5 estilos de vida que surgieron producto de la pandemia

Pandemia

La pandemia cambió la forma en que vivimos y estas son las tendencias a nivel global.

Accenture hizo un estudio entre 14 países, que representan $ 30.000 millones del PIB y el 48 % de la población mundial, e identificó los cinco principales cambios en los estilos de vida de las personas, producto de la pandemia:

1. La salud influye en cómo viajamos:

Mientras que la «gran depresión de los viajes» ha dominado los titulares en el último tiempo, este momento de restricción sin precedentes no frenará el deseo de aventura y exploración en los años venideros. Sin embargo, el cambio habrá un cambio la experiencia, tendremos que estar preparados para aceptar nuevas normas sociales, como el distanciamiento y controles de salud más amplios en los aeropuertos; también en estaciones de trenes, hoteles, o incluso playas. De hecho, de acuerdo con el estudio, el 74 % de los consumidores a nivel mundial dice estar de acuerdo con que después de que termine la pandemia aumentará el foco en la salud. Los desafíos asociados a este fenómeno deben ser abordados con una estrategia a largo plazo, por parte de las empresas.

Claudia Frank, directora ejecutiva de Accenture en Colombia, explicó que «el aumento de la atención en la salud pública impulsará los pasaportes digitales, la identificación electrónica para cruzar fronteras, combinando información sobre viajes y salud, aprobado y emitido por las autoridades sanitarias gubernamentales».

2. La sustentabilidad impulsa nuevos modelos de transporte:

Muchos fueron testigos por primera vez del impacto directo que nuestras opciones de transporte colectivo tenían sobre el medio ambiente. Simultáneamente, la pandemia acrecentó las preocupaciones personales sobre el riesgo de infección, inculcando la aversión hacia los viajes públicos en lugares cerrados. La búsqueda de la seguridad personal inmediata ha llevado a muchos a invertir en vehículos privados. De hecho, en China, los consumidores que quieren usar un vehículo privado casi se duplicaron (del 34 % al 66 %) durante el brote de coronavirus.

Así mismo, el aumento de la micromovilidad se está acelerando y se espera que ayude aliviar la congestión del tráfico. En la próxima década, micro vehículos, como las bicicletas de alquiler, e-bikes y e-scooters, serán cada vez más atractivos para los viajeros urbanos, ya que son alternativas más baratas y que ahorran más tiempo que otros medios de transporte. Por supuesto, hay varias condiciones previas que deben cumplirse antes de que la micromovilidad surja con mayor fuerza: en particular las inversiones en infraestructura, y el impulso de nuevas normas de seguridad.

A largo plazo, el estudio de Accenture prevé un futuro en el que los ciudadanos cambiarán a formas de transporte nuevas, más amigables con el medio ambiente, eligiendo entre una gama de vehículos “ACES»: Autónomo; Conectado; Eléctrico; Compartido (Shared).

3. La tecnología aumenta la economía autosuficiente:

Incluso antes de que la crisis de 2020 golpeara, la gente estaba buscando un estilo de vida más autosuficiente. Una de las razones de esto es la creciente influencia de la población más joven que, en el futuro, buscará formas de consumir y trabajar personalizadas.

Producto de la pandemia, la tasa de desempleo entre los jóvenes ha alcanzado niveles históricos a nivel mundial. Ese contexto ha reforzado una tendencia que ya se estaba desarrollando en los últimos años: Armados con las habilidades adecuadas, la población más joven tiene el potencial de inaugurar una nueva era de «microempresarios». Esta generación de expertos en tecnología digital buscará nuevos canales de ingresos impulsados por las tecnologías asequibles. Usando sus habilidades e intereses adaptados a las nuevas tecnologías, abrazarán nuevas y más flexibles formas de trabajos.

Frank explicó que “en las últimas dos décadas, la economía “gig” ha creado muchas oportunidades. Pero también se ha cuestionado diferentes aspectos, como la insuficiencia de derechos de los empleados y la limitada protección de los salarios. Para atraer a la futura fuerza de trabajo de los microempresarios, las empresas tradicionales necesitan impulsar un propósito con consciencia social y repensar su estrategia para atraer talento”.

4. Crecen la necesidad de hábitats inteligentes:

La demanda de «hábitats más inteligentes» está creciendo con fuerza. Se trata de barrios residenciales que, habilitados por la tecnología, ofrecen una vida más vibrante, versátil y sostenible. El pre-requisito clave para estos espacios urbanos más conectados no es sólo la recolección y análisis de datos, quienes busquen avanzar hacia la ciudad inteligente deben encontrar el modelo adecuado para el uso y la protección de la información personal de las personas.

5. El reforzamiento de la economía local:

El cierre de fronteras y bloqueo de países durante el 2020 provocó disrupciones masivas en las cadenas de suministro mundiales. La seguridad de contar con alimentos se convirtió en una preocupación para los ciudadanos de todo el mundo. Esto generó un importante crecimiento de las compras de productos locales, ya que los consumidores buscaban confianza, autenticidad y la conexión personal.

En el futuro, las personas prestarán más atención a la escasez de recursos y los impactos que sus hábitos de gasto tienen en las comunidades locales, y por ello exigirán mayor transparencia a los proveedores, especialmente cuando se trata del origen de los productos.

Este no es el final de las cadenas de suministro mundiales, sino el comienzo de un nuevo equilibrio. Las empresas deben responder mejorando significativamente la transparencia y resiliencia de su cadena de suministro (por ejemplo, con la ayuda de analytics), y doblando los modelos de negocio que son responsables por diseño (mezclando la ética con fines de lucro). Como resultado, muchas empresas necesitarán reevaluar sus marcas, para asegurarse de que pueden cumplir con la nueva la transparencia y las exigencias de responsabilidad.

Imagen: Cottonbro (Vía Pexels). 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos