De caballos a unicornios: glosario animal del emprendimiento

hectocornio, unicornio, decacornio, startups, emprendimiento

Todos hemos escuchado el término ‘Unicornio‘ para referirse a cierto tipo especial de startup. Pero ¿sabes qué significa un hectocornio, un centauro, un pony o un caballo cuando hablamos de emprendimiento?

Fue en la década de los noventa cuando el economista estadounidense David Birch, comenzó a usar nombres de animales como analogías para clasificar a las empresas de acuerdo a su tamaño y características.

Birch clasificó las empresas en: ‘ratones’ para las pequeñas empresas que tienden a permanecer pequeñas, ‘elefantes’ son las grandes empresas que si bien no tienen un importante índice de crecimiento, tienden a ser muy estables y ‘gacelas’ para las empresas que crecen rápidamente y por ende, generan muchos empleos e ingresos. 

Pues bien, el término unicornio  fue acuñado por la inversionista de riesgo Aileen Lee en una publicación de TechCrunch de noviembre de 2013. Y es que los unicornios son seres mitológicos, como lo fue por mucho tiempo la idea de que una startup tecnológica consiguiera un valor de mercado de $1000 millones de dólares.

También te puede interesar: ¿Qué es una empresa unicornio?

Pero las dinámicas empresariales han cambiado. La forma de hacer negocios es ahora muy diferente y el emprendimiento ha conseguido unos alcances antes inimaginables. Lo que ha estimulado la imaginación de los economistas que han ideado una serie de nombres de animales, incluso mitológicos, para describir a estas nuevas empresas.

Por ejemplo, una startup valorada en $10 millones de dólares es llamada ‘pony’, pero si esta startup llega a valorarse en los $100 millones de dólares entonces se llama ‘centauro’. Así fueron bautizadas por Dave McClure, el fundador de 500 startups y Practical VC.

¿Pero hay algo más mítico que un unicornio? Sí, y en el mundo son poco más de veinte. Se trata de los ‘decacornios’, startups que alcanzan una valoración superior a los $10.000 millones de dólares en los mercados de inversión privada, es decir, que no cotizan en bolsa.

Y si creían que no podía haber una raza superior de animales míticos pues se equivocan. El ‘Hectocornio’ es la startup con una valoración superior a los $100.000 millones de dólares. Y sí, existe un ejemplar según los datos de CB Insights: la startup china Bytedance valuada en $140.000 millones de dólares.

También te puede interesar: Colombia tiene su propio unicornio: Rappi

Pero además de la mítica clasificación de las startups de acuerdo a sus casi fantasiosas cifras de valuación, también existe una clasificación más sencilla de emprendimientos de acuerdo a su tipo de negocio.

Por ejemplo, el contrapunto de los unicornio son los ‘escarabajos’, startups con modelos de negocio sólidos y con tasas de crecimiento constantes.

Y si se trata de emprendimientos ágiles y potentes con un fuerte nivel de innovación, que necesitan un alto capital para su etapa inicial, entonces estamos hablando de ‘caballos’. Pero si es un negocio potente e innovador que no necesita altos costos para funcionar entonces se trata de un ‘águila’.

Ya sea que quieras comenzar como un ‘águila’ o como un ‘caballo’ seguramente tu objetivo será llegar a convertirte en el próximo ‘unicornio’. O quizás si la suerte y la sabiduría te acompañan puedas cumplir ese loco sueño de ser el founder del próximo hectocornio. Soñar no cuesta nada, dicen por ahí, pero del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Imagen de ELG21 en Pixabay

Mónica Amézquita Aldana

Mónica Amézquita Aldana

Mamá, periodista, amante del buen café y emprendedora. Siempre probando nuevos sabores y siempre buscando aprender un poco de todo cuanto me sea posible. Feliz de escribir sobre las cosas que me inspiran desde cuentos infantiles, futbol, café y el mundo del emprendimiento.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos