De la aguja a la pantalla: así ha evolucionado el tablero de los autos

De el aire acondicionado a los GPS.
De el aire acondicionado a los GPS.
De el aire acondicionado a los GPS.

Los autos han aprovechado cada avance tecnológico para hacer de su experiencia de manejo algo más cómodo para los usuarios. Desde inicios del siglo pasado hasta el día de hoy, el interior de un auto no es el mismo en prácticamente ningún aspecto. Entre esa categoría entra el panel y el tablero del carro, que ha incluido nuevas herramientas desde su primer década de creación.

1900 – 1930

Los primeros modelos comerciales de autos no tenían en su tablero ningún tipo de herramienta. Realmente era solo un tablero: madera plana sin ningún tipo de compartimiento o dispositivo. Desde el punto de vista de la seguridad el tema aun necesitaba recorrer un largo camino.

En los primeros 10 años de desarrollo aparecieron los primeros de velocidad y combustible, que eran las únicas herramientas que incluía el tablero de los autos comerciales. En los años siguientes, iniciando la primera década de los años 30, ya se habían aderido nuevas opciones para los usuarios: los compartimientos para guardar cosas y algunos controles para funciones del auto.

En 1925 apareció una herramienta que no ha sido descartada hasta el día de hoy: los encendedores de cigarrillos en el panel de los carros.

1940 – 1980

A principios de la década de los 40 el diseño ya era un tema que adquiría importancia para los productores de autos. No solo el exterior era importante, también el interior y –por lo tanto- el tablero del carro. Las empresas empezaron a usar materiales de menos calidad, como ciertas aleaciones de plástico, pero ello permitió crear formas más estilizadas. La fibra de vidrio también entró en escena.

Algunos modelos empezaron a usar materiales cromados, pero el brillo que generaban no era cómodo para los usuarios, ni mucho menos seguro.

La introducción del LED no quedó fuera de la imagen. Los instrumentos y tableros usaron esa tecnología para actualizar muchas de las funciones de visualización, especialmente en la noche. Para la década de los sesenta, el aire acondicionado –que había iniciado su historia en los carros en 1933, pero nunca había sido algo generalizado en la época– empezó a volverse algo común en las líneas de ensamblaje.

1990 – 2000

Cuando la tecnología dio paso a sistemas de sonido portátiles, los autos empezaron a incluir este tipo de tecnología. Aunque el radio ya era un compañero de los paneles desde hace unas décadas, la posibilidad de reproducir CD y archivos .mp3 se volvió una realidad dentro del automóvil.

Para estas décadas el entretenimiento iba más allá de los sistemas de sonido. Por lo tanto las pantallas se acomodaron al interior del automóvil, con funciones que iban desde controlar algunos aspectos del auto, hasta reproducir video.

Con el crecimiento del mercado de celulares, herramientas como el encendedor de cigarrillos fueron adaptados para funcionar también como una fuente de energía –de 12 voltios– para cargar ese tipo de dispositivos. Actualmente los puertos USB reemplazaron ese tipo de adaptadores.

Los últimos años

El entretenimiento y la comodidad solo miran hacia adelante: reproductores de DVD y Blu Ray, pantallas táctiles, videojuegos y todas las herramientas que van siendo parte de los dispositivos móviles. Sistemas como Media Nav seguirán apareciendo a lo largo de los años, con servicios de música, guía GPS, llamadas y chat.

El aire acondicionado también dará un salto importante, con la tecnología TIFFE (sistema termal integrado para el combustible económico, por sus siglas en ingles), cuyo principal objetivo es ahorrar cada vez más energía y consumo de combustible.

Otra opción, que genera debate dado su nacimiento como respuesta a combatir el cambio climático, es el aire acondicionado sostenible para autos. El punto de discusión se centra en el uso de tecnología centrada en el CO2, que puede ser poco seguro y sale mal librado en temas de costo-beneficio para los fabricantes.

boton

Imagen: Montaje ENTER.CO.

Camilo Martínez

Camilo Martínez

Viviendo dentro de las cuatro líneas que arman una viñeta, transportándome en los fotogramas de las películas más clásicas o del cine más explosivo, leyendo desde literatura de ciencia ficción desechable o las obras hechas para el bronce. Básicamente amante ciego de las historias, sea en pantalla o papel, buenas o terribles. Profesional en comunicación social y periodismo del Politécnico Grancolombiano, he colaborado con medios como Caracol Radio, Cartel Urbano, Diario ADN y RCN Televisión.

Ver todos los posts

8 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos