De los guayos al código: El futbolista que programa videojuegos

programa videojuegos
Duvan Rodelo cambió los guayos por el código, de manera curiosa, que cumplir uno de sus grandes sueños: ser futbolista profesional.

Era marzo del 2020. Duvan Rodelo ya estaba preparado para viajar a Austria y jugar en una liga de fútbol de tercera división. Con ansias esperaba contar con la suerte de estar en un equipo Europeo de su deporte favorito. Desde niño, el primer regalo que quiso con todo su corazón fue un balón y a partir de ese momento soñó con ser un futbolista profesional. 

A sus 22 años estaría a punto de lograr sus más anhelados deseos pero por impedimentos económicos no pudo emprender su viaje. Desanimado, sabía que no quería continuar en la carrera de Ingeniería de Alimentos. Entonces buscó alternativas y empezó un nuevo camino, la programación de videojuegos resultó ser una opción interesante pues era fanatico de ellos. Holberton Colombia, una academia de Software fue el rumbo que escogió para tener un futuro prometedor y alcanzar su sueño. En esta academia podía entrenarse sin pagar hasta conseguir un salario. Una opción más que perfecta para un joven con dificultades económicas. 

Te puede interesar: Copilot: la manzana de la discordia para los defensores del código abierto

Al ingresar en la academia encontró un ambiente que lo atrajo inmediatamente, una comunidad que estaba dispuesta a ayudarlo a aprender. Esta comunidad fue primordial para que Duvan se convirtiera en programador. Desde que empezó preguntaba a los diferentes compañeros de las otras sedes qué les había parecido la escuela, así como también dudas de programación, conoció personas de Bogotá, Cali, Medellín, Perú, Uruguay, San Francisco, entre otras partes del mundo. Preguntar le permitió también programar un videojuego de acción, Desarrolladores Senior de Holberton lo aconsejaron. (Ver proyecto: https://youtu.be/QcOaBFo1in8).

Cuando terminó su periodo de estudio en Holberton, Duvan empezó una búsqueda activa de empleo. No fue una tarea fácil pero rápidamente a los dos meses de finalizar sus estudios entró a trabajar a Killasoft, una empresa en la que programa videojuegos. Una de las compañías a la que aplicó pero no quedó fue Riot Games, donde se han desarrollado videojuegos reconocidos mundialmente como League of Legends.

Te puede interesar: Ahora o nunca: es el momento de aprender desarrollo de software

Y, ¿el fútbol? Sigue siendo su pasión. Anhela ser profesional en este campo y ser programador al mismo tiempo. Uno de los resultados que le dejó Holberton con la programación de software a Duvan es la solidez económica y ahora está ahorrando para en un futuro próximo intentarlo de nuevo en una liga internacional.“Este año quiero adquirir experiencia en programación para aplicar a Riot Games o a empresas ubicadas en Estados Unidos y Canadá donde hay ligas de fútbol en las que puedo tener posibilidad de entrar. Esas son mi metas a largo plazo”.

A la fecha, Duvan goza de los beneficios de hacer parte de una comunidad como Holberton, en la que el apoyo mutuo entre exalumnos para crecer profesionalmente suele concretarse en ofertas de empleo y apoyo grupal en temas relacionados con ingeniería de software, además del crecimiento personal de tener amigos con una alta diversidad cultural. Sus sueños están intactos. El camino que eligió está dando frutos y ahora solo le queda confiar en que logrará programar y jugar fútbol simultáneamente. 

Imágenes: Holberton

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos