Así se está construyendo el reloj atómico más preciso del mundo

Reloj atómico
Un reloj casi eterno

Este reloj podría sobrevivir al planeta Tierra. Seguirá dando la hora exacta, al segundo, dentro de 5.000 millones de años. Funciona gracias a las oscilaciones del núcleo de átomos de estroncio cuando está siendo estimulado por luz y ubicado en medio de un enrejado de láseres, según reporta NPR.

Reloj atómico
Un reloj casi eterno

El reloj, que está siendo desarrollado en la Universidad de Colorado, en Boulder, sería el nuevo reloj atómico más preciso del mundo. Hasta ahora, la mayoría de los relojes de este tipo estaban basados en las vibraciones del núcleo del cesio. El estroncio no solo lo hace más preciso e inmune a interferencias y ruidos, sino también más sensible a la gravedad.

Como Einstein descubrió, el ritmo al que el tiempo pasa sobre un objeto depende de la cantidad de fuerza que la gravedad haga sobre él. Así, entre más lejos está un cuerpo del campo de gravedad, más rápido pasa el tiempo: en el monte Éverest, por ejemplo, el tiempo pasa ligeramente más rápido que al nivel del mar. Este nuevo reloj es muy sensible a esos cambios de altura: según Jun Ye, uno de los científicos a cargo del desarrollo, la diferencia se alcanza a notar tan solo a unos centímetros de diferencia.

Esta diferencia hace que sea muy difícil coordinar la hora exacta en el planeta. Hoy, esa labor la hace un conjunto de relojes relativamente coordinados entre sí. Aunque las diferencias en el ritmo en realidad son inapreciables a una escala no científica –son de 16 ceros decimales–, sí hacen que la precisión absoluta sea un ideal inalcanzable: «Mantener una escala de tiempo absoluta en la Tierra se está convirtiendo en un ideal inalcanzable«, dice Ye, y este reloj empeorará la situación.

Sin embargo, su sensibilidad también puede convertirlo en un instrumento muy útil para otros estudios científicos. Según Tom O’Brian, el científico encargado del tiempo en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología en Estados Unidos (NIST, por su sigla en inglés), el reloj podría ser usado para explorar el interior de la tierra, o para encontrar agua u otros recursos subterráneos.

Imagen: Andreas Rodner (vía Flickr)

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

Ver todos los posts

8 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos