Donde el código se cruza con la danza: la historia de Sergio Rueda

Persona bailando breakdance

Sergio Rueda no había encontrado algo que amara tanto como bailar hasta que se formó en desarrollo de software. Había estudiado previamente ingeniería mecánica y luego de una mala experiencia de trabajo, decidió darle una nueva dirección a su carrera estudiando programación en Holberton School. Después de nueve meses de formación y varias entrevistas de trabajo, consiguió un puesto como desarrollador backend en el área de Machine Learning de Mercado Libre.

Su pasión por el breakdance empezó desde los catorce años y desde entonces no ha dejado de bailar. Cuando decidió estudiar ingeniería mecánica en la Universidad Industrial de Santander, sus padres estaban un poco preocupados porque pensaban que el baile lo estaba distrayendo de sacar adelante su carrera. Sin embargo, él se graduó de la universidad mientras mantenía su tiempo para el baile y comenzó a trabajar como ingeniero en Bucaramanga. 

También puede interesarte: «De vendedor de helados a gerente de ingeniería en Skillshare»

Ante la pregunta de si pensó en algún momento dejar todo para dedicarse al baile, comentó: «Eso fue un encontrón gigante porque en el arte se encuentran más pasiones, más sensaciones y sentimientos, y uno puede tirarse más hacia allá. Cuando empecé a trabajar como ingeniero mecánico, afortunada y desafortunadamente, el ambiente de trabajo era terrible. Digo afortunadamente porque ahí fue que decidí renunciar e irme para Medellín a bailar con mis amigos de Chronic Crew«. 

Sergio estuvo en Medellín por cuatro meses y luego volvió a Santa Marta a visitar a sus padres. Estando allí conoció la academia de desarrollo de software Holberton School y empezó a hacer las pruebas de admisión como un juego, pero se emocionó con los retos. Pasó las pruebas y fue aceptado para el primer cohorte que se realizaba en Medellín en junio de 2019, así que después de pensarlo y hablarlo con su familia, decidió formarse como programador. 

Ver esta publicación en Instagram

 

Como cuando te sale esa jugada que llevas dandole como 2h 😂 FELIZ DIA ❤ #breakdance #breakin

Una publicación compartida de Sech Rueda (@sech.rda) el

 

«Son mi familia»

Sergio recuerda que el reto técnico no fue lo más difícil que enfrentó estando en Holberton, en cambio aprendió a aprender de manera más ágil, dejó a un lado el ego y a pesar de la situación personal que estuviera pasando, siempre le daba alegría que los proyectos le propusieran nuevos retos. Cuenta que a veces se sentía frustrado porque no podía terminarlos tan rápido como sus compañeros, sin embargo, nunca se sintió tentado a dejar la academia. 

«Encontré mucho apoyo del staff y de mis compañeros, la verdad para mí hoy en día ellos son mi familia».

Sergio se sostenía en Medellín gracias a la ayuda de sus padres y al poco dinero que ganaba como bailarín. La situación era complicada porque Holberton demandaba gran parte de su tiempo y tenía que cubrir parte de los gastos que no alcanzaban a cubrir sus padres. Por esta razón, para el segundo trimestre de la academia se trasladó a la sede de Holberton Bogotá, pues en la capital residía su hermana mayor y vivir con ella le ayudaría a aliviar algunos gastos. 

Fue en la sede de Bogotá que culminó su proceso de formación en el ciclo de Fundamentos de Holberton. En el último trimestre tuvo un poco más de tiempo para dedicarse a la danza y trabajar como traductor en el Banco BBVA, sin embargo no descuidó su aprendizaje: terminó el ciclo presentando RecruitMe como proyecto final en Holberton.

También puede interesarte: «Consejos para encontrar trabajo remoto como desarrollador de software»

Después comenzó a buscar trabajo como desarrollador junior, pero se dio cuenta que con la crisis de la pandemia, muchas empresas estaban buscando contratar perfiles más senior. Enfrentó la frustración del rechazo y entendió que sus habilidades blandas eran especialmente importantes en él. Dice que tal vez algunas empresas no notaron lo relevante de estas habilidades, pero que con Mercado Libre fue un match inmediato. 

«Aunque estaban buscando perfiles más senior o semi senior, lo que les dije fue: ‘Háganme la prueba técnica y miramos si les sirvo ahora o les sirvo después, porque de todas maneras estoy muy interesado’. Decidieron contratarme porque vieron mi potencial».

En julio empezará a trabajar como desarrollador backend en el área de Machine Learning de Mercado Libre y agradece a su familia y amigos que lo han ayudado a lo largo del camino.

«Este es un comienzo de muchas cosas que quiero. Siento que uno también tiene que ir por etapas, felicitarse y vivir ese proceso cuando se cumple algo que queríamos mucho».

Fotografía destacada: Karen Daza – @dazita_sbc

Esta nota es parte de Enter.co/dev,  una colaboración con Coderise.org y Holberton School Colombia para promover el talento en desarrollo de software de Colombia.

Yazmín Giraldo

Planeaba estudiar una ingeniería, pero decidí contar historias porque este es un país sin memoria. La pasión por la ingeniería me alcanzó para construir un carro solar mientras seguía afinando la escritura, lo que enriqueció mi formación profesional. Encontré luego que la educación en tecnología resulta ser un catalizador importante para el desarrollo de una nación, por lo que me aventuré a apoyar iniciativas de formación de programadores. Soy periodista graduada de la Universidad EAFIT y he escrito anteriormente para otros medios como Pulsosocial.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos