Por un sector transparente (columna de Guillermo Santos)

Columna de Guillermo Santos

Estamos en una época coyuntural para que el país adopte buenas estrategias digitales que permitan que estas crezcan y nos beneficien a todos. El país debe estar listo, como lo dijo Scott McNealy en 1986, para que todos puedan estar conectados a cualquier hora y desde cualquier sitio.

La ministra Constaín ha estado explicando y promoviendo su ley por todo el país, y seguramente le han hecho críticas, como la de Germán Vargas Lleras en su columna publicada en este diario, pero hay que mirar hacia adelante. Lo más apropiado es empezar a ir mejorando a medida que todo el proceso se vaya estructurando e implementando. Pero esperar hasta que todo esté bien y todo el mundo esté de acuerdo no es lo mejor para poder ofrecer una buena vida digital.

Algo que sí creo se debe tener en cuenta, y no para ya, sino para cuando todo esté andando, es que se mire la conveniencia de que el Estado sea socio de algunas de las empresas de telecomunicaciones importantes en el país y que no haya un regulador independiente en este tema.

Columna de Guillermo Santos

Movistar, Tigo Une, ETB son de las más grandes y compiten con otras, como Claro y Avantel, del sector privado. Sin embargo, actualmente, los que toman las decisiones en los asuntos que las afectan son totalmente del Estado, y no se podría decir, por los motivos ya descritos, que sus decisiones sean imparciales. No estoy afirmado que no lo sean, pero estar cobijados bajo la sombrilla de dueños y, a la vez, reguladores no es bueno para su credibilidad.

Creo que el Estado debe entender esto y darle transparencia a este sector, retirándose de las empresas en las que es socio, vendiendo sus acciones, que, además, le traerían recursos que el país está pidiendo a gritos.

Ojalá se contemple esta posibilidad, que haría que el sector de las telecomunicaciones fuera totalmente transparente y abierto para nuevos inversionistas que llegan al país. Nunca es tarde para hacer esto.

* * * * *

No me parece justo que los colombianos tengamos que pagar los huecos que dejó Electricaribe, teniendo que pagar un recargo por voltio que supere cierto promedio. Esto es de locos, ya que tener que asumir el costo de las consecuencias de malos manejos, robos de la luz por terceros e ineficiencia en el manejo de esta empresa es inequitativo.

* * * * *

Los caminos de ladrillo en el parque El Virrey, que fueron reparados hace pocos meses, ya se están levantando otra vez. ¿Será que esa platica se perdió?

Publicado con autorización de El Tiempo.

Imágenes: OpenClipart- Vectors (vía Pixabay).

Guillermo Santos

Guillermo Santos

Yo soy, como me han calificado algunos de mis jóvenes amigos, un 'nerd' de vieja escuela, o como me lo dijeron textualmente, un 'old-school nerd'. Hice mi tesis con tarjetas perforadas en código EBCDIC, que se ejecutaban en un IBM 1130 que ocupaba todo un piso en la Universidad de los Andes. De esta institución salí graduado de Ingeniero de Sistemas y Computación en 1972. Programar era mi principal afición. Lo hice en lenguajes poco conocidos ahora tales como Cobol, Fortran, Lisp, PL/1 y Snobol. Para hacerle honor al apellido, decidí escribir, sobre tecnología obviamente, y en 1983 fundé la sección más antigua de tecnología en Suramérica publicada en cualquier periódico de tiraje nacional. En 1995 trasladé esas ganas de escribir sobre el tema que me apasiona a las revistas, y le di vida a Enter, ahora ENTER.CO, la primera revista de tecnología en Colombia. Soy aficionado al fútbol, tanto que fui presidente de Millonarios por dos años; amante del trote, del golf y del cine. Pero el centro de mi corazón esta inmerso en 'el mundo de la tecnología', como le puse a mi columna editorial en el diario El Tiempo, la que estoy escribiendo todos los lunes desde el 24 de enero de 1994. Pero principalmente colombiano, orgullosamente colombiano.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos