¿Qué es Pegasus, el software espía?

Pegasus

Pegasus es un software espía creado por la firma israelí NSO Group. Recientemente es un especial del diario The Guardian, en alianza con otros 16 medios y organizaciones, se informó que está siendo usado por diferentes países en contra de periodistas, activistas, empresarios, líderes religiosos, académicos y líderes de gremios. Con este programa, el Gobierno puede infiltrarse en iOS y Android y monitorear mensajes, llamadas, fotos e, inclusive, activar de manera remota el micrófono y las cámaras.

En total, el especial reporta más de 50.000 teléfonos en los que se ha instalado Pegasus. El software no es operado por NSO Group, este es vendido a empresas de seguridad estatal y a cada cliente se le hace firmar un compromiso de que este será usado exclusivamente con fines legales y hacer seguimiento de criminales; sin embargo, The Guardian asegura que no encontró en la lista filtrada personas con este perfil.

Por ahora, la lista demuestra que diez países son los que están usando Pegasus para espiar no criminales: Azerbaiyán, Bahrein, Kazajstán, México, Marruecos, Ruanda, Arabia Saudita Hungaria, India y los Emiratos Árabes. Entre estos, México es el que más nombres tiene en la lista con 15.000 entradas. Además, se han identificado afectados como Emmanuel Macron, presidente de Francia, y el primer ministro de este país, junto a 108 periodistas.

¿Cómo instalan Pegasus en los celulares?

Pegasus y otros software espía son instalados en los dispositivos a través de vulnerabilidades. Estas puedes encontrarse en las aplicaciones y los sistemas operativos; después de encontrarlas la manera tradicional de explotarlas es a través de enlaces en los mensajes de texto y correos electrónicos. Sin embargo, Pegasus funciona con ‘cero clics’, es decir que no se necesita que la persona abra enlaces o ningún otro tipo de interacción. En su lugar aprovecha vulnerabilidades y fallas en el sistema. Por ejemplo, en 2019 WhatsApp informó que 1.400 teléfonos fueron afectados por un malware al recibir una llamada a través de la aplicación. Más impresionante aún es que Pegasus puede ser instalado aún sin que se conteste la llamada. Otras vulnerabilidades que se aprovechan son de iMessage de Apple, que dio acceso a una puerta trasera a cientos de teléfonos iPhone.

Tanto Google como Apple aseguran que las actualizaciones constantes buscan evitar que este tipo de vulnerabilidades sean aprovechadas. Pero además de estas, las aplicaciones que instalamos en nuestros teléfonos también tienen fallas; desde allí se pueden instalar software como malware, software espía y adware. La tecnología de este tipo de programas es cada día más avanzada y después de instalados pueden tener acceso a prácticamente cualquier archivo del teléfono; también puede sobrescribir permisos y activar las cámaras y micrófonos para enviar grabaciones con facilidad.

También te puede interesar: Así se mueve el mercado negro del cibercrimen en la dark web.

Además de la facilidad para instalarlo, es casi imposible para el usuario detectar que su teléfono es la herramienta que están usando para espiarlo. En este caso, Pegasus es prácticamente imposible de identificar y, después de desinstalado, deja muy pocas huellas para reconocer si alguien fue víctima de un ataque.

NSO Group, que tiene alianzas con el gobierno israelí, asegura que no opera el software, simplemente lo vende. Así mismo enfatizan en que después de firmado el compromiso de no usarlo de maneras no éticas, es muy complicado para la empresa hacer veedurías de que su programa se está usando de manera correcta.

Sin embargo, NSO Group ha invertido millones de dólares en hacer su programa imposible de detectar, además de crear herramientas que permitan abusar de las vulnerabilidades y que este sea instalado en los teléfonos de las víctimas con mayor facilidad. Por lo que, aunque se laven las manos, tienen la misma responsabilidad que los autores de las filtraciones en los dispositivos. Por ahora la investigación de The Guardian sigue publicando información de cómo se está usando esta tecnología para abusar y encontrar en personajes y líderes enemigos públicos, de manera ilegal y que atenta a los derechos humanos.

Imagen:  PCH.Vector en Freepik. 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos