Redes sociales: ¿útiles en los procesos educativos?

Foto: Marco A. Torres, torres21 (vía Flickr).
Con el fin de conocer un poco más sobre la relación entre la educación y redes como Facebook, hablamos con Carlos Serrano Escallón, quien capacita en línea a docentes virtuales. Sus respuestas abren espacio a nuevas reflexiones.
Foto: Marco A. Torres, torres21 (vía Flickr).

Por Andrea Bernal.

Las redes sociales se han convertido en un tema cotidiano. A pesar de ello, es poco lo que se discute sobre su uso en los espacios educativos, bien sea escolares o universitarios. Entrevistamos a Carlos Serrano Escallón, no para presentar un panorama completo de la relación entre educación y redes sociales, sino para generar reflexiones interesantes para investigadores, docentes, padres de familia y estudiantes en general.

Serrano es licenciado en Educación de la Universidad Javeriana y Maestro en Educación a Distancia de la Universidad de Londres, y ha realizado investigaciones alrededor del e-learning y temas relacionados.

ENTER.CO: ¿En qué se diferencia la educación tradicional del e-learning?

Carlos Serrano Escallón: La estrategia de e-learning y la educación a distancia en general tienen un requerimiento muy importante: que uno fortalezca su autonomía para aprender. El sistema educativo nos ha formado como estudiantes pasivos y receptivos, mientras que en la educación a distancia requerimos una actitud distinta frente al aprendizaje.

Tenemos que fortalecernos en disminuir la dependencia de un docente y ser más capaces de establecer por nosotros mismos los resultados del aprendizaje. Tenemos que definir cuando algo está bien o mal, no necesariamente esperando que un profesor se pronuncie, sino contrastando con el mismo contenido de un libro o los planteamientos de alguien dentro del grupo de compañeros. Cuando no contamos con todos esos mecanismos que nos controlan, nos cuesta un gran trabajo permanecer en experiencias de aprendizaje basadas en el estudio independiente.

Hoy hay ciertos grupos de población con mayor disposición hacia la autonomía en el aprendizaje. Por ejemplo, el grupo de docentes universitarios que yo recibo en mi curso virtual es gente que está dispuesta, y sin embargo la misma experiencia del curso los golpea. Ellos siempre están esperando que yo hable, escriba o les diga mucho más. Les contesto diciendo que mis planteamientos están en las lecturas.

Aquí se presenta un choque entre los roles que juega el tutor virtual y el que interpreta el docente en el salón de clase. Este último suele contestar y dar todo a los alumnos. Al usar la mediación que facilita la tecnología, el tutor debe aprovecharla de manera distinta. Uno debe establecer límites frente a lo que hace como tutor para que los participantes entren en la dinámica de gestionar su aprendizaje.

¿Cómo nace el curso de Tutores en la Red para su diplomado de la Universidad Javeriana?

A través de la Red de Universidades Jesuitas en Latinoamérica, en la que ven muy importante aprovechar todas las tecnologías para la formación. Esta red tiene otros cursos que han ofrecido durante varios años y para ello requerían docentes virtuales, de allí la necesidad de formar a los docentes en la orientación de cursos virtuales, además de brindar esta oportunidad a los docentes inquietos con el aprovechamiento de las tecnologías en la educación. En este curso proponemos a los docentes universitarios (y algunos escolares) una experiencia de aprendizaje virtual, y ello se va dando desde la perspectiva de reflexionar sobre su propia vivencia del curso.

De esta manera logramos que proyecten qué va a pasar con sus alumnos cuando orienten sus propios cursos. Así podrán implementar diferentes medidas para contrarrestar las grandes dificultades que se presentan en los cursos virtuales, como los altos niveles de deserción, o aprender a manejar las reacciones de los estudiantes que quieren seguir en el rol pasivo de la educación presencial.

¿De qué depende el éxito de un curso virtual?

De la constancia y disciplina del estudiante, que a su vez puede depender tanto del rol que juega el docente virtual como del diseño mismo del curso. En el curso mencionado, que surgió hace 5 años y se ofrece 2 veces al año con una duración de 3 meses, digo a mis estudiantes que ojalá tengan disponibles 2 horas diarias, aunque la verdad, más que tener tal disponibilidad, lo importante es ingresar al curso con frecuencia, ojalá una vez al día. Como el curso está basado en el desarrollo de foros electrónicos, si uno ingresa solamente los fines de semana, como hacen algunos, se enfrenta a la sobrecarga de información, lo cual impide el buen aprovechamiento de las contribuciones de los compañeros.

Este curso está funcionando con éxito en términos de la satisfacción manifestada por los participantes, y creo que hemos logrado que un buen número de docentes vea las nuevas posibilidades ofrecidas por la tecnología y las articule a los procesos de formación.

¿Cómo surge la relación entre las redes sociales y el curso de los Tutores en la Red?

En un momento dado observé que el curso estaba perdiendo oportunidades en términos de tener en cuenta los desarrollos tecnológicos basados en Web 2.0, en el que se inscribe el uso de las redes sociales. En el mundo de la formación, estamos pensando siempre en ver las maneras de aprovechar tecnologías para el desarrollo de procesos de aprendizaje, y en ocasiones olvidamos mirar aplicaciones que surgen con fines distintos.

Por ejemplo, las redes sociales tienen esencialmente una finalidad de interacción social, pero no por ello podemos dejar de preguntarnos cómo podríamos aprovecharlas, ya que la educación es esencialmente un fenómeno social. Esto me llevó el año pasado a mirar en qué estaban los docentes universitarios con relación a las redes sociales.

¿Y qué encontró?

Lo que hicimos fue incluir, al margen de la estructura temática del curso, y utilizando nuestro foro social (la cafetería virtual) del curso, la descripción de experiencias con el uso de redes sociales. Invité a los docentes a registrarse en Facebook y Twitter a ver qué pasaba. Lo que encontré inicialmente fue una gran desconfianza, la gente tenía más información sobre la posibilidad que tienen los maleantes de aprovechar la información en estas redes para sus fines, que información sobre otras posibilidades de interacción y relación ofrecidas por ellas. Hubo una postura reactiva en la mayoría de ellos y muchos prefirieron no ingresar a las redes.

El curso acaba de arrancar nuevamente en marzo y ahora quiero darle más estructura a las redes sociales y darle mucho más enfoque a la exploración del tipo de aprendizaje que podría darse utilizando estas redes.

Las redes están diseñadas en función del relacionamiento social, y no para el aprendizaje. Sin embargo, cuando aprendemos estamos en interacción de alguna manera social; lo que pasa es que cuando aprendemos hay una finalidad que trasciende la conversación informal, pues ampliamos o fortalecemos nuestros esquemas de pensamiento, y muchas veces esta interacción informal es gran fuente  de aprendizaje.

Lo que buscamos es potenciar el aprendizaje con el uso de las redes sociales y ver cómo uno lo puede articular a procesos formales de formación. Es meter la informalidad dentro de la formalidad del sistema educativo.

Hablemos de aprendizaje colaborativo y su relación con las redes sociales.

En 2007 escribí un artículo para un diplomado tratando de identificar los diversos tipos de comportamiento que son colaborativos cuando uno aprende en la Red. Más desde una perspectiva de interacción en foros electrónicos. Esto resulta útil en general para los docentes en tanto que es difícil establecer cuándo hay colaboración y cuándo no la hay.

Básicamente, por la formación que tenemos del sistema educativo formal, tenemos mayor tendencia a competir que a colaborar. Entonces la actitud con la que asumimos los procesos de formación está más en función de ganar a título personal. No estamos pensando que somos parte de un grupo y que todos aprenderemos más si logramos construir una actitud de colaboración frente a las actividades de aprendizaje. Por ejemplo, uno de los comportamientos colaborativos es hacer preguntas aclaratorias, pues el hecho de preguntar públicamente hace que otros puedan aprovechar las respuestas y no necesariamente serán contestadas por el docente sino posiblemente, por un compañero del foro.

Mi hipótesis frente al uso de las redes sociales y la colaboración gira alrededor de la confianza. La colaboración requiere de un ambiente que genere confianza y esta se construye en un ambiente social, es decir, cuando se da lugar a una interacción en la que uno cuenta más de sí mismo, de su familia, de manifestar preocupación por otros, lo cual a veces es difícil en un medio tan frío como el computador.

El hecho de que yo pueda ver las fotografías de mis estudiantes, de mis colegas en el curso, sus viajes, sus familias, sus gustos en cine,  que son justamente todas estas cosas que se muestran en Facebook, ayudará a generar la confianza necesaria para facilitar el aprendizaje colaborativo. La construcción de confianza hace que la interacción desde una perspectiva académica pueda ser más fluida, pues este tipo de interacción implica ciertos niveles de crítica que cuando no hay confianza lo único que hacen es destruir la relación muy rápidamente.

Si hay confianza, el estudiante comprende que existen objetivos comunes y será más fácil que acepte la crítica que aparece en los foros, o puede contestar a las opiniones contrarias explicando los puntos de vista propios, logrando quizás persuadir a los demás lectores del foro.

¿Cuál es el perfil ideal de estudiante para que la relación redes sociales y educación virtual sea exitosa?

Uno como docente virtual debe tener presente una cosa: al estudiante hay que irlo formando para el ambiente virtual. No estamos acostumbrados a ello, pero hay que dar lugar a las experiencias de aprendizaje en línea como la fuente misma de aprendizaje para llegar a ser un buen estudiante virtual.

Lo ideal sería tener estudiantes que presenten las siguientes características:

  • Asumen con autonomía su propio aprendizaje.
  • De alguna manera, la tecnología no los atropella, tienen cierta inquietud con el tema o al menos, no les cuesta tanto trabajo entrar a conocer una plataforma.
  • No sienten temor de interactuar a través del computador. (Creo que los muchachos de hoy en día tienen ese tema superado, pero es algo que sí veo entre los docentes actuales)
  • No les temen a los ritmos distintos propios de la educación a distancia. En el caso del uso de foros electrónicos que son asincrónicos, comprenden que las respuestas a sus preguntas pueden llegar días después, o incluso pueden no llegar.

Pensando en las nuevas generaciones, que son más autónomas en la búsqueda de conocimiento, algunos académicos plantean que la universidad podría dejar de existir. Uno de ellos es Alejandro Piscitelli. ¿Qué opina usted de estas ideas?

Es una idea radical que a la vez me encanta. Eso se parece al planteamiento de Ivan Illych sobre la sociedad desescolarizada. Con el tiempo, todos descubrimos que uno sí tiene muchas maneras de aprender que no necesariamente están restringidas al ámbito educativo.

Creo que la educación formal es necesaria inicialmente. Es decir, todo lo que se hace formalmente con los niños, el desarrollo de la lectoescritura, el pensamiento lógico-matemático, etc.  es realmente valioso. No me atrevería a ser tan radical para afirmar que eso puede dejar de existir. Pero sí creo que el adulto puede ingeniarse formas distintas de aprender.

La contradicción que encuentro es que dadas todas las necesidades que tenemos en la infancia y la adolescencia, nos acostumbran tanto a depender de un docente y de determinadas formas de aprender (muy centradas en una enseñanza estructurada) que no podemos ver que sí aprendemos de maneras distintas.

El reto para el sistema educativo es justamente mostrarles a todos los estudiantes que hay diversas maneras de aprender y que en la medida en que se tenga conciencia de sus relaciones con otros, como en una red social, se adquiere conocimiento.

En la universidad, de alguna forma, se vive el fenómeno del aprendizaje informal. Los muchachos se sientan en la cafetería y conversan sobre el país, sobre su entorno cercano. Ahí hay aprendizaje, pero nadie lo ve porque no está ahí el profesor que pueda constatarlo.

En ese sentido, sí hay una posibilidad. Ahora con los videojuegos e Internet hay muchas alternativas para el desarrollo de habilidades e incluso adquisición de conocimiento. Pero ahí hay una concepción de aprendizaje que trasciende el ámbito sicológico, y quizá se mezcla con sociología y antropología: me atrevería a decir que aprender es ‘ser parte de’, es participar. Es decir, por el solo hecho de estar en interacción con otros, uno empieza a hacerse alguien, a construir cosas, pensamiento, a emocionarse, en últimas, a ser. Y ello no es diferente de las finalidades que planteamos cuando diseñamos ambientes para aprender.

Este tema de las redes sociales debe investigarse mucho más. De hecho, hace poco salió el Horizon 2010, un reporte de la Universidad Abierta de Cataluña que indaga sobre las tendencias para integrar las nuevas tecnologías a la educación.

Uno de los planteamientos del reporte es que en el corto plazo, las redes sociales se empiezan a integrar en el sistema educativo. Y eso es lógico, pues las generaciones que están llegando a las universidades son personas para las que la interacción social por medio de un computador es algo normal.

Entonces, muchas instituciones están indagando esas redes para integrarlas a los procesos de formación. Esa es una de las cosas que se prevé muy en el corto plazo.

Un colegio de Bogotá ha diseñado una interesante experiencia para los padres de familia. Se trata de una sesión de 2 partes. En la primera, los estudiantes (de 9 a 12 años) les mostrarán a sus padres cómo abrir cuentas en Facebook y Twitter. En la segunda, se dará una conferencia para los padres sobre el uso adecuado de las redes sociales.

¿Qué opina sobre el uso de redes sociales en estas edades? ¿Considera que los niños pueden asumir este tipo de roles, teniendo en cuenta que la edad mínima para abrir una cuenta en Facebook es 13 años?

 

Uno esperaría que estas experiencias en Internet fueran completamente abiertas. Sin embargo, desafortunadamente todo tiene un riesgo y se han visto casos complicados con personajes malintencionados. En ese sentido uno puede preguntarse qué tanto puede ayudar ese límite de edad a minimizar ese riesgo. Personalmente no creo que lo elimine.

Lo que he visto que se está trabajando mucho para manejar este tema es el compromiso de los padres de familia con las experiencias de los niños en las redes sociales. Me parece fantástico que los colegios hagan esto porque es algo en lo que los padres deben involucrarse.

Conozco padres que se han metido en redes porque los hijos los han ‘obligado’, con el interés de relacionarse con ellos en otros espacios. Más que verlo como un tema de peligro o de temor que necesita evitarse, hay que verlo como una oportunidad  para apoyar a los hijos en la construcción de estas relaciones y así protegerlos de este tipo de riesgos.

Colaboradores ENTER.CO

Colaboradores ENTER.CO

Muchos periodistas y blogueros de Colombia, Latinoamérica y España colaboran esporádicamente con ENTER.CO, aportando su conocimiento y puntos de vista frente al acontecer tecnológico y de Internet.

View all posts

11 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Con la llegada de las tics las redes sociales se convirtieron en herramientas de participación en las diferentes aulas de clase, de fácil acceso para todos los jóvenes que participan activamente de este tipo de herramientas, el sistema educativo no puede quedar al margen de los nuevos cambios. Debe atender a la formación de los nuevos ciudadanos y la incorporación de las nuevas tecnologías ha de hacerse con la perspectiva de favorecer los aprendizajes y facilitar los medios que sustenten el desarrollo de los conocimientos, bienvenidas las redes sociales DE LA MANO DE LOS DOCENTES a las aulas de clase.

  • Las innovaciones tecnológicas en la educación han proporcionado canales nuevos de comunicación e inmensas fuentes de información que difunden modelos de comportamiento social, actitudes, valores, formas de organización. Es aquí es donde esta intrínseco el papel de los maestros y los padres de familia. Son ellos que con su apoyo canalizan esta avalancha de información que se desborda por las redes sociales, páginas web, la música, los medios de comunicación, etc. Hemos pasado de una situación donde la información era un bien escaso a otra en donde la información es tremendamente abundante, incluso excesiva.

  • prof Carlos
    Me parece muy interesante su experiencia y apuesta a las redes en la EAD. He participado como tutor en un curso con la FUCLA (Quibdó), institución que se apoya en la plataforma de los claretianos de Brasil para desarrollar las tutorias virtuales. Créame que me fue muy dificil pensar materales y apoyos apropiados; en contraste los foros tuvieron una buena participación de personas que les queda incluso dificila acceder a computadores. Lo que me parece interesante, y que en su momento no estimé, es que algunos estudiantes quisieron ponerse en contacto conmigo medinate las redes, pero no les seguí la cuerda por los asuntos o temas con los cuales remitian su interes en hacerse como contactos míos en las redes. Ahora pienso que era cuestón de redireccionar los temas que les servían de pretexto para contactarme con los conceptos o intereses profesionales que teníamos en común cuando estabamos en la relación tutor-estudiante. Ciertamente estoy interesado en participar en discusiones alrededor de la planeación de cursos y materiales en EAD acondicionados a nuestra realidad sociocultural, seguramente muy distinta a la europea. JMG

  • Muy buen articulo. Los interesados pueden visitar la pagina del proyecto facebook en la universidad de Buenos Aires http://www.proyectofacebook.com.ar es lomejoe que he leido sobre el tema. Pueden ahi mismo bajar el libro del proyecto de mas 200 paginas. Excelente. Nosotros tenemos un grupo de investigacion en Colombia sobre neurociencias y tecnologias aplicadas a la educacion, ya hemos realizado campamentos facebook en mas de 20 colegios. Si quieres participar lo puedes hacer desde tu colegio, como profesor o como grupo de padres de familia. Mail [email protected] . La pagina web de nuwstro grupp es http://www.colegiosdelfuturo.com y esta conformado por neurologos psicolpgos medicos profesorea padres de familia y alumnos. Es gratis participar. Animense.

  • Los argumentos sobre la utilidad de las redes sociales para los procesos educativos me parecen muy motivadores, especialmente para quienes, de alguna manera, nos hemos marginado conciente y voluntariamente de acceder a ellas. 

  • Los argumentos sobre la utilidad de las redes sociales para los procesos educativos me parecen muy motivadores, especialmente para quienes, de alguna manera, nos hemos marginado conciente y voluntariamente de acceder a ellas. 

  • Esta increíble las opiniones sobre este tema de las redes sociales para los procesos educativo, y si pienso que los educadores debemos actualizarnos e ir aprendiendo sobre todo lo nuevo que nos permita ser mejores educadores para poder transmitir lo que sabemos de una forma mas sencilla en estos tiempos modernos en los que todo esta siendo computarizado. Debemos dejar el temor e ingresar a esta nueva era tecnológica.

    Martha M

  • Esta increíble las opiniones sobre este tema de las redes sociales para los procesos educativo, y si pienso que los educadores debemos actualizarnos e ir aprendiendo sobre todo lo nuevo que nos permita ser mejores educadores para poder transmitir lo que sabemos de una forma mas sencilla en estos tiempos modernos en los que todo esta siendo computarizado. Debemos dejar el temor e ingresar a esta nueva era tecnológica.

    Martha M

Archivos