Una mosca señala el camino para optimizar las redes inalámbricas

La idea de los investigadores es que el estudio hecho con base en la mosca de la fruta sea una herramienta práctica para los avances informáticos. Foto: Gustavo Durán (vía Flickr).
Investigadores estadounidenses aseguran que un método utilizado por el sistema nervioso de la mosca para organizarse es mucho más simple y puede mejorar, entre otras cosas, el funcionamiento de estas redes.
La idea de los investigadores es que el estudio hecho con base en la mosca de la fruta sea una herramienta práctica para los avances informáticos. Foto: Gustavo Durán (vía Flickr).

Una de las curiosidades que tal vez muchos usuarios de computadores y dispositivos electrónicos no saben es la relación que ha existido entre la informática y los insectos. Por ejemplo, a través de un chip, los científicos han logrado controlar el vuelo de un escarabajo con un computador; y algunos robots son capaces de imitar los movimientos de hormigas y otros insectos.Muestra de esta relación es un estudio de la Universidad de Carnegie Mellon (CMU), en Pittsburgh (Estados Unidos), que asegura que el sistema nervioso de la llamada mosca de la fruta podría dar pistas de cómo mejorar el diseño de las redes inalámbricas.

Según esto, se podría mejorar el diseño y funcionamiento de las redes que está ligado directamente con la organización de las células del sistema nervioso del insecto para que algunas de ellas actúen como líderes y tengan conexión directa con otras células nerviosas.  Según ZIV Bar-Joseph, profesor asociado de aprendizaje de máquina y la biología computacional en la CMU, estas células pueden tener conexión con las células de otros insectos mediante “una comunicación mínima y sin conocimiento previo de cómo están conectados entre sí”.

El mismo proceso ha sido desarrollado por los investigadores aplicado a redes informáticas distribuidas, que desarrollan búsquedas en Internet o ejercen el control de un avión en vuelo. Sin embargo, según los investigadores, este método utilizado por el sistema nervioso de la mosca para organizarse es “mucho más simple y más contundente que cualquiera de los realizados por los seres humanos”.

Durante el estudio, los investigadores utilizaron información de las moscas y diseñaron un algoritmo informático distribuido y descubrieron que este tiene cualidades para ser adaptable a las redes en las que el número y la posición de los nodos no están del todo establecidos. Estas redes incluyen sensores inalámbricos, tales como vigilancia ambiental, para la cual los sensores se encuentran dispersos en un lago o canal de agua o sistemas para el control de grupos de robots.

Con lo descubierto por estos científicos, los más beneficiados van a ser las redes Wi-Fi, los sistemas de recolección de datos basados en sensores inalámbricos o grupos de robots autónomos gracias a la rápida conexión entre procesadores.

«Los modelos informáticos y matemáticos han sido utilizados por los científicos para analizar los sistemas biológicos. Aquí hemos invertido en una estrategia y el estudio de un sistema biológico para resolver un problema de informática que viene desde hace mucho tiempo
«, aseguró Bar-Joseph.

Para la informática, este nuevo avance puede significar un paso hacia la creación de sistemas distribuidos y encontrar un pequeño grupo de procesadores que puedan comunicarse de forma rápida con el resto de los que están en la red, algo que los teóricos denominan un conjunto independiente máximo (CIM).  Al igual que en el sistema nervioso del insecto, cada unidad de cómputo que integra la red es una líder, un miembro del CIM, o está conectado a él, pero los líderes no se conectan entre sí.

El estudio, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud y la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos, fue publicado en un artículo de la revista Science (inglés) que aclara que la principal diferencia que existe entre el sistema utilizado por la mosca para crear su red y los algoritmos utilizados por el hombre en los últimos 30 años para conectar sus computadores, según Neoteo.com, consiste en que en el insecto la probabilidad de que cualquier célula se autoseleccione como precursor del órgano sensorial aumenta en función del tiempo.

Carlos Alberto Díaz

Carlos Alberto Díaz

En 2002, cuando terminaba mi bachillerato en el Colegio Militar Caldas, todos los caminos conducían a que mi futuro iba a estar en los batallones del Ejército. Sin embargo, reconozco que para estar en un combate en el monte se necesitan más cojones y, si me dan miedo los ratones, no me imagino cómo saldría a correr si se me apareciera uno de esos ‘roedores’ armados que vemos a diario por la televisión.

Años después me dejé llevar por mi pasión por la radio, las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, y comencé a estudiar comunicación social y periodismo. En 2008 busqué mis prácticas en un buen medio y llegué a la Casa Editorial El Tiempo, en donde, un poco frustrado por no cubrir temas de tecnología que siempre me han fascinado, fui periodista en el área de Responsabilidad Social Empresarial y publicaba en medios como Portafolio, el diario Hoy, ADN, Citytv, Eltiempo.com y El Tiempo impreso.

A finales de 2009 ingresé a Portafolio.com.co y cubrí temas de economía, responsabilidad social y, por fin, tecnología. De esta última, para hablar y escribir tengo mucho, y espero que mis contenidos escritos y multimedia sean útiles para que aprendan y se informen sobre este apasionante universo.

View all posts

11 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos