iPhone 6: primeras impresiones

El iPhone 6 es un nuevo comienzo. Es el iPhone más diferente a su antecesor en muchos años, quizás desde el iPhone 4. El cambio va más allá de la forma y el tamaño: el iPhone 5s es la culminación de un lenguaje de diseño que llevaba años perfeccionándose y afinando detalles.

Sin embargo, el reto para Apple es que la ‘experiencia de usuario’ sea la misma: esa frase que es difícil de refinir y engloba un montón de pequeñas cosas, pero que es el mantra de los fanáticos de Apple y la razón por la cual muchas personas pagan mucho dinero por sus productos.

El iPhone 6 –que ya está disponible en Linio y seguramente llegará a Colombia antes de que se acabe el año– es bastante cómodo y robusto, pero a la vez liviano y delgado (no parece fácil doblarlo). El material metálico del que está hecho se siente muy bien en la mano, y los botones hacen la tarea, aunque se sienten un poco extraños si se les compara con los del iPhone 5s. El botón de encendido cambió de lugar; ahora está en la parte lateral, antes estaba en la parte superior.

Los bordes también son muy diferentes: no solo por la curva, sino porque el cristal se alcanza a curvar un poco y se fusiona con el metal. La textura de ese trabajo se siente bien, pero habrá que ver si ese detalle le quita o no resistencia a las caídas.

El hardware, por supuesto, está a la altura. La pantalla no solo es más fina que la del iPhone 5s, también es más brillante. Además, el rendimiento está muy lejos de lo que le pide el software, por lo que el usuario experimentará la agilidad y solidez a la que está acostumbrado.

Dolores de crecimiento

[nggallery id=773]

El gran tema del iPhone 6 es el tamaño. Es mucho más cómodo para muchas tareas que el iPhone 5s, especialmente para aquellas que requieren del teclado. Las fotos, películas y textos también se ven y se consumen mejor, y –como ocurre siempre con las grandes pantallas– la experiencia de uso de apps y sitios web tiende a mejorar.

Pero esto tiene un precio. Al contrario de todos los demás iPhone, no se puede controlar totalmente con un solo pulgar, y esto es un problema en el mundo iOS. Resulta que la mayoría de aplicaciones están diseñadas para pantallas más pequeñas, por lo que tienen botones en las esquinas superiores. En un iPhone 5s –y mucho más en un 4s– esto no es problema, pues el pulgar llega sin problema. Pero en el 6 esto no ocurre.

Muchos desarrolladores están actualizando sus aplicaciones para las nuevas pantallas, pero no siempre lo están haciendo bien. No solo se trata de aprovechar la nueva ‘finca raíz’ para mostrar más contenidos, sino de acomodar la interfaz y la interacción para un dispositivo que tiene una ergonomía diferente.

Una pantalla más grande exige un diseño diferente

Entre otros detalles, muchas apps siguen teniendo botones en las esquinas –incluso muchas de las que están preinstaladas en el teléfono–. La solución de Apple es crear un gesto en el que, cuando el usuario pasa su dedo dos veces por el botón de ‘home’, los contenidos se bajan y quedan al alcance del pulgar. Pero eso no es una cura, es un remiendo que simplemente elimina el síntoma.

Además, está mal implementado: en algunas apps, hay que hacer el gesto cada vez que se cambia de pantalla, lo que se vuelve tedioso. Sería mejor que el botón estuviera en otro lado, o que fuera reemplazado por un gesto táctil.

A pesar de que el iPhone 6 es un muy buen teléfono, iOS está padeciendo de dolores de crecimiento. El sistema operativo de Apple no parece listo para un smartphone de gran pantalla, y aunque solucionar esto es cuestión de tiempo, sí le añade frustración a la experiencia de usuario. Y eso es exactamente lo contrario a lo que Apple vende.

Imágenes: ENTER.CO

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

Ver todos los posts

112 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos