Opinión: ¿Crear empresa o acumular experiencia laboral?

empresa

empresa

Entre el 2013 y el 2016 cursaba los últimos semestres para graduarme como Ingeniero de Sistemas e Ingeniero Telemático. Fue en ese tiempo en donde sentí que estaba en la cúspide de mi creatividad como estudiante universitario. Creé, junto a dos compañeros de la universidad, aplicaciones que en su totalidad tuvieron casi 50 mil usuarios. Algunas de ellas son:

Por: Camilo Sacanamboy

Freaking Grammar

Un juego para practicar la ortografía (español, inglés y francés), completando frases y eligiendo entre dos palabras. Disponible para Android y iOS.

DBTools

Una aplicación para poder modelar bases de datos. Usada principalmente en España y en países de África y el sur de Asia. Disponible para Android.

Dijkstra Calculator

Una aplicación que usa el algoritmo de Dijkstra para poder calcular los caminos más cortos en un grafo. Usada principalmente en países como México, Ecuador, Italia, Indonesia e India; pero que actualmente tiene usuarios en todos los continentes. Disponible para Android.

Cuando estaba finalizando mis estudios llegó el momento de tomar una decisión importante para mi vida. Había creado, junto a mis compañeros, tres aplicaciones móviles de los festivales más importantes de Cali: la Feria de Cali, el Festival Petronio Álvarez y el Festival Mundial de Salsa. Estas aplicaciones que recibieron calificaciones por encima de 4.5 y que habían sido usadas por casi 10 mil personas. Eso nos dio un reconocimiento importante y empezaron a buscarnos para desarrollar aplicaciones móviles para todo tipo de eventos.

Si bien desde pequeño tuve un espíritu emprendedor (mi primera “empresa” fue vender mis dibujos en el edificio donde vivía y la segunda “empresa” fue alquilar por horas el PlayStation 1 que tenía en mi casa), cuando tomé la decisión de ser ingeniero no me imaginaba iniciando una compañía.

Me imaginaba trabajando para las grandes empresas de tecnología: Microsoft, Google, Facebook, entre otros. Sin embargo, la vida presenta oportunidades que decides tomar o dejar pasar. En mi caso, estaba la oportunidad de iniciar un negocio que estaba empezando a dar sus frutos y yo decidí tomarla.

Motivado por mis dos compañeros (uno de ellos mi socio actual), decidí continuar con el trabajo que habíamos venido realizando. Empecé a apasionarme por la organización de eventos y me di cuenta de que había muchas falencias en ese sector que no se estaban resolviendo del todo.

Estaba muy seguro de que tenía un equipo de trabajo con mucho talento para empezar a dar solución a esos grandes problemas y fue ahí cuando decidí fundar Peewah, mi primera empresa legalmente constituida en Colombia (y ahora también en Estados Unidos). Peewah es una plataforma de gestión de eventos por donde han pasado más de 300 mil usuarios en más de 1.400 eventos, números que siguen creciendo aceleradamente.

Nacimiento de Peewah

Fundar Peewah fue una de las decisiones más difíciles de mi vida porque sabía que tendría que afrontar muchos retos para los que no estaba preparado. Sin embargo, creí en mis capacidades y en las de mi equipo de trabajo y empezamos ese viaje lleno de obstáculos.

El camino hasta hoy en día ha sido muy gratificante. Hemos logrado establecer una compañía rentable, con operación solamente en Colombia, pero con usuarios en más de 26 países. Una compañía que ha logrado un reconocimiento en el sector de eventos y que día a día crece, apuntando a ayudar a resolver las falencias que algún día identificamos en la organización de eventos.

Como todo empresario en sus inicios, mis responsabilidades han abarcado muchas áreas para las que las grandes empresas tienen todo un equipo de trabajo. Coordinar el equipo de desarrolladores, crear campañas de marketing digital, trabajar en la estrategia de la compañía, reuniones con clientes potenciales, hacer propuestas comerciales, dar soporte a los clientes actuales, entre otros. Sin embargo, nunca me he sentido abrumado por la cantidad de trabajo. Por el contrario, cada hora de mi tiempo que uso un domingo en la empresa lo veo como una inversión para lograr nuestro objetivo.

He tenido la oportunidad de dar charlas a diferentes tipos de público: emprendedores, empresarios, recién graduados, estudiantes de colegio, estudiantes universitarios, entre otros. En esas charlas hay una pregunta que siempre me hacen de diversas formas: “si tu empresa fracasa, ¿no te da miedo no tener suficiente experiencia laboral?”. Y es esa pregunta la que me ha motivado a escribir sobre este tema, pues creo que la respuesta que he dado en las charlas debería ser compartida a todos aquellos que tienen la misma inquietud, la cual en muchas ocasiones es uno de los miedos para iniciar un nuevo negocio.

Aquí va mi respuesta

En el ámbito laboral las empresas crean vacantes que no son más que un perfil determinado con ciertas responsabilidades específicas y un salario definido (en ocasiones, un rango salarial dependiendo de la experiencia). Aquellas personas que creen que cumplen con ese perfil, aplican y si todo sale bien, son contratadas.

En pocas palabras, la persona se adapta a un perfil específico, con unas funciones específicas, para una empresa específica, que está en un sector específico. Algunos incluso se quejan cuando les toca asumir una responsabilidad que no estaba detallada en su cargo al momento de realizar el contrato.

Las personas que decidimos iniciar un negocio tenemos un paradigma mental un poco diferente. No le tenemos miedo al fracaso. No buscamos estar en una zona de confort y no tenemos una hora de inicio ni una hora de finalización rutinaria al momento de trabajar. Estamos dispuestos a trabajar un fin de semana o a quedarnos más tiempo del normal. Damos todo nuestro conocimiento para poder resolver los inconvenientes que se presentan e incluso aprendemos rápidamente sobre otras disciplinas para poder afrontar correctamente esos asuntos. Nos encanta trabajar en equipo y hablar con las personas para ver qué opinan de lo que estamos haciendo. Nos gusta conectar a personas que se puedan necesitar entre ellas y tener un ambiente laboral increíble.

Aprendizaje

Durante el tiempo que hemos emprendido nos hemos vuelto conocedores de temas que anteriormente consideraríamos ajenos a nosotros: escribir código, medir campañas de mercadeo, crear una estrategia comercial, hacer un pitch ante un grupo de inversionistas, entre otros.

En resumidas cuentas, empezamos a formar nuestro propio perfil. Hoy en día tengo la certeza de que soy mucho más que un Ingeniero, pues gracias a mi empresa he logrado tener mi propio perfil, empapado por otras disciplinas que antes consideraba contrarias a mi formación.

Hoy en día sé que es vender, sé que es facturar, sé que es presentar impuestos, sé que es coordinar a un equipo de desarrollo, sé que es crear una campaña en redes sociales y definir métricas de éxito, eso y mucho más.

Mi propio perfil me ha permitido que algunas empresas me busquen para realizar consultorías. Me ha permitido definir mi tarifa y que esta sea aceptada sin ningún inconveniente. Me permitió ser profesor en una de las mejores universidades de la ciudad de Cali desde los 23 años, cuando aún no tenía una maestría. Mi propio perfil me ha permitido aprender lo que de verdad me interesa aprender y no lo que necesita una empresa de mí, en un momento particular.

Es por ello que creo firmemente que iniciar una compañía no va en contra de adquirir experiencia laboral. Que por el contrario la experiencia como emprendedor te puede abrir muchas puertas en caso de que tu negocio fracase. Eso quiere decir, que iniciar una compañía es una ventaja incluso desde el punto de vista de alguien que quiere convertirse en empleado en algún momento.

La mayoría de nosotros ve la opción de convertirse en empleado como algo remoto, pero tenemos la certeza de que en el momento que lo necesitemos la oportunidad va a estar ahí.

Esto hace que no tenga miedo de no tener suficiente experiencia laboral. La tengo y se debe a lo que he venido haciendo en mi propio negocio por mucho tiempo. Y esto no solo le sucede a los fundadores, sino también a todos los empleados de una compañía que está iniciando.

Así que si tu excusa para no iniciar ese negocio que tanto quieres es solo ésta, te invito a que la dejes atrás y empieces a perseguir tus más ambiciosas metas.

No es un camino sencillo y no es el camino para todos, pero lo es para aquellos que están dispuestos a arriesgar y sacrificar muchas cosas para lograrlo.

Algo que siempre digo es que es importante que seamos conscientes y tomemos decisiones para que lo que estemos haciendo (sea crear empresa o emplearse) esté siempre en pro de armar tu propio perfil, no el que una serie de empresas te ha hecho armar.

Imagen: NicoleTaionescu (vía iStock).

Colaboradores ENTER.CO

Colaboradores ENTER.CO

Muchos periodistas y blogueros de Colombia, Latinoamérica y España colaboran esporádicamente con ENTER.CO, aportando su conocimiento y puntos de vista frente al acontecer tecnológico y de Internet.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos