupó el cargo de gerente de producto de Windows, y cuya principal función sería el mercadeo del programa. Todos ellos se fueron desilusionados de PARC tras ver cómo fracasaban en el mercado las innovadoras ideas que allí se producían.

Y aunque MacGregor y Nikora fueron piezas clave en el desarrollo de Windows, ninguno de los dos estaría en Microsoft cuando el producto llegó finalmente al mercado. Ambos se contarían entre las bajas de ese complicado proceso.

Lanzamiento oficial sin producto.

MacGregor quedó sorprendido al llegar a Microsoft en agosto de 1983. No podía creer que en la empresa estuvieran hablando de tener listo el producto a comienzos de 1984 cuando ni siquiera las especificaciones estaban claramente definidas. Y los retrasos se- rían la constante durante todo el desarrollo del programa.

A finales de 1983, poco antes de la feria Comdex, VisiCorp anunció la llegada de VisiON al mercado. La promesa de Gates de terminar su software antes no se pudo cumplir. Él se puso furioso y para contrarrestar el efecto de VisiON en la industria decidió lanzar oficialmente Windows… pero sin tener el producto.

El lanzamiento se cumplió el 10 de noviembre de 1983 en el Helmsley Palace de Nueva York. Allí se presentó ante los medios de comunicación un prototipo del programa, que oficialmente se bautizó como Windows, un mejor nombre que Interface Manager, pues de paso Microsoft se adueñó para su marca del término genérico, ya que muchas empresas rivales se referían a sus productos como ‘sistemas de ventanas’.

Ese día, 24 fabricantes de PC acompañaron a Microsoft para informar que ofrecerían Windows preinstalado en sus PC, entre ellos Compaq, Hewlett-Packard y Radio Shack (inicialmente se dijo que el programa solo se entregaría preinstalado, no en caja en las tiendas). El gran ausente fue IBM, que afirmó que estaba trabajando en un proyecto propio (TopView) y luego decidió distribuir VisiON.

Gates obtuvo el efecto deseado; Windows estaba en boca de todos (el Comdex de Las Vegas se inundó ese año de publicidad del programa). Pero pasaron los meses y el producto incumplió todos los cronogramas. Primero se dijo que Windows estaría listo en marzo de 1984. La fecha se aplazó luego para mayo, y posteriormente para agosto de 1984. La industria empezó a ponerse nerviosa. Microsoft tuvo que enviar a directivos de la compañía a ofrecer disculpas en persona a los principales fabricantes de PC y aplicaciones que se habían comprometido a respaldar el producto.

Demasiado optimismo.

Parte del problema fue que desde el comienzo se pecó por exceso de optimismo. El desarrollo de Windows, que involucró 30 personas, tenía desafíos técnicos enormes. Por ejemplo, para funcionar de forma eficiente, el programa necesitaba más memoria RAM de la que solían tener los PC en esa época: 256 kilobytes (KB). Además, las aplicaciones del momento eran poco corteses y solían adueñarse de toda la memoria disponible. Y aunque ya se había lanzado el procesador Intel 80286, la mayoría de computadores seguía trabajando con uno más lento: el Intel 8088.

El estilo de gerencia de Gates tampoco ayudaba. Era dado a los gritos y supervisaba cada parte del proyecto; tomaba decisiones sobre todo, hasta de las cosas más pequeñas. MacGregor tenía fuertes discusiones con él, que a veces terminaban con Gates diciéndole en medio de gritos que él mismo se tomaría el fin de semana para escribir el código y mostrarle cómo se hacía lo que él quería.

Así mismo, Bill Gates trataba siempre de reducir el tiempo de los cronogramas, debido a que él había trabajado en proyectos mucho más pequeños. MacGregor estaba convencido de que Gates no tenía ni idea de la gran complejidad que tenía el desarrollo de Windows. Gates hacía cambios en el producto constantemente, muchas veces sin siquiera avisarle a MacGregor. Estas modificaciones mejoraban el programa, pero demoraban todo y desmoralizaban al equipo.

Uno de los mayores retrasos se produjo cuando después de un año de trabajo Gates decidió que Windows, que inicialmente estaba pensado para ser manejado solo con el ratón (como el sistema Mac), se debía poder manejar también con el teclado. Una de las razones era que los usuarios del IBM PC solo estaban familiarizados con el teclado, y podía haber resistencia a la compra de hardware adicional. Eso retrasó el desarrollo casi medio año.

Reorganización interna.

El ambiente de trabajo en Microsoft era deliberadamente caótico. Algunos líderes de la empresa –especialmente los del área de programación– pensaban que mientras menos estructura tuviera la compañía, más creativos podían ser para generar productos innovadores. Pero el desarrollo de Windows desnudó serios problemas organizativos y administrativos.

La fecha de agosto también se incumplió y se fijó para octubre del mismo año. Pero en agosto de 1984 fue tan evidente que parte del estilo informal de Microsoft –tan exitoso en el pasado– estaba generando problemas que decidieron hacer una reestructuración de la compañía. Gates aceptó dejar de ocuparse de decisiones del día a día y se reorganizaron los equipos en dos divisiones, de aplicaciones y sistemas de software, cada una con su propio gerente.

En octubre de 1984, sin embargo, otra vez Microsoft pasó por la vergüenza de avisar a la prensa que el producto no estaba listo, y que no saldría ese año en la feria Comdex de Las Vegas, la más importante de la industria de la tecnología.

Se dijo a los medios que la nueva fecha era junio de 1985, pues Microsoft había llegado a la conclusión de que el programa ocupaba demasiada memoria y era muy pesado para trabajar bien en el procesador Intel 8088. Por eso las partes más importantes del programa debían diseñarse de nuevo.

El daño a la reputación de Microsoft ya era grande. Algunas publicaciones especializadas estaban cuestionando la utilidad de las interfaces gráficas y la revista Infoworld usó el término ‘vaporware’ para calificar a Windows, una palabra que se popularizaría para describir todos los productos de tecnología que son más anuncios anticipados y pretenciosos planes de mercadeo que realidad.

Lo peor es que la compañía se vio obligada a cambiar la estrategia del producto. Bill Gates tuvo que admitir que Windows no funcionaba suficientemente rápido en los computadores existentes, así que sus planes de distribuirlo preinstalado en los PC nuevos debían olvidarse. El programa se vendería principalmente en caja en las tiendas con la esperanza de que lo compraran suficientes personas como para convertirlo en un estándar.

A los rivales de Microsoft tampoco les iba bien. Un año después de llegar al mercado, VisiON había conseguido pocas ventas y un tímido apoyo por parte de los desarrolladores de aplicaciones. Quarterdeck también lanzó DESQ con un resultado pobre en ventas. Simplemente, el mercado no parecía muy interesado en las interfaces gráficas para los computadores basados en el IBM PC.

En cambio, Apple había dado en el blanco: lanzó su Macintosh en enero de 1984 y produjo una verdadera revolución en el mundo de los computadores personales; pero, al ser incompatible con el IBM PC, el Mac dividió en dos grandes reinos el mundo de los PC.

Ruedan cabezas.

Antes de Windows, la política de Gates había sido salir rápidamente con los productos para adueñarse del mercado y corregir los errores después. Pero ahora estaba tratando de sacar un producto perfecto y por eso continuaba agregando funciones y cambiando características. Por primera vez se cuestionó en los medios su habilidad comercial.

Uno de los giros más drásticos se dio cuando Bill Gates le pidió a Neil Konzen –su programador estrella de aplicaciones para Mac– que revisara el código de Windows. Konzen había trabajado en el desarrollo de varias aplicaciones de Microsoft para el Mac (Word y Multiplan, la primera hoja de cálculo de Microsoft) y conocía muy bien la interfaz gráfica del computador de Apple.

Konzen, poco diplomático, le dijo a Gates que Windows era «una porquería». Konzen fue transferido entonces al equipo de desarrollo de Windows y durante seis semanas reescribió buena parte del código del programa en aspectos clave, como la administración de memoria y el manejo de las ventanas. Andy Hertzfeld, uno de los creadores del sistema Mac, dice en su libro Revolution in the Valley que a través de Konzen, que conocía muy bien el sistema Mac, Windows terminó con una estructura interna muy parecida a la del Mac OS.

Muchos de los aportes de Konzen iban en contravía de lo que quería MacGregor, que además estaba teniendo serios problemas con Steve Ballmer, quien dirigía la división de software de sistema de la firma. Otra contratación de PARC, Leo Nikora, también estaba chocando con el número dos de Microsoft. Ballmer llamó idiota en más de una ocasión a Nikora y este finalmente renunció.

MacGregor, quien nunca logró tener una buena comunicación con su equipo de programadores, también se fue de Microsoft a comienzos de 1985, pese a los intentos de Gates por retenerlo. MacGregor tenía choques constantes con Ballmer, en parte por la personalidad de este último. «Él era un clon de Gates –dice el libro Hard Drive–, pero sin el encanto de Gates ni su conocimiento técnico. Nadie del equipo de programadores lo admiraba», debido a que era el único de los gerentes de desarrollo que no tenía idea de programación.

Al final, el propio Ballmer, el actual presidente de Microsoft, estuvo en peligro cuando se hizo evidente que tampoco se cumpliría la fecha de junio de 1985 para la salida de Windows. Un día Gates encontró una falla en el programa, comenzó a gritar a Ballmer y le dijo que si Windows no estaba en las tiendas a finales del año, podría buscar otro trabajo.

La intensidad del trabajo aumentó después del ultimátum. Uno de los ingenieros que probaba el producto incluso llevó una bolsa de dormir y acampó en la oficina durante todo un mes, durmiendo unas pocas horas cuando caía rendido. Pese a ello, los programadores sacaban tiempo en las madrugadas para relajarse; mientras esperaban a que se terminara la compilación del código, creaban explosivos y cohetes con azúcar y nitrato de potasio, lo que en una ocasión terminó con la policía y sus perros antibombas en las instalaciones de Microsoft.

Triunfo agridulce.

Finalmente, Windows estuvo listo en noviembre de 1985. Se lanzó el 20 de ese mes en la feria Comdex de Las Vegas. El software costaba 99 dólares y requería mínimo un PC con 256 KB de memoria RAM, una tarjeta gráfica y dos unidades de disquetes, aunque se recomendaban un disco duro y 512 KB de RAM para ejecutar varios programas (no eran características comunes en los PC de entonces).

Windows 1.0 representó un gran salto en facilidad de uso para los computadores basados en el IBM PC. En vez de escribir comandos de texto en MS DOS, la gente ahora podía usar un ratón para manipular elementos gráficos en la pantalla y era posible saltar entre un programa y otro sin tener que cerrarlos primero. El sistema tenía ventanas, menús desplegables, barras de desplazamiento, íconos y cuadros de diálogo que facilitaban el trabajo diario en el PC.

En Microsoft sabían que recibirían mucho palo por los dos años que habían pasado entre el lanzamiento del programa y su llegada al mercado, y por eso decidieron que la mejor forma de evitar que los demás se mofaran de ellos era burlarse primero de sí mismos.

En un medio de comunicación se había dicho que Windows solo saldría al mercado cuando los cerdos tuvieran alas, así que los desarrolladores de Microsoft llenaron el techo de cerdos voladores. Y en una ceremonia cargada de humor autocrítico, Microsoft invitó a Stewart Alsop, de Infoworld, para que le entregara a Bill Gates el premio Vaporware de Oro. Ballmer incluso contó en público la amenaza de Gates de echarlo si no se terminaba Windows ese año.

Al final, sin embargo, Windows 1.0 no tuvo el éxito esperado. Era demasiado ambicioso y por eso resultó muy ‘pesado’ para los computadores de la época, lo cual impedía que se le sacara provecho a sus características.

Además, los repetidos retrasos produjeron una crisis de confianza y a mediados de 1985 la mayoría de desarrolladores abandonó sus proyectos de aplicaciones para Windows. Era entendible: debido a la gran cantidad de cambios realizados en Windows durante su desarrollo, muchas empresas de software habían tenido que desechar en más de una ocasión lo que habían hecho para volver a comenzar. En consecuencia, cuando se lanzó Windows había muy pocas aplicaciones que lo hicieran atractivo.

Tendrían que pasar cinco años antes de que, tras la versión 3.0, el público finalmente acogiera el programa. De hecho, Windows sufrió una gran transformación en la versión 2.0 (salió en 1987), para la cual Gates cambió el equipo de desarrollo original y encargó a Neil Konzen que reescribiera el programa.

Pese a su tropiezo inicial, Windows se transformó en un éxito fenomenal. La persistencia de Bill Gates hizo que llegara a ser el programa más importante en la historia de los computadores. En buena medida gracias a ese producto, Microsoft se convirtió años después en el mayor fabricante de software del mundo y Bill Gates, en el hombre más rico del planeta.

* Fuentes: Wikipedia, Microsoft.com y los libros Hard Drive: Bill Gates and the Making of the Microsoft Empire, de James Wallace y Jim Erickson; Gates: How Microsoft’s Mogul Reinvented an Industry and Made Himself the Richest Man in America, de Stephen Manes y Paul Andrews; y Revolution in the Valley, de Andy Hertzfeld.

Javier Méndez

Javier Méndez

A mediados de los años 80 tuve un paso fugaz por la facultad de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de los Andes, pero me tomó pocos meses descubrir que escribir código era mucho menos apasionante que escribir artículos. Desde entonces pienso que la tecnología es más divertida cuando se la disfruta desde afuera que cuando se la sufre desde adentro. Y aunque mis primeros pasos en el periodismo los di en la sección deportiva de El Tiempo, era cuestión de tiempo para que aterrizara en el mundo de la tecnología. Llevo 28 años escribiendo sobre este tema, primero en las páginas de El Tiempo, luego en ENTER.CO y ahora en EmpresarioTek.co.

Ver todos los posts

30 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Cualquier parecido con vista es pura coincidencia…. Pero en fín, ha que concederle el crédito al Sr. Gates, de tener buen olfato para el mundo de los negocios y mucha sangre fria (donde todo vale para lograr el objetivo). Eso sí queda claro, que no siempre el producto más popular es el mejor, todo al final termina dependiendo del pulso entre las grandes corporaciones, como el caso de VisiOn, un producto terminado que termina siendo desplazado por un producto que nisiquera estaba hecho!! y que tardaron más de dos años en terminar!!

  • Que excelente articulo, espero que sigan en esa linea y nos sigan ilustrando en el aspecto de la evolución delas diferentes tecnologias tanto en software como en hardward, el señor Mendez si sabe de loque habla y como contarlo.
    Que aprendan algunos seudoperidistas que a veces averguenzan a Enter con sus mediocres notas.

  • Excelente articulo,es bueno ver como escriben una realidad, en especial para los fanboys de todas las marcas, lo interesante de Apple y Microsoft es que llevo a que todo el mundo hoy en dia tenga un PC o un portatil, seria interesante ver como con mas jugadores hoy en dia en el mercado, la evolucion de lo que tendremos a futuro,,,y que dejen de pensar en acabar los unos con los otros, si no que esta competencia nos dara mas cosas utiles a todos…

    UNa persona que escribe asi, que inveztigo es digno de la felicitacion…

    Un gran articulo…

  • IBM tuvo un producto que erá mucho mejor que Windows, comparable en algunas características a XP, pero IBM decidió enterrarlo antes que invertirle en un buen mercadeo. Se acuerdan de OS/2?

    • OS/2 era un sistema operativo con futuro así como DB2 la base de datos de IBM que competía con Oracle, pero IBM no hizo mercadeo de sus buenos productos.

  • Muy bueno este artículo, excelente en la forma como lo redactaron y dieron la información, casualidades de la vida en el día de ayer 9 de Febrero de 2011 me vi la película “PIRATES OF SILICON VALLEY”, la cual cuenta esta historia, y la de Apple también, muestran cómo se iniciaron esas dos grandes compañías y todas las dificultades que tuvieron que pasar, les recomiendo que se vean esa pelicula para los que les gusta la tecnologia.

  • El primer computador que usé, con procesador 80286, hacia 1990; comencé a diseñar hojas de cálculo en Lotus 123, para contabilidad, balances, nóminas, etc. y ya en 1992 estaba comercializando computadores con procesadores 386, MS-Dos y hacia 1995, con procesdores 80486, que ya incluían Windows y no sabía para qué usarlo; continuaba trabajando con Word Perfect, Lotus y QPro. Este artículo, magnífico, porque me permite evocar esas épocas, ahora con una perspectiva «histórica» interesantísima al revelar detalles hasta el momento ignorados. ¡Pensar que pasaron algo más de dos años de mi vida, entre 1992 y 1994 para comprender el poder de Windows y sólo hasta 1996 descubrí el Internet!

  • «Antes de Windows, la política de Gates había sido salir rápidamente con los productos para adueñarse del mercado y corregir los errores después.» … antes de Windows y después de Windows también… recordemos los fiascos de WinMe y WinVista…………… Además, Windows no es ni un gran, ni el mejor sistema operativo, pero el marketing que hizo M$, sus tácticas monopolistas, la compra de varias empresas rivales, los pactos con ciertas empresas y en especial la piratería, hicieron que Windows se posicionara como el OS por excelencia.

    • El articulo lo dice claramente (y es verdad) Windows 1.0 no era un sistema operativo como tal, sino un entorno gráfico (una interfaz gráfica de usuario), soportado por el sistema operativo MS-DOS y solo fue un sistema operativo como tal, desde la aparición de Windows 95 (si no estoy mal, en agosto de 1995); de hecho, siendo estrictos, Windows dejó de depender de MS-DOS, solo a partir de Windows 2000, porque incluso Windows Me venía integrado con MS-DOS 8.0.

      Creo que los que trabajamos con PC en los noventas recordamos la pantalla en negro (MS-DOS) al encender el computador y la eterna espera para que Windows cargara, desde DOS y el infame botón «Reset» en la torre, que hacía el trabajo de manera más sencilla que las teclas «CTRL+ALT+SUPR»… Ahí te dejo la imagen.

      Por último te recuerdo que incluso un sistema operativo (SO) es, en esencia, un programa. De manera que cuando hablamos de un sistema operativo la forma correcta sería hablar de programa de sistema operativo y cuando hablamos del programa que permite al usuario interactuar directamente, programa de aplicación. Pero es más práctico decir simplemente sistema operativo y aplicación, porque se sobreentiende que ambos son programas.

    • El articulo lo dice claramente (y es verdad) Windows 1.0 no era un sistema operativo como tal, sino un entorno gráfico (una interfaz gráfica de usuario), soportado por el sistema operativo MS-DOS y solo fue un sistema operativo como tal, desde la aparición de Windows 95 (si no estoy mal, en agosto de 1995); de hecho, siendo estrictos, Windows dejó de depender de MS-DOS, solo a partir de Windows 2000, porque incluso Windows Me venía integrado con MS-DOS 8.0.

      Creo que los que trabajamos con PC en los noventas recordamos la pantalla en negro (MS-DOS) al encender el computador y la eterna espera para que Windows cargara, desde DOS y el infame botón «Reset» en la torre, que hacía el trabajo de manera más sencilla que las teclas «CTRL+ALT+SUPR»… Ahí te dejo la imagen.

      Por último te recuerdo que incluso un sistema operativo (SO) es, en esencia, un programa. De manera que cuando hablamos de un sistema operativo la forma correcta sería hablar de programa de sistema operativo y cuando hablamos del programa que permite al usuario interactuar directamente, programa de aplicación. Pero es más práctico decir simplemente sistema operativo y aplicación, porque se sobreentiende que ambos son programas.

  • Excelente articulo, ya me habia olvidado que despues de programar habia que «COMPILAR» y si el programa estaba medio largo las esperas eran tediosas, luego corregir donde fallaba y volver a «COMPILAR» era todo un proceso…sobre todo en BASIC y PASCAL…

  • Excelente articulo, ya me habia olvidado que despues de programar habia que «COMPILAR» y si el programa estaba medio largo las esperas eran tediosas, luego corregir donde fallaba y volver a «COMPILAR» era todo un proceso…sobre todo en BASIC y PASCAL…

Archivos