Otra investigadora de ética de IA podría ser despedida de Google

Google inteligencia artificial

A finales del año pasado, Timnit Gebru, investigadora de ética de inteligencia articifial (IA), fue despedida de Google. La compañía asegura que ella renunció. Más allá de quién hizo qué, la empresa fue criticada porque Gebru representaba una mujer afrodescendiente en un cargo importante, una característica en la que se queda con un puntaje muy bajo, y reconocida por hablar de maenra abierta acerca de lo que está bien y mal en esta tecnología y sus alcances. Ahora, Margaret Mitchell, también investigadora de ética de IA, asegura que su acceso a información y correos fue bloqueado.

Google le aseguró a Mitchell que el bloqueo fue automático porque el sistema de seguridad detectó que desde la cuenta había salido comunicaciones y archivos de la compañía hacía cuentas externas. Por lo que debe ser investigada, le explicó Google al portal Fortune.

El medio resalta que Mitchell hizo parte de los 2.700 empleados de Google que firmaron una carta protestando por la salida de Gebru. Las dos investigadoras, además, habrían hecho un documento que se iba a publicar sobre dudas que se tenían de los sistemas de inteligencia artificial de procesamiento natural del lenguaje, pero la empresa solicitó que no lo hicieran. En otra publicación las investigadoras hicieron público cómo Google evita hablar del tema de equidad de género y racial en la compañía y trata de silenciar las opiniones de los empleados.

También te puede interesar: Empleados de Google buscan crear sindicato.

Fortune resalta que otros empleados han expresado en redes sociales preocupaciones similares. Google es una de las empresas con menor diversidad de mujeres, razas e integración de minorías entre las empresas de tecnología.

Por ahora, los ojos estarán en Google y la actual situación de Mitchell. El choque, en esta ocasión, es importante porque Gebru y Mitchell hacen parte del equipo de ética e investigación para el desarrollo de diferentes programas de inteligencia artificial de la empresa.

Aunque la filtración de datos de la compañía podría ser una razón válida para despedir a una de sus colaboradoras, no dejaría de llamar la atención la manera como Google maneja a los empleados que presentan sus opiniones en voz alta; especialmente, cuando se supone que ese es su trabajo.

Imagen: Vía Freepik

 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos