No esperes más, el futuro es ahora con Kiwibot

kiwibot, emprendimiento, innovacion, robot

Hablamos con Felipe Chavez, CEO y cofundador de Kiwibot, una compañía de tecnología que construye robots para hacer domicilios de última milla y que está teniendo éxito rotundo en los campus universitarios de Estados Unidos.

Kiwibot es una de esas invenciones que no solo nos hacen sentir en el futuro, sino que nos llenan el pecho de orgullo por nuestros compatriotas. Y es que la compañía líder en robots que hacen domicilios de última milla surgió de la idea de unos jóvenes colombianos intrépidos, visionarios y muy exitosos.

Kiwibot nació en 2017 y fue fundada por Sergio Pachón Reyes, ingeniero industrial; Jason Oviedo, ingeniero de sistemas y Felipe Chávez, administrador de empresas. Ahora, cuatro años después están teniendo un éxito rotundo y recogiendo los frutos de todo su esfuerzo y trabajo duro. Las imágenes de estos pequeños robots recorriendo las calles son hoy el día a día en varias Universidades de Estados Unidos. 

Y es que Felipe es un visionario y una persona que parece tener todo el panorama en perfecta claridad. Según nos contó, Kiwibot encontró en los campus universitarios de Estados Unidos el perfecto escenario para crecer: «En Latinoamérica estamos muy acostumbrados a un domicilio que no vale mucho. Pero en Estados Unidos un delivery de última milla, como el que puedes pedir en cualquier plataforma, puede costar hasta $7 dólares, así sea entregado en la esquina o a 5 km. En los campus, los estudiantes viven allí y tienen los servicios de restaurantes así que encontramos ese espacio para ofrecer nuestra experticia y competitividad»

También te puede interesar: Kiwibot, el robot colombiano, creció durante la pandemia

Recientemente Kiwi logró una importante alianza con Sodexo, empresa que maneja cerca de 2000 restaurantes en 400 campus universitarios en Estados Unidos, lo que representa un impulso enorme para la compañía de los colombianos, que no ha parado de crecer.

Y es que durante la pandemia, mientras muchas compañías se vieron obligadas a cerrar, Kiwibot encontró una excelente oportunidad para mostrar toda su experticia y el porqué su modelo es ideal.  «En la pandemia fue mucho más obvio para la sociedad que es importante tener un sistema efectivo para conectarse con sus vecinos y con el comercio local” explicó Chavez.

Ante las restricciones y cuarentenas obligatorias, los robots de Kiwibot resultaron ideales para llevar desde alimentos, hasta suministros médicos y la compañía comenzó a crecer. «Recibimos mucho más interés tanto de talento, como de inversionistas y clientes, para construir nuestro producto. Actualmente toda nuestra flota de robots está en uso y la próxima que estamos construyendo ya está completamente vendida» agregó.

Pero un crecimiento tan acelerado también representa grandes desafíos. Ante las restricciones para salir y viajar, en Kiwi debieron adaptarse rápidamente para cumplir con la alta demanda de sus robots. Y es que la compañía los desarrolla por completo: los diseñan, prototipan y construyen.

«Nuestros equipos de software son completamente remotos. Pero los equipos de hardware, que son personas que deben tocar y manipular las cosas, representaron un reto en medio de una pandemia donde no se podía ir a la oficina. Cada ingeniero se llevó un robot para la casa, tuvimos que organizar un sistema de logística, nos tocó movernos demasiado rápido pero lo logramos.»

Pero además de los retos de las restricciones en la pandemia, la alta demanda se convirtió en otro reto a resolver: «comenzamos a trabajar con empresas muy grandes, empresas que listan en la bolsa pública, con cientos de miles de empleados. Así que debimos aprender a organizarnos muy bien para cumplir con las auditorías de sanidad, las técnicas, de data, legales y todo lo que implica firmar contratos más grandes»

También te puede interesar: ¿Cómo formar pequeños emprendedores?

Felipe reitera una y otra vez que los retos son siempre excelentes oportunidades para aprender. Cuando le preguntamos qué habría hecho diferente o de qué se arrepiente, contestó con certeza que cada decisión tomada los ha llevado a donde están y que aunque quizás algunas no hayan sido las ideales, fueron una oportunidad para reconocer cuál era el camino correcto.

«El camino del emprendedor va más allá de lo que se muestra en una nota de prensa o en una ronda de inversión. Es una montaña rusa. Hay días en que sientes que la estás sacando del estadio, otros días en los que sientes que no estás haciendo las cosas bien y que no deberías estar haciéndolas. Todo lo que hemos vivido nos hizo estar más robustos ahora, mucho más fuertes y nos va a permitir aguantar (porque emprender es tan difícil que por eso utilizo la palabra aguantar) mucho más tiempo.»

Sin dudas estos colombianos son emprendedores ejemplares. Pero un rasgo que hace a Felipe una persona tan interesante es su visión de futuro y su capacidad de ver más allá. Estos son algunos de sus consejos para las personas que quieren emprender:

  • Estudien. Aprendan inglés y sobre tecnología.  Todas las empresas y toda las instituciones van a convertirse en un sistema tecnológico, entonces saber de tecnología es fundamental.
  • Piensen más allá de Colombia. Anímense a crear y a competir con todas las empresas del mundo. Creemos productos para vender en otros países, pensemos global y aprovechemos las virtudes de la digitalidad para venderle a todo el planeta.
  • No lo aplacen más, comiencen ya. Comiencen a probar con sus clientes y con su mercado, ellos son la mejor vara para medir lo que funciona o no.

Felipe, particularmente, es un convencido de que la robótica y la tecnología no están hechas para competir con la humanidad, sino para servirla. «Creo que eventualmente el mundo va a llegar a un momento en el que los trabajos manuales, van a ser mucho más costosos que los trabajos intelectuales. A medida que como sociedad entendamos que el cerebro humano y el cuerpo humano están para muchas más cosas» explica.

Felipe y sus socios de Kiwibot tuvieron una visión, que hoy es una exitosa realidad. Trajeron una parte del futuro para hacer la vida de las personas más sencilla. Son un claro ejemplo del famoso ‘ingenio colombiano’, combinado con preparación, trabajo duro y hambre de éxito.

Imagen cortesía de Kiwibot

Mónica Amézquita Aldana

Mónica Amézquita Aldana

Mamá, periodista, amante del buen café y emprendedora. Siempre probando nuevos sabores y siempre buscando aprender un poco de todo cuanto me sea posible. Feliz de escribir sobre las cosas que me inspiran desde cuentos infantiles, futbol, café y el mundo del emprendimiento.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos