En la idea original, Marty McFly iba a volver al futuro en una nevera

Uno de los elementos más emblemáticos de la popular película de 1985 ‘Back to the Future’ (‘Volver al futuro’) es el DeLorean DMC-12 modificado con el que Marty McFly y el doctor Emmett Brown viajan en el tiempo; pero, en las primeras versiones del guion, el automóvil volador era ¡una estática y fría nevera!

Bob Gale, el escritor de la película, tuvo la idea original cuando vio una foto de su padre en un anuario de secundaria y se preguntó si ambos podrían haber sido amigos si hubieran estado en el mismo colegio al mismo tiempo, de acuerdo con un blog de Brian Cornin en Huffington Post.

A partir de entonces, y durante 5 años, Gale estuvo trabajando con Robert Zemeckis, el director del filme, en el concepto y escribieron el primer borrador del guion, que se puede leer en la página Scifiscripts.

El fondo de la historia siempre fue el mismo: Marty viaja accidentalmente 30 años al pasado en medio de un caos causado porque al doctor Brown lo persiguen por haber robado plutonio. Una vez en el pasado, Marty busca ayuda de una versión joven del doctor, que lo ayuda a volver al futuro (o al presente), luego de resolver un problema con sus padres.

Sin embargo, en los borradores iniciales, los detalles eran diferentes, menos atractivos y algo más desordenados: al doctor no lo perseguían terroristas libaneses, sino agentes federales; Einstein se llama Shemp y es un mono, no un perro, y la máquina del tiempo es un insulso rayo de luz atómica acelerada gracias a una gaseosa.

A donde vamos no necesitamos… ¿hielo? Así era la historia original:

Explicarlo no es fácil, pero en los primeros textos, Marty derrama accidentalmente Coca Cola sobre unas cajas de plutonio que tenía el doctor Brown. Eso crea una reacción química en la que el profesor comienza a trabajar para descubrir que, gracias a la bebida, la energía aumenta y puede activar un condensador de flujos que inventó 33 años antes y que genera un rayo capaz de hacer viajar objetos en el tiempo. ¡El condensador de flujos siempre estuvo ahí!

Volver al futuroEse rayo golpea accidentalmente a Marty, que viaja 30 años en el pasado, a 1952. Para poder volver al futuro, un doctor Brown 30 años más joven le explica a Marty que la cantidad de energía que necesitan solo la pueden conseguir en la explosión de una bomba atómica. La última prueba nuclear se hizo precisamente ese año, es por eso que la historia comienza en 1982 y no en 1985, como en la producción final.

La idea del doctor Brown es meter el dispositivo del tiempo, un conversor de energía y a Marty dentro de una nevera reforzada con plomo, llevarlos a Nevada, durante una prueba atómica para tener la energía que necesitan, destruir la máquina del tiempo, pero lograr en el proceso que Marty viaje a su época.

El asunto es demasiado complejo y en pantalla no se vería muy bien, pero no fue por eso que descartaron la idea, sino porque pensaron que los niños intentarían meterse en las neveras de sus casas para imitar lo que habían visto y morir sofocados o por hipotermia.

Y apareció el DeLorean a salvarlo todo

Luego, se dieron cuenta de que tendría más sentido poder moverse en el lugar al que llegaran Marty o el doctor Brown, luego de viajar, por lo que un automóvil era la opción más lógica. Entonces apareció el DeLorean, que, en otras primeras ideas, también debía ser activado en una explosión atómica, como se ve en el siguiente video que muestra uno de los primeros storyboards de la película.

Finalmente, se dieron cuenta de que los efectos especiales de una bomba atómica serían muy costosos, se decantaron por la idea final del condensador de flujos alimentado con plutonio y electricidad, en un DeLorean que debe alcanzar 140 kilómetros por hora.

Por suerte no se llevaron a cabo las ideas originales y ¡tarán! Así nació Volver al futuro, una de las sagas de ciencia ficción más populares y queridas de la historia del cine. ¡Gracias, querido DeLorean!

Imágenes: Dtavres (vía: Pixabay) y Imdb

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos