Las ciudades deberán revisar sus prohibiciones de instalar antenas

El MinTIC espera que la medida dispare la construcción de antenas en varias ciudades.
El MinTIC espera que la medida dispare la construcción de antenas en varias ciudades.
El MinTIC espera que la medida dispare la construcción de antenas en varias ciudades.

Las alcaldías de 25 municipios de Colombia tienen seis meses para revisar las prohibiciones que les imponen a los operadores móviles de construir antenas en algunas partes de su territorio. Así lo informó el Ministerio TIC este jueves, en una charla con periodistas. El objetivo de la medida, según el MinTIC, es mejorar la calidad del servicio celular en Colombia

En concreto, el Ministerio TIC envió una carta de obligatorio cumplimiento a los alcaldes de esos municipios para solicitarles “tomar medidas para que mejore la calidad celular”, según dijo el ministro de las TIC, David Luna.

Según el Ministerio TIC y los operadores, uno de los principales obstáculos para mejorar la calidad del servicio de móviles en Colombia son los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) de algunas ciudades. Estos son los documentos que definen qué es lo que puede o no hacer con el suelo de una ciudad. Los redactan los alcaldes y los aprueba el Concejo de cada municipio, y son obligatorios para todo aquel que quiera construir en la ciudad.

Muchas veces, estos POT imponen restricciones a la instalación de antenas celulares. Lo hacen por muchas razones: a veces, para no impactar la arquitectura de parques o reservas naturales, y otras veces por precaución frente a las posibles consecuencias de la radiación emitida por las antenas en la salud de las personas.

En algunas ciudades, por ejemplo, se prohíbe que se instalen antenas a 250 metros de colegios u hospitales. “Hemos encontrado casos extremos, como no permitir instalar ningún tipo de infraestructura en suelo residencial o urbano”, asegura Claudia Ximena Bustamante, coordinadora de relaciones de gobierno de la Comisión Reguladora de Comunicaciones (CRC).

Las ciudades deberán revisar sus planes de ordenamiento territorial

Las prohibiciones de instalar infraestructura no permiten que haya una importante, adecuada y óptima señal”, aseguró Luna. Esa, dice, es la causa por la que el servicio celular no llega a algunas partes de las ciudades colombianas.

En algunos casos, se podrá permitir la instalación de antenas y celdas mimetizadas, que no rompan la unidad arquitectónica. En otros, según Luna, las ciudades podrán cobrarles a los operadores por permitirles usar el espacio público para instalar antenas.

Con esta medida, los alcaldes estarán obligados a revisar los POT para que éstos no les impidan a los operadores instalar infraestructura, y deberán dar respuesta a la CRC en un plazo máximo de seis meses. Al final del proceso, el Gobierno espera que llegue la señal celular a algunas zonas de las ciudades en las que ésta siempre ha sido débil o estado ausente.

Son seguras para la salud

A pesar de la cercanía de antenas celulares, este medidor da lecturas muy por debajo de los límites permitidos.
A pesar de la cercanía de antenas celulares, este medidor da lecturas muy por debajo de los límites permitidos.

El encuentro con periodistas se realizó a pocos metros del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, en el oriente de la ciudad. El objetivo era mostrar que, a juicio del Ministerio, las ondas electromagnéticas que producen estas antenas no representan un peligro para la salud humana.

En la azotea del Hospital se instaló una antena hace pocos días. Para probar que sus efectos son inofensivos para las personas, la Agencia Nacional del Espectro (ANE) hizo pruebas con un medidor de intensidad de campos electromagnéticos, un dispositivo que puede detectar el nivel de potencia de las radiaciones. La lectura arrojó una radiación máxima de 0,04 por ciento del límite considerado seguro para la salud humana (en el momento de la prueba, mi celular tenía dos ‘rayas’ de señal de 4G sobre cuatro posibles).

El Gobierno está convencido de que las antenas son seguras para las personas. Desde 2011 “hemos realizado 23 millones de mediciones de emisiones de campos electromagnéticos, y en ninguna de ellas hemos evidenciado que se hayan superado los niveles”, afirma Sandra Viviana Rincón, ingeniera de la ANE.

La posición de la Organización Mundial de la Salud concuerda con la del Gobierno. “Al nivel del suelo y en regiones que normalmente son de acceso público las intensidades de los campos de radiofrecuencia son muy inferiores a los niveles considerados peligrosos. Sólo se superarían los niveles recomendados si una persona se acercara a menos de un metro o dos de las antenas”, explica la entidad en un documento publicado en su sitio web.

Imagenes: smuay (vía Shutterstock), ENTER.CO.

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

Ver todos los posts

20 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Leamos en contexto:
    «La lectura arrojó una radiación máxima de 0,04 por ciento del límite considerado seguro para la salud humana (en el momento de la prueba, mi celular tenía dos ‘rayas’ de señal de 4G sobre cuatro posibles).»
    Significa 1 de 2, la antena no la tenían a pleno funcionamiento o la señal que llegaba a su celular fue del otro operador.
    Es bueno hacer estas mediciones de forma anónima, los resultados serán con certeza, muy diferentes.
    La radiación emitida es peligrosa, no se le da la importancia por obvias razones.

      • ¿Es en serio? ¿La pregunta en realidad es honesta? De ser así, surgen bastantes inquietudes acerca de la veracidad en la redacción sus artículos en este sitio.
        https: // es. wikipedia. org/ wiki/ Tasa_de_absorci%C3%B3n_espec%C3%ADfica
        http: // www. who. int/peh-emf/publications/en/esp_mobphonehealthbk. pdf

        • No comprendo su comentario, en el artículo de wikipedia solo indican características de la SAR y en cuanto a efectos a la salud solo enuncia la tasa recomendada (1.6 W/Kg) y en el pdf (bastante flojo y poco riguroso), solo indican que los efectos de las antenas de telefonía móvil a nivel del suelo son mínimos, considero que apoya lo que dice el artículo.

          • «No obstante, para poder fijar los límites de exposición, los estudios científicos deben identificar el umbral en el que se manifiestan los primeros efectos sobre la salud. Como no pueden hacerse experimentos con seres humanos, las directrices deben basarse en estudios con animales. Frecuentemente, se producen en los animales cambios sutiles de comportamiento a niveles bajos de exposición que preceden a cambios drásticos en la salud con niveles altos. El comportamiento anormal es un indicador muy sensible de la existencia de una respuesta biológica; este comportamiento anormal se ha seleccionado como el mínimo efecto perjudicial para la salud observable. Las directrices recomiendan prevenir la exposición a campos electromagnéticos a niveles en los que se producen cambios de comportamiento perceptibles.»

            «Las directrices se establecen para la población media y no pueden tener en cuenta directamente las necesidades de una minoría de personas potencialmente más sensibles. Por ejemplo, las directrices sobre contaminación atmosférica no se basan en las necesidades especiales de las personas asmáticas. De forma similar, las directrices sobre campos electromagnéticos no están diseñadas para proteger a las personas de las interferencias en los dispositivos electrónicos médicos implantados, como los marcapasos cardíacos. Por el contrario, estas personas deben solicitar a los fabricantes y al médico que ha implantado el dispositivo que les asesore sobre el tipo de exposiciones que deben evitar.»

            http: // www. who. int/peh-emf/about/WhatisEMF/es/index4. html

          • Jorge yo no he estudiado sobre el tema y no pretendo refutar su posición basado en mis conocimientos o experiencias, lo único en lo que no estoy de acuerdo es que su posición se argumente desde referencias que no son contundentes. En su primer comentario usó referencias que no soportaban su posición y en estas nuevas intervenciones pasa algo similar pues la OMS indica en el escrito que los valores percibidos por los humanos están 50 veces por debajo de lo recomendado. Como le digo, no intento hacer que usted cambie su pensamiento o posición, solo digo que si copia unos fragmentos de un escrito no solo copie los que le convienen.

          • Me quedaría difícil argumentar mi comentario si publico toda la información referenciada al tema. Yo tampoco soy experto en el tema, pero sé de los estudios q realizaron los rusos en los años 40-50 acerca de la radiación electromagnética generada por líneas de alta tensión (alta potencia y baja frecuencia) y q a través de ellos se pudo establecer los efectos nocivos de esos campos en las personas q trabajan o conviven cerca de los mismos. Esta radiación es ionizante, la de las telecomunicaciones no, sin embargo se presentan multitud de casos referentes a personas q trabajan y/o conviven expuestos en gran medida a los mismos, afectadas en su salud. Los estudios revelan q no hay evidencia científica q respalde la responsabilidad de los campos EM de AF en dichos casos, sin embargo tampoco se pueden hacer estudios directos sobre la afectación a humanos (como si lo podían hacer los rusos en su época). ¿Será q vale la pena tomar semejante riesgo? ¿vale la pena aumentar el riesgo de afectación a la salud de nosotros mismos sólo para aumentar la cobertura celular? En realidad es una

          • El hecho de que no estén comprobados exactamente cuáles son los efectos directos sobre la salud de las personas de los campos magnéticos de alta frecuencia (no porque no existan dichos efectos, sino porque ya no vivimos en la época de la URSS en donde sí se experimentaba con humanos), no puede convertirse en el validador que permita llenar los congestionados espacios de las ciudades con antenas, solamente para satisfacer la pretensión de algunos de poder tener «datos» hasta en los momentos más cargados de humanidad cuando requieren desaguar sus entrañas

  • Leamos en contexto:
    «La lectura arrojó una radiación máxima de 0,04 por ciento del límite considerado seguro para la salud humana (en el momento de la prueba, mi celular tenía dos ‘rayas’ de señal de 4G sobre cuatro posibles).»
    Significa 1 de 2, la antena no la tenían a pleno funcionamiento o la señal que llegaba a su celular fue del otro operador.
    Es bueno hacer estas mediciones de forma anónima, los resultados serán con certeza, muy diferentes.
    La radiación emitida es peligrosa, no se le da la importancia por obvias razones.

      • ¿Es en serio? ¿La pregunta en realidad es honesta? De ser así, surgen bastantes inquietudes acerca de la veracidad en la redacción sus artículos en este sitio.
        https: // es. wikipedia. org/ wiki/ Tasa_de_absorci%C3%B3n_espec%C3%ADfica
        http: // www. who. int/peh-emf/publications/en/esp_mobphonehealthbk. pdf

        • No comprendo su comentario, en el artículo de wikipedia solo indican características de la SAR y en cuanto a efectos a la salud solo enuncia la tasa recomendada (1.6 W/Kg) y en el pdf (bastante flojo y poco riguroso), solo indican que los efectos de las antenas de telefonía móvil a nivel del suelo son mínimos, considero que apoya lo que dice el artículo.

          • «No obstante, para poder fijar los límites de exposición, los estudios científicos deben identificar el umbral en el que se manifiestan los primeros efectos sobre la salud. Como no pueden hacerse experimentos con seres humanos, las directrices deben basarse en estudios con animales. Frecuentemente, se producen en los animales cambios sutiles de comportamiento a niveles bajos de exposición que preceden a cambios drásticos en la salud con niveles altos. El comportamiento anormal es un indicador muy sensible de la existencia de una respuesta biológica; este comportamiento anormal se ha seleccionado como el mínimo efecto perjudicial para la salud observable. Las directrices recomiendan prevenir la exposición a campos electromagnéticos a niveles en los que se producen cambios de comportamiento perceptibles.»

            «Las directrices se establecen para la población media y no pueden tener en cuenta directamente las necesidades de una minoría de personas potencialmente más sensibles. Por ejemplo, las directrices sobre contaminación atmosférica no se basan en las necesidades especiales de las personas asmáticas. De forma similar, las directrices sobre campos electromagnéticos no están diseñadas para proteger a las personas de las interferencias en los dispositivos electrónicos médicos implantados, como los marcapasos cardíacos. Por el contrario, estas personas deben solicitar a los fabricantes y al médico que ha implantado el dispositivo que les asesore sobre el tipo de exposiciones que deben evitar.»

            http: // www. who. int/peh-emf/about/WhatisEMF/es/index4. html

          • Jorge yo no he estudiado sobre el tema y no pretendo refutar su posición basado en mis conocimientos o experiencias, lo único en lo que no estoy de acuerdo es que su posición se argumente desde referencias que no son contundentes. En su primer comentario usó referencias que no soportaban su posición y en estas nuevas intervenciones pasa algo similar pues la OMS indica en el escrito que los valores percibidos por los humanos están 50 veces por debajo de lo recomendado. Como le digo, no intento hacer que usted cambie su pensamiento o posición, solo digo que si copia unos fragmentos de un escrito no solo copie los que le convienen.

          • Me quedaría difícil argumentar mi comentario si publico toda la información referenciada al tema. Yo tampoco soy experto en el tema, pero sé de los estudios q realizaron los rusos en los años 40-50 acerca de la radiación electromagnética generada por líneas de alta tensión (alta potencia y baja frecuencia) y q a través de ellos se pudo establecer los efectos nocivos de esos campos en las personas q trabajan o conviven cerca de los mismos. Esta radiación es ionizante, la de las telecomunicaciones no, sin embargo se presentan multitud de casos referentes a personas q trabajan y/o conviven expuestos en gran medida a los mismos, afectadas en su salud. Los estudios revelan q no hay evidencia científica q respalde la responsabilidad de los campos EM de AF en dichos casos, sin embargo tampoco se pueden hacer estudios directos sobre la afectación a humanos (como si lo podían hacer los rusos en su época). ¿Será q vale la pena tomar semejante riesgo? ¿vale la pena aumentar el riesgo de afectación a la salud de nosotros mismos sólo para aumentar la cobertura celular? En realidad es una pena q el ministro de telecomunicaciones sea un abogado y no un profesional experto en el tema pq él si debería serlo

          • El hecho de que no estén comprobados exactamente cuáles son los efectos directos sobre la salud de las personas de los campos magnéticos de alta frecuencia (no porque no existan dichos efectos, sino porque ya no vivimos en la época de la URSS en donde sí se experimentaba con humanos), no puede convertirse en el validador que permita llenar los congestionados espacios de las ciudades con antenas, solamente para satisfacer la pretensión de algunos de poder tener «datos» hasta en los momentos más cargados de humanidad cuando requieren desaguar sus entrañas

  • La gente cree que al instalar pocas antenas es mejor para la salud, lo cual no es cierto. Al poner pocas antenas, éstas tendrán que aumentar su potencia para lograr la misma cobertura. Al tener muchas mas antenas, no se necesita tanta potencia, así que ésta se puede reducir.

  • La gente cree que al instalar pocas antenas es mejor para la salud, lo cual no es cierto. Al poner pocas antenas, éstas tendrán que aumentar su potencia para lograr la misma cobertura. Al tener muchas mas antenas, no se necesita tanta potencia, así que ésta se puede reducir.

  • Habitantes de barrios se unen para sacar las antenas de telefonía celular, pero quieren que su servicio móvil esté siempre con alta señal, no se puede lo uno sin lo otro.

  • Habitantes de barrios se unen para sacar las antenas de telefonía celular, pero quieren que su servicio móvil esté siempre con alta señal, no se puede lo uno sin lo otro.

Archivos