¿Qué son los bots y por qué deberían importarte?

Los bots a los que nos referimos son bots 'virtuales'.

2016 es el año en donde los bots comenzaron a importarle a todo el mundo. Facebook habla de bots en su plataforma, y otras aplicaciones como Slack y Telegram llevan meses implementándolos. Estos no son un concepto nuevo, pues muchos llevan funcionando bastante tiempo. Lo que sí es nuevo es su implementación en nuestra vida cotidiana, su ‘humanización’ y su integración con las aplicaciones.

Los bots a los que nos referimos son bots 'virtuales'.
Los bots a los que nos referimos son bots ‘virtuales’.

De acuerdo con la definición de Wikipedia, un bot es un programa informático que simula el comportamiento humano. Estos pueden hacer muchas tareas:  desde hacer ciberataques hasta crear cuentas de correo o conversar con seres humanos. De hecho, los bots de los que vamos a hablar ahora pertenecen a esta última categoría, la de los chat bots.

Los chat bots son aquellos que imitan una conversación de mensajería instantánea. Gracias al uso de la inteligencia artificial y el ‘machine learning’ o aprendizaje de máquina, logran entender y aprender el lenguaje natural escrito de los humanos.

Es decir, nosotros como usuarios no tenemos que aprender códigos o comandos especiales para poder ‘dar órdenes’ a estos bots. Simplemente debemos hablarles –escribirles– como si fueran otra persona. Es algo así como la diferencia entre: ‘traer comida el 27 de abril 8:00 p.m.’ y ‘Olga, pídeme una pizza hawaiana en el restaurante de Lucas para que llegue a las 8:00 de la noche’. De hecho, en Silicon Valley están necesitando escritores, guionistas y poetas para que les den ese toque humano a los bots.

Desde hace un tiempo, ciertas aplicaciones de mensajería comenzaron a incorporar bots. Tal es el caso de Telegram, que los ofrece para diferentes propósitos. Uno de los más conocidos es @ImageBot. Al agregarlo, como si fuera un contacto más, podrás darle palabras clave para que te busque una imagen rápidamente. Este es útil si necesitas enviar una imagen de algo en una conversación, y quieres ahorrarte el proceso de ir a Google, buscar la imagen y descargarla o copiar su dirección para poderla compartir.

Existen otros bots como @HotOrBot, que funciona como una especie de Tinder. Tú le das algunos datos básicos sobre si eres hombre o mujer, si quieres buscar hombres o mujeres, cuántos años tienes, entre otros datos. Luego, simplemente tendrás que enviarle tu ubicación al bot y este comenzará a mandarte posibles personas que te interesarían. Si ambos dicen que sí, habrá match y podrán hablarse, todo a través de Telegram.

Otras aplicaciones tienen algo similar, como es el caso de Kik, Slack, o los que está implementando Facebook Messenger y Skype. Los chat bots, e incluso los bots de video que quiere implementar Skype, buscan lo mismo: que las aplicaciones de mensajería sean el lugar de acceso a cada vez más servicios, de modo que los usuarios dejen de usar otras apps.

La idea de los chats bots es que no tengas que dejar la aplicación principal para usar otras aplicaciones

Con el auge de los bots, no necesitarás abrir la aplicación del clima para saber cómo estará la tarde, ni tendrás que abrir Uber para pedir un conductor, ni mucho menos tendrás que abrir la aplicación de Domino’s para pedir aquella pizza de Pepperoni con extra queso y partida en 11 pedazos que tanto te gusta.

¿Las aplicaciones de chat son los nuevos asistentes virtuales?

No precisamente, o tal vez no lo sabemos a ciencia cierta. Siri, Cortana o Google Now pueden ejecutar ciertas tareas, e incluso pueden tomar decisiones que nos afectan de acuerdo con la hora, nuestra ubicación o aplicaciones que estemos usando. Es muy probable que en vez de competir, en algún momento veamos una unión de ciertos servicios, pues juntos se convierten en una opción más útil para los usuarios.

Sin embargo, esto lo estamos pensando como si en unos años los smartphones fueran a ser iguales a como lo son ahora; es decir, dispositivos que en su mayoría son una pantalla, y que debemos tocar para interactuar con ellos. Los bots serán la interfaz predilecta de las aplicaciones, con el auge de los wearables y el internet de las cosas. Y eso puede cambiar mucho la forma en la que interactuamos con todas estas tecnologías ‘humanas’.

Los asistentes de voz para el hogar, tipo Echo de Amazon, quizás vayan a ser los nuevo reyes del hogar, y controlarán desde la temperatura de nuestra nevera hasta la seguridad de la casa. Lo que pasará, seguramente, es que poco a poco nos iremos acostumbrando a dejar de tratar estos asistentes como cosas, y comenzaremos a hablarles como le hablamos a un amigo.

Aquí es donde vienen a tomar relevancia los bots. Los bots serán algo así como lo que fue la interfaz gráfica en los computadores: una manera de hacer accesibles herramientas que antes eran solo podían aprovechar quienes tenían conocimiento técnico. Nos permitirán seguir manejando aplicaciones, pero esta vez aprenderán de nosotros y tomarán sus propias decisiones basadas en la información que le proporcionamos.

No todo con los bots es color de rosa

Tay, el bot loco de Microsoft que hizo destrozos en Twitter.
Tay experimenta su regreso con cortas apariciones en línea.

Sí, los bots serán una gran ventaja para el desarrollo de la tecnología actual y futura. Nos ayudarán a hacer ciertas tareas mucho más rápido, pero como todo, las cosas podrían salirse de control. Recordemos rápidamente a Tay. Este chat bot de Microsoft nació con muchas esperanzas. A través de Twitter, respondía a todos los usuarios como si se tratara de uno más de nosotros.

Los bots tendrán que tener ‘malicia indígena’

A medida en que pasaba el tiempo, aprendía de las respuestas y la interacción con otros, lo cual significa que en un mundo ideal, donde la gente hubiera dado el uso correcto, no estaríamos contando esta historia. Al final, Tay tuvo que ser desactivada porque comenzó a hacer comentarios racistas y fuera de lugar. Esto claramente lo aprendió de usuarios que querían sabotear el ejercicio.

Así, la inteligencia artificial tendrá que ser más inteligente, y tener algo que aquí en Colombia llamamos ‘malicia indígena’. ¿Cuántas personas no llaman al servicio de emergencia tipo 911 (en Colombia 123) a hacer bromas? Los bots deberán aprender cuándo queremos algo de verdad y cuándo simplemente alguien quiere sabotear. Si esto no pasa, tendremos alertas de emergencia de mentiras, como mínimo.

Imágenes: Microsoft y Paul David Gibson (vía Flickr).

 

Enrique Cuartas

Enrique Cuartas

Mi vida gira en torno a la búsqueda: buscas información, buscas música que te gusta, buscas nuevos destinos para conocer, buscas tomar la mejor foto. Administrador de Empresas, bailarín de tango en mi tiempo libre, viajero empedernido, me encantan los idiomas y la tecnología móvil. ENTER.CO es ahora mi plataforma de búsqueda. Escribí para Hipertextual en el extinto blog Celularis y he blogueado a nivel personal en los últimos años.

Ver todos los posts

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos