Conozca las amenazas informáticas más comunes (DISI 2010)

El objetivo es que usted sepa qué peligros existen para así estar preparado y no caer en las manos de delincuentes en la Web.
Si usted sabe cómo se comportan los diferentes tipos de malware, es posible prevenirse de mejor forma.

Desarrollamos las siguiente guía de amenazas informáticas con información de la firma de seguridad ESET. El objetivo es que usted conozca todas las formas de infección posible, para así estar preparado y no caer en las manos de delincuentes en la Web.

Para los que deseen ampliar sus conocimiento en el tema, ESET cuenta con una plataforma de educación en línea gratuita que le permite a cualquier persona, según la empresa, aprovechar Internet al máximo sin preocuparse de las amenazas.

Si desea ampliar la lista con algún tipo de malware que no esté incluido, lo invitamos a hacerlo en la parte de comentarios.

  • Malware. Es el acrónimo, en inglés, de las palabras ‘malicious’ y ‘software’, por lo que se conoce como software malicioso. En este grupo se encuentran los virus clásicos (aquellas formas de infección que existen desde hace años) y otras nuevas amenazas que han surgido con el tiempo. Se puede considerar como malware todo programa con algún fin dañino (hay algunos que incluso combinan diferentes características de cada amenaza).
  • Spam. Es el correo electrónico no deseado o correo basura, que se envía sin ser solicitado, de manera masiva, por parte de un tercero. Aunque en un principio se utilizaba para envío de publicidad, se ha visto un creciente uso con el fin de propagar códigos maliciosos. Según estudios, entre el 80 y el 85% del correo electrónico que se le envía a una persona es correo basura. El spam llegaba a la bandeja de entrada inicialmente en mensajes en formato de texto. Sin embargo, con la creación de filtros anti-spam, el spam evolucionó a correos con imágenes o contenido Html para evadir la protección.
  • Virus. Es un programa informático creado para producir algún daño en el computador. Posee dos características particulares: pretende actuar de forma transparente al usuario y tiene la capacidad de reproducirse a sí mismo, acciones que pueden compararse con los virus biológicos que producen enfermedades (y un daño) en las personas, actúan por sí solos y se reproducen (contagian).
    Los virus pueden infectar de dos maneras diferentes. La tradicional consiste en ‘inyectar’ una porción de código malicioso en un archivo normal. Es decir, el virus reside dentro del archivo ya existente. De esta forma, cuando el usuario ejecute el archivo, además de las acciones normales del archivo en cuestión, se ejecutan las instrucciones del virus. La segunda forma de infectar consiste en “ocupar el lugar” del archivo original y renombrar este por un nombre conocido solo por el virus. En este caso, al ejecutar el archivo primero se ejecuta el malicioso y, al finalizar las instrucciones, este llama al archivo original, ahora renombrado.
  • Spyware. Los programas espía son aplicaciones que recopilan información del usuario sin su consentimiento. Su objetivo más común es obtener datos sobre los hábitos de navegación o comportamiento en la web del usuario atacado y enviarlos a entes externos. Entre la información recabada se puede encontrar qué sitios web visita, cada cuánto lo hace, cuánto tiempo permanece el usuario en el sitio, qué aplicaciones se ejecutan, qué compras se realizan o qué archivos se descargan.
    No es una amenaza que dañe al ordenador, sino que afecta el rendimiento de este y, en este caso, atenta contra la privacidad de los usuarios. Sin embargo, en algunos casos se producen pequeñas alteraciones en la configuración del sistema, especialmente en las configuraciones de Internet o en la página de inicio.
  • Phishing. Consiste en el robo de información personal y financiera del usuario, a través de la falsificación de un ente de confianza. El usuario recibe un correo electrónico simulando la identidad de una organización de confianza, por lo que este, al confiar en el remitente, envía sus datos directamente al atacante. Su identificación es compleja pues prácticamente todos los componentes del mensaje enviado al usuario son idénticos a un mensaje legítimo del mismo tipo.
  • Ingeniería social. Es una acción o conducta social destinada a conseguir información de las personas cercanas a un sistema por medio de habilidades sociales. Con esto se busca que el usuario comprometa al sistema y revele información valiosa por medio de variados tipos de engaños, tretas y artimañas.
    Por ejemplo, el usuario es tentado a realizar una acción necesaria para vulnerar o dañar un sistema, cuando recibe un mensaje que lo lleva a abrir un archivo adjunto. O puede suceder que el usuario es llevado a confiar información necesaria para que el atacante realice una acción fraudulenta con los datos obtenidos, en el caso del scam y el phishing.
  • Adware. Su nombre se deriva de la combinación de las palabras ADvertisement (anuncio) y softWARE). Se trata de un programa malicioso que se instala en el computador sin que el usuario lo note, y cuya función es descargar y mostrar anuncios publicitarios en la pantalla de la víctima (se ven como ventanas emergentes del navegador o pueden aparecer incluso si el usuario no está navegando por Internet).
    El adware no produce una modificación explícita que dañe el sistema operativo, pero sí disminuye el rendimiento del equipo y de la navegación por la Red ya que utiliza recursos del procesador, la memoria y el ancho de banda. Por lo general, el adware utiliza información recopilada por algún spyware para decidir qué publicidad mostrar.
  • Botnets. Es una red de equipos infectados (robot o zombi) por códigos maliciosos, los cuales son controlados por un delicuente informático el cual, de manera remota, envía órdenes a los equipos zombis haciendo uso de sus recursos. Las acciones de un equipo zombi son realizadas en su totalidad de forma transparente al usuario. Por este motivo, uno de los síntomas más importantes de un sistema infectado por un malware de este tipo es el consumo excesivo de recursos, el cual hace lento el funcionamiento del sistema y de las conexiones, e incluso puede llegar a impedir su utilización.
    Los dueños de redes botnets las utilizan para acciones como envío de spam, ataques a sitios web, alojamiento de archivos para sitios web (material pornográfico, cracks, sitios de phishing, etc.), distribución e instalación de nuevo malware y abuso de publicidad en línea.
  • Gusanos. Son un sub-conjunto de malware. Su principal diferencia con los virus tradicionales es que no necesitan de un archivo anfitrión para seguir vivos, por lo que se reproducen utilizando diferentes medios como las redes locales o el correo electrónico. El archivo malicioso puede copiarse de una carpeta a otra o enviarse a toda la lista de contactos del correo electrónico, citando solo algunos ejemplos.
    La segunda diferencia es que su objetivo no es necesariamente provocar un daño al sistema, sino copiarse a la mayor cantidad de equipos como sea posible. En algunos casos, los gusanos transportan otros tipos de malware, como troyanos o rootkits; en otros, simplemente intentan agotar los recursos del sistema como memoria o ancho de banda mientras intenta distribuirse e infectar más ordenadores.
  • Troyanos. Su nombre proviene de la leyenda del caballo de Troya, pues se disfraza para engañar al usuario: Los archivos que simulan ser normales e indefensos, como pueden ser juegos o programas, provocan al usuario para que los ejecute y así logran instalarse en los sistemas. Una vez ejecutados, parecen realizar tareas inofensivas pero paralelamente realizan otras tareas ocultas en el ordenador.
    Al igual que los gusanos, no siempre son malignos o dañinos. Sin embargo, a diferencia de los gusanos y los virus, estos no pueden replicarse por sí mismos. A través de un troyano un atacante pueda conectarse remotamente al equipo infectado, registrar el tipeo y robar contraseñas, y hasta robar información del sistema. Entre los disfraces más comunes que utilizan los troyanos se encuentran archivos por correo electrónico que simulan ser una imagen, un archivo de música o algún archivo similar, legitimo e inofensivo.
  • Scam. Es el nombre utilizado para las estafas a través de medios tecnológicos. Los medios utilizados por el scam son similares a los que utiliza el phishing, si bien su objetivo no es obtener datos sino lucrar de forma directa a través del engaño. Las técnicas más comunes son el anuncio de una ganancia extraordinaria o las peticiones de ayuda caritativa.
  • Rootkit. Son herramientas como programas, archivos, procesos, puertos o cualquier componente lógico diseñadas para mantener en forma encubierta el control de un computador. No es un software maligno en sí mismo, sino que permite ocultar las acciones malignas que se desarrollan en un equipo. Otras amenazas se incorporan y fusionan con técnicas de rootkit para disminuir su probabilidad de ser detectadas.
Iván Luzardo

Iván Luzardo

Hoy estoy convencido de que hubiera sido un excelente administrador de empresas. Pero soy periodista, no uso corbata, los números me cuestan y soy verdaderamente feliz con lo que hago: hablar, escribir, tocar, sentir y vivir de la tecnología. La misma que alguna vez, hace ya varios años, me encontró -sin yo buscarla- y se quedó conmigo.
Con el tiempo, el tema se convirtió en mi pasión. Pienso que la tecnología es una de las mejores herramientas para ver cómo evoluciona el mundo y estoy seguro de que con ella y con educación podremos cambiar el planeta, la mentalidad de la gente, el futuro.
Soy comunicador social y periodista de la Universidad de La Sabana con una especialización en economía de la Universidad de Los Andes.

Ver todos los posts

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos